Inicio > Interés > La nueva derrota que Juan Guaidó le propinó a Nicolás Maduro en el plano internacional

La nueva derrota que Juan Guaidó le propinó a Nicolás Maduro en el plano internacional

 

Pese a la oposición de ocho países que decididamente respaldan a Nicolás Maduro en la Organización de Estados Americanos (OEA), el embajador Gustavo Tarre Briceño, designado por la administración interina de Juan Guaidó, ocupó este martes como corresponde su asiento en el organismo multilateral con el apoyo de 18 países, una franca mayoría que como bien alegó Tarre en su primera intervención, no puede verse afectada por una minoría.

ElCooperante

Y esta franca minoría, constituida por países como Nicaragua y Bolivia donde imperan regímenes autoritarios, y otros que han sido históricamente comprados por la extinta poderosa petrochequera de Caracas, se ha vuelto a quedar sin excusas para justificar las atrocidades de la tiranía comunista. No han podido negar la crisis. La hiperinflación y la hambruna están a ojos vista, de manera tal que solo se limitaron a criticar la presencia de Tarre Briceño en la sesión, quien llevó a plenaria el Plan País que Juan Guaidó puso en el tapete para la reconstrucción de Venezuela, enfatizando que el mismo no prevé ningún ajuste draconiano ni mucho menos un programa económico contractivo:

En materia fiscal, la emergencia humanitaria y el colapso de los servicios públicos exigen una significativa expansión fiscal financiada con recursos externos (…) Implementar mecanismos transparentes y consensuados de determinación y actualización del salario mínimo y pensiones, según lo establecido por la Organización Internacional del Trabajo.

Los programas sociales son de extrema importancia en la etapa inicial, y luego tendrán una menor incidencia en el gasto en la medida que la economía crezca y genere empleos de buena calidad. Aquellos esquemas de transferencias directas y programas de abastecimiento deben irse revisando y reduciendo en la medida que la población supera la emergencia humanitaria.

Y con la llegada de Tarre Briceño a la OEA aumenta el aislamiento del régimen. Y también las presiones. Las presiones que el día de mañana deben conducir a que Nicolás Maduro negocie su salida del poderantes que termine de destruir lo que queda del país y sean otras las opciones para desplazarlo de Miraflores.

Por lo pronto, lo que este martes ocurrió en la OEA, fue una victoria de Juan Guaidó sobre el régimen socialista de Nicolás Maduro, con la marcha del Primero de Mayo a la vuelta de la esquina.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »