Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Einstein Millán Arcia: Inminente colapso de la producción de crudo de los EE.UU

Einstein Millán Arcia: Inminente colapso de la producción de crudo de los EE.UU

 

La producción de crudo de los estados unidos esta llegando a un punto de no retorno. El “mantra” del milagro de la producción de crudo de lutitas podría estar más cerca de su fin de lo que muchos se imaginan. De confirmarse, quizá no muy lejos de ahora, el barril podría alcanzar un alza sin precedente como consecuencia de dicho eventual colapso. No olvidemos que las reservas probadas de los EEUU de 39.230 MMBN poseen un tiempo de vida de no más de 7 @ 9 años al nivel de producción actual de 12.1 MMBD, aunque el quiebre de la producción se podría estar percibiendo mucho antes como función del nivel de extracción impuesto.

Hechos:

Debido a las condiciones inherentes de entrampamiento, los mecanismos de desplazamiento primario en la mayoría; sino todos los activos de lutitas/apretadas (shale/tight), resulta en una combinación de expansión de roca y fluido, aunque en función de las variables termodinámicas, se podría contar alternativamente, con empuje por expansión de capa de gas segregada. Las formaciones de shale/tight, exhiben alineación de porosidad y permeabilidad secundaria, algunas de ellas con fracturas y micro fracturas que constituyen el medio principal de almacenamiento y canal de flujo, junto al mecanismo de adsorción/”desorpcion” superficial.

Como función de la orientación de los esfuerzos principales, dichas propiedades de flujo podrían sufrir alteraciones masivas y adversas, tendientes a alterar la capacidad de flujo y transporte intersticial, a la par que se reduce la presión efectiva producto del vaciamiento y del nivel de extracción impuesto. A medida que el gradiente de presión entre la formación y el pozo se hace mayor como producto de la producción natural, ocurre la separación (“desorpcion”) del gas de superficie (roca), además de la segregación del gas intercapa (interlayer) mientras la presión del yacimiento cede por hacia la presión de saturación. Como resultado de todo lo anterior, ocurre en el yacimiento una gradual pero sostenida pérdida de productividad y eficiencia, significando ello que se necesitarían cada vez más unidades de caída de presión para producir la misma unidad de volumen de fluido.

Según data dura, la producción de gas asociado liberada de activos de “shale/tight” esta creciendo de forma drástica y particularmente desde Marzo’2017. No por coincidencia en Agosto’2017, la empresa “Pioneer Natural Resources” anunció oficialmente que la relación gas petróleo (RGP) en sus activos estaba creciendo más rápido de los esperado inicialmente. Exactamente en tan solo dos años entre Marzo’2017 y Marzo’2019, la producción de gas asociado proveniente de activos de shale/tight en los EEUU se ha expandido en más de 10 veces (1.2 BScfd vs. 13 BScfd).

No por casualidad, la productividad combinada de nuevos pozos y pozos perforado pero no completados (DUC) ha cedido consistentemente desde mediados a finales de 2016, cuando alcanzó 3.600 B/D por taladro activo dedicado a crudo, para aterrizar a tan solo 1.900 B/D por taladro activo recientemente, señalando una preocupante y sustancial reducción del 43%.

Lo más preocupante es que en este tipo de yacimientos/formaciones, resulta complejo sino improcedente, el embarcarse en procesos de recobro mejorado (EOR/IOR) indistintamente del tipo de fluido que se proponga inyectar. Es complejo e improcedente en primer lugar, por los prohibitivos costos unitarios y marginales. Si hoy día es costoso producir, imaginen con mayores requerimientos de inversión y costos operativos. Es complejo e improcedente en segundo lugar, por los inconvenientes rendimientos tanto en la “inyectividad”, como en la productividad y finalmente en la eficiencia de desplazamiento alcanzada típicamente en dichas formaciones.

En resumen, a mayor volumen de gas asociado producido/segregado, mayor volumen de líquido rico es dejado entrampado en el yacimiento. A mayor volumen de líquido rico dejado en el yacimiento, mayor volumen de gas es producido y mayor perdida de energía es experimentada para producir el mismo barril.

Fácil concluir que aquellos activos que muestran producción temprana de gas asociado, muy posiblemente se verán obligados a reducir sus expectativas de reservas recuperables, el valor financiero (acciones) de su corporación, situarse en posición de mayor debilidad financiera dificultando el acceso a capital fresco y finalmente a aumentar sus costos y reducir los márgenes de ganancia.

Implicaciones:

Considerando la actual rigidez del balance de los mercados energéticos, las implicaciones en el corto plazo son preocupantes; y por corto plazo nos referimos a los próximos 30 a 36 meses. Existen a nuestro entender, pocas sino ninguna opción confiable para reemplazar una caída abrupta conservadora de, digamos 10% (1.2 MMBD) del caudal total de crudo producido en los EEUU en un periodo de 30 días, ya que el tiempo de respuesta es vital incluirlo en la ecuación. Ciertamente existe una capacidad ociosa (spare) de unos 3 MMBD, de los cuales KSA posee supuestamente el 70% del total, mientras el resto (30%) permanece atomizado en pequeñas lagunas entre algunos otros miembros de la OPEP. Pero ello desafortunadamente es hoy.

No olvidemos que al nivel de producción actual, el mundo solo posee reservas de petróleo para solo 30 @ 40 años más, aunque no se debe perder de vista que las señales de debilitamiento e inicio de la caída de dicha producción se sentirán efectivamente desde mucho antes. Solo un puñado de países mantendrán en los próximos dos lustros suficiente flexibilidad para asegurar un suministro realmente confiable: Libya, Kuwait, Irak, EAU, KSA, Canadá, Irán y Venezuela. Solo dos de dicho total están en el continente Americano y solo Venezuela posee el acceso, ubicación, potencial y variedad que los principales consumidores de la región necesitan.

En los próximos 3 a 4 lustros podrían desaparecer del mercado como productores para convertirse en meros consumidores: Rusia, China, India, Colombia, México, Brasil y por supuesto los EEUU, sin contar con la mayoría, sino todos aquellos otros productores No Opep de la orbita de la OECD.

El tiempo de respuesta en reponer la caída de producción mencionada para los EEUU es vital en la percepción de los mercados, incluso antes de suscitarse la misma, ya que podría, sin lugar a duda alguna, enviar el barril hacia los $100, $150 o incluso encima de $200. Los mercados podrían interpretar que el fondo de dicho derrumbe no es 1.2 MMBD sino hacia los 5MMBD @ 6 MMBD precisamente el nivel pre-shale oil. Las implicaciones domesticas y globales serian devastadoras ocasionando un efecto dominó que arrastraría los mayores mercados y más desarrolladas economías alrededor del orbe.

Lo anterior subraya en palabras simples, la importancia y necesidad de apuntar hacia aquellos países divididos, con abundantes recursos, fácil de penetrar y con un elevado grado de entropía interna entre su población. En el caso particular de Venezuela, si los políticos, militares y ciudadanos de ese país fuesen en realidad inteligentes y patriotas, se unirían y alinearían en torno a un fin común. Desafortunadamente, ese nunca ha sido el caso, ni antes, ni ahora, ni menos con el muchacho autoproclamado.

Las señales son claras. Los “panas de Guaido” han venido preparando el “sustrato” para hacer lo que ellos saben hacer mejor, tal y como se deriva de sus propias acciones en CITGO, luego de tan solo 3 meses de “insabora”, insípida y devastadora gestión.

Según fuentes internas confiables, se ha tejido una especie de tensa atmosfera entre cierto miembro de la directiva y la CEO de-facto. Ha habido una exuberante falta de transparencia, ausencia de planificación y menos aun, interés alguno en tejer acciones que apunten a beneficiar a Venezuela, sino por el contrario, al séquito favorito del equipo político actuante. Todas, absolutamente todas las señales que emanan de allí, apuntan a una aceleración progresiva de la destrucción de CITGO. De manera que pareciera que Guiado es un mal peor, sino más de lo mismo.

Aun habiendo probado ser tan nefasto el gobierno de Maduro, no pareciera que saldrá por efectos de sanción alguna, ya que posee alternativas para acceder a divisa dura por vías distintas a PDVSA. En efecto, PDVSA ha dejado de proveer divisas significativas desde el arranque de 2017, justamente cuando se fortaleció la actividad en el Arco Minero y el Banco Central.

Muy probablemente, la incandescencia política terminará como siempre, negociando cuotas de poder o haciendo negocios como de costumbre y a costa de la traición, el uso y la manipulación de Venezolanos creyentes aunque incautos, a menos que realmente ocurra el milagro de una abiogénesis evolucionada…

Einstein Millán Arcia |Petróleo y Gas “Upstream”/ Estudios de Especialización a nivel de doctorado en flujo de fluido en medios porosos – The University of Oklahoma, 1991 / Master of Science Petroleum Engineering – The University of Oklahoma, 1990 / Ingeniero de Petróleo Universidad de Oriente, 1979). Ha publicado y presentado en diversas revistas y conferencias internacionales más de 12 trabajos especializados en materia de Petróleo y Gas. Ha escrito más de 250 artículos de opinión en el campo energético y geopolítico, y sido citado en materia de petróleo y gas en: Soberania.org, Oilpro, aporrea, NoticiasVenezuela, Plattsblog, las armas de coronel, segurosybanca, noticiascandela.informe25, petroleum, la patilla, The Slush Pit (Oklahoma Oil & Gas News), Energy Economist y Los Ángeles Times entre otros.

emillan7@hotmail.com
@EinsteinMillan

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »