Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José Manuel Rodríguez: Redes sociales y posverdad

José Manuel Rodríguez: Redes sociales y posverdad

 

 

Dos años atrás, la irrupción de la ultra derecha en el peor resultado electoral que había obtenido la canciller alemana, le hizo expresar: últimamente vivimos tiempos posfactuales. Ello seguramente significa que la gente ya no se interesa por los hechos, sino que obedece sólo a sus sentimientos… Hace seis meses Bolsonaro en Brasil obtiene una amplia mayoría electoral a punta de twitters enardecidos. Y ahora un cómico, Vladímir Zelenski, acaba de obtener en Ucrania el 73% de los votos, hablando divertido por las redes sociales.

Estas cosas no debieran sorprender porque, en realidad, la historia de la humanidad es la historia del tutelaje. El control de las formas de producción, ha permitido por siempre a un pequeñísimo sector de cada sociedad, mantener su dominio sobre ella. A eso se refería Marx cuando en su “Contribución a la crítica de la economía política” decía: El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia…

Lo que ha ocurrido es que las “redes sociales” potenciaron ese tutelaje. El desarrollo de las diversas aplicaciones de Internet abrió las puertas a un nuevo fenómeno comunicacional de proporciones y consecuencias incalculables. Su capacidad para fragmentar y manipular la información, copiada y repetida sin ninguna capacidad crítica, hace irrelevante la realidad. Surgió la pos verdad, un eufemismo que convierte en verdad lo que no es. El modo de producción… dominante consiguió su mejor filón político. Explota la tendencia emocional que la gente desarrolla en momentos de crisis, para distorsionar la realidad moldeando una que no existe.

En semejante atmósfera, la afirmación de nuestro filósofo Briceño Guerrero sobre que lo estructural es el objeto real y su conocimiento, no la conciencia; sirve de poco frente al poder hegemónico que ha satanizado un modelo teórico explicativo de la realidad, como es el marxismo. Ese poder busca evitar que la sociedad, sujeto resultante de las condiciones materiales que la crearon, pueda desarrollar conciencia de sí. That is the question…

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »