Inicio > Interés > Estos son los negocios del chavismo con Argentina que hicieron “ricos y famosos” a muchos corruptos

Estos son los negocios del chavismo con Argentina que hicieron “ricos y famosos” a muchos corruptos

 

Con la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia argentina, en mayo de 2003, los lazos entre Venezuela y el país ubicado en el extremo sur del continente americano, se afianzaron. Hugo Chávez, quien asistió a la toma de poder de Kirchner, inmediatamente hizo alianzas con este, como parte de su plan para convertir a la región en bastión del socialismo.

ElCooperante

El maletinazo de Antonini Wilson, la corrupción en el fideicomiso conjunto manejado por el Bandes, y la elaboración de buques petroleros que hasta la fecha no están listos, son algunos de los casos que marcaron la cercana relación entre los Kirchner y Chávez.

Anterior a este periodo, Venezuela y Argentina tenían relaciones comerciales estables, pero poco relevantes. Según un análisis del Observatorio de Economía Latinoamericana, entre 2001 y 2002, “las inversiones argentinas en Venezuela sólo registraron USD 67 millones, contribuyendo con una participación irrisoria del 0,7% en el total invertido en la economía caribeña”. 

La crisis política y económica que transitaban ambos países, impidió que antes de 2003, estos pudiera establecer convenios comerciales de provecho para sí, sin embargo, tras la toma de poder de Kirchner, el interés de Chávez en entablar una relación económica-comercial y política más cercana, hizo que a finales de ese año, se firmaran importantes acuerdos bilaterales.

En diciembre de 2003, Colombia, Ecuador, Argentina y Venezuela, acordaron el Tratado de Libre Comercio en el marco de la XXV Reunión del Consejo del Mercado Común, el cual, establecía libre comercio entre estos países por los próximos 15 años.

Sumado a esto, en 2004, Argentina y Venezuela firmaron el Convenio Integral de Cooperación y Anexos“animados por el deseo de fortalecer 105 lazos históricos de amistad, solidaridad y devenir común de nuestros pueblos”, el cual derivó en la creación de una comisión mixta integrada por representantes de ambos Gobiernos, que se reuniría alternativamente cada seis meses en Caracas y Buenos Aires.

Este convenio, estableció que la Corporación de Abastecimientos y Servicios Agrícolas (CASA), el Ministerio de Agricultura y Tierras, la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y Pdvsa, se comprometían a gestionar la compra de productos provenientes de Argentina, según las previsiones de compras anuales que dichos entes establecían y a la oferta exportable argentina en materia.

Como resultado, las exportaciones de Argentina hacia Venezuela se incrementaron en más del 100% en el lapso de un año. De acuerdo con el Centro de Economía Internacional (CEI), los ingresos por exportaciones pasaron de USD 133 millones en 2003 a más de USD 500 millones en 2005.

Entre los primeros pasos hacia la puesta en marcha del convenio de cooperación bilateral, se realizó una Macro Rueda de Negocios entre Argentina y Venezuela en Margarita, que dio como resultado 157 negociaciones entre empresas de ambos países por USD 80,4 millones.

Asimismo, en julio de 2004, Chávez y Kirchner anunciaron que la Compañía Diques y Astilleros Nacionales (Dianca) y Astillero Río Santiago de Argentina trabajarían en conjunto para la construcción y refacción de buques petrolerospara Pdvsa.

Los buques Pdvsa

Un año más tarde, se firmó el acuerdo entre ambas compañías, las cuales establecieron construir dos buques para PDV Marina, filial de la estatal de petróleos venezolana que “se encarga de la distribución y transporte marítimo de los hidrocarburos y sus derivados”.

Cada buque tendría la capacidad de carga de 300,000 barriles y el total del costo de su construcción sería USD 56 millones. Además, se pactó que estaría abierta la opción de coproducción de dos embarcaciones adicionales para transportar otro tipo de derivados.

Los tanqueros fueron nombrados Eva Perón y Juana Azurduy, los cuales, a la fecha, no están terminados, pese a que el tiempo estimado de construcción para los buques de esta capacidad, 47,000 toneladas cada uno, es de tres o cuatro años.

“Con este desarrollo conjunto se valoriza la probada experiencia de la industria naval Argentina, representada por EA ARS, empresa que ha llevado a cabo las más importantes obras del país en esta materia, para la Armada Argentina y Armadores internacionales, entre otros clientes.

Por su parte, Venezuela aporta la experiencia de una empresa en pleno auge en la construcción naval. Personal venezolano gerencial, profesional, técnico y obrero, tendrá una importante oportunidad para aportar y también para profundizar conocimientos y experiencia en este campo, del cual Venezuela está ávida”. 

Rafael Ramírez, expresidente de Pdvsa, en agosto de 2005. 

Contrariamente a lo que anunció inicialmente Pdvsa, el costo de ambos barcos asciende a cientos de millones de dólares. De los USD 56 millones que se pactaron por cada buque, solo el Eva Perón, hasta 2014, habría alcanzado los USD 120 millones, según reveló entonces una fuente a Clarín. Sin embargo, un tanquero con características similares costaba para la fecha USD 75 millones.

“El Eva Perón se encuentra a flote en su etapa final de alistamiento y pruebas, previéndose su entrega en julio de 2015”, y el Juana Azurduy estaba programado para su puesta a flote en la misma fecha, dijo en 2014 el presidente de Astillero Río de Santiago, Héctor Scavuzzo, a Clarín.

En 2018, con las embarcaciones aún inconclusas, dos ingenieros gerentes de producción que trabajaron en Río de Santiago explicaron a Infocielo que el retraso en la entrega de los buques se debía a “fallas en los planos entregados por el proyectista brasileño que ARS debió rehacer a pedido del cliente; demoras con la procura de materiales; y hasta la decisión del gobierno de Daniel Scioli de ‘desviar’ la mitad de la planta de producción para construir y montar el techo del Estadio Único”.

A finales de noviembre pasado, una comisión técnica de Pdvsa se reunió con el presidente de Astillero y con varios trabajadores, para tratar de llegar a un acuerdo de pago y finalizar el Eva Perón, con 97% de avance en su construcción. Por su parte, el Juana Azurduy tiene un 82% de avances, y podría ser puesto a flote este año.

El 9 de abril, Astillero informó que se celebraría un nuevo encuentro entre representantes de Pdvsa y su directiva para tratar la situación, no obstante, se desconocen los detalles de esta reunión.

Boden 2012 y 2015

Como este, innumerables acuerdos firmados entre el Gobierno de Néstor Kirchner y Hugo Chávez, no llegaron a feliz término, esto sin contar todo el financiamiento económico del segundo para el primero. Venezuela se convirtió el mayor comprador de bonos de deuda de Argentina por USD 5136 millones hasta 2007.

Pero en estas transacciones, no solo hubo favor para el Gobierno de Kirchner, quien se mantuvo a flote en el poder gracias al subsidiario venezolano, sino también a Chávez, quien en una de las negociaciones se quedó con USD 25 millones.

Así lo reveló en 2018 Claudio Uberti, exfuncionario kirchnerista que ahora es uno de los arrepentidos en el caso de Los cuadernos de las coimas, con los que se destaparon los multimillonarios guisos del Gobierno de Néstor Kirchner y, más tarde, de su esposa, Cristina Fernández, actualmente investigada por la justicia argentina.

Según Uberti, entre 2005 y 2006, se acordó que Venezuela comprara los Bonos del Gobierno Nacional (Boden) 2012, y en 2007, Boden 2015, así, durante años, Chávez fue comprando estos bonos por parte y luego los vendía en el mercado internacional al dólar actual para la fecha de la transacción.

Dichos dólares, eran vendidos en el mercado negro por un monto mucho más alto que el oficial, y con el sobrante, el Gobierno chavista volvía comprar divisas a tasa oficial con las que compraba más bonos, y así sucesivamente. Según Uberti, en una transacción de USD 500 millones, quedaron “ganancias” de USD 100 millones.

Esta suma, coincide con la compra de Boden 2015, la cual, Argentina pagó a Venezuela a una tasa de 10,6%, más del doble de la que cobraba el Fondo Internacional Monetario por la deuda que guardaba con el ente el país ubicado al extremo sur de la región.

Otra modalidad utilizada para sacar provecho a la compra de los bonos, consistía en depositar estos en cuentas de bancos venezolanos, a fin de que generaran intereses, luego, las entidades los vendían con un recargo de entre 20% y 25%.

Dicha recarga sobre el precio base, era parte del pago de los compradores para evadir los impuestos por el control cambiario. Más tarde, los bonos eran vendidos en el mercado extranjero y terminaban en cuentas de bancos internacionales, donde se legalizaban y podían ser vendidos a tasa del paralelo.

Según Uberti, quien era el representante de las negociaciones por parte de Argentina, el 50% del dinero que se utilizó para las transacciones quedó entre intermediarios y bancos, y el otro 50% entre los Gobiernos de ambos países. Estas “ganancias”, eran entregadas en maletines a los respectivos presidentes en sus naciones, en viajes en los que el exfuncionario argentino era pieza clave.

El maletinazo de Antonini Wilson

De acuerdo con parte del testimonio de Uberti ante la fiscalía obtenido por Perfil“los transportes de dinero se hacían al sur por vía aérea, en bolsos o valijas, y se hacían a la luz del día y a la vista de los que estuvieran en el lugar”. 

El modus operandi era el mismo que el que se utilizó durante el viaje de Guido Antonini Wilson, en el que este llevó hasta Buenos Aires casi 800,000 dólares que fueron utilizados para la campaña presidencial de la esposa de Kirchner, Cristina Fernández.

Uberti había sido uno de los planificadores del vuelo en el que viajaba el empresario venezolano, pero tras el escándalo, aseguró que apenas lo había conocido la noche anterior en Caracas, una declaración que el propio Antonini desmintió en 2011, cuando dijo a la prensa internacional que el polémico maletín era, en realidad, de Uberti.

“La valija era para la campaña presidencial. Yo supuse que era de Uberti y él me dijo que la manejaba el presidente. Yo me baso en lo que Uberti me dijo en Miami, cuando me envió saludos de parte del entonces presidente Néstor Kirchner”, sostuvo entonces el empresario venezolano.

En 2018 el fiscal argentino Pablo Yadarola se negó a abrir una investigación para juzgar a Uberti por el caso del maletín, el cual, finalmente fue cerrado, puesto que prescribió. No obstante, se sabe que el exfuncionario argentino, servía como representante de la conocida “embajada paralela” que los Gobiernos de Venezuela y Argentina manejaban.

Alex del Nogal

Por el lado de Chávez, Alex del Nogal, un empresario con un extenso prontuario criminal y actualmente solicitado ante la Interpol por los delitos de narcotráfico, era quien representaba a Venezuela en las turbias negociaciones.

Según Perfil, del Nogal se reunía con Uberti en una oficina del piso 4 de la Torre Europa, en Caracas, donde entonces funcionaba el Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA), que se había convertido en caja del Ejecutivo socialista para financiar a los países aliados.

Del Nogal era el contacto con el Gobierno argentino. Si uno quería contactarse con de Vido, del Nogal te vinculaba con Uberti”, dijo entonces una fuente en condición de anonimato al referido medio argentino, quien aseguró que las visitas del mano derecha de Julio de Vido, exministro de Planificación en Argentina, eran frecuentes, “cada dos meses”.

Sin embargo, después del escándalo del maletín de Antonini Wilson, tanto Uberti como del Nogal, cesaron sus recíprocas visitas. El venezolano, cercano a Chávez tras conocerlo en la cárcel de Yare, visitó Argentina por última vez poco después de que el caso saliera a la luz, sin embargo, no ingresó con su pasaporte, sino con uno falso.

Fideicomiso corrupto

En 2010, dos años después del caso del maletinazo, surgió otro escándalo entre las negociaciones de Argentina y Venezuela. En abril de ese año, Eduardo Sadous, exembajador de Argentina en Venezuela entre 2002 y 2005, denunció ante la justicia argentina las irregularidades respecto al fideicomiso que habían creado las dos naciones en el marco del Convenio Integral de Cooperación y Anexos.

Sadous, quien había denunciado la situación a lo interno de la cancillería argentina cuando aún ejercía como embajador, reveló la trama corrupta que el Gobierno de Néstor Kirchner mantenía con el de Hugo Chávez mediante la reventa de fondos del fideicomiso.

En 2004, cuando Venezuela y Argentina firmaron el convenio bilateral de cooperación, establecieron, como parte de este, que los fondos de la venta de gasoil y fueloil  de Pdvsa a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (Cammesa), serían destinados a un fideicomiso en el UBS Stamford de Nueva York, el cual, a su vez, sería manejado por el Bandes.

Dichos fondos, serían reinvertidos en productos argentinos que fueron especificados tiempo después en agregados al convenio original, y que favorecieron tanto a empresarios argentinos como a funcionarios del Ejecutivo kirchnerista.

Según Sadous, 90 millones de dólares que formaban parte del Fideicomiso Financiero Serie II, fueron extraídos de forma irregular, vendidos en el mercado negro, y revendidos en el mercado oficial de divisas, lo que generó una diferencia de USD 13 millones que fueron a parar a los bolsillos de funcionarios venezolanos.

Asimismo, reveló que por cada transacción similar, los empresarios pagaban entre 15% y 20% a los funcionarios del Ministerio de Planificación de Argentina, entonces dirigido por Julio de Vido, uno de los confidentes de Néstor Kirchner y colaborador en la mayoría de sus negocios turbios.

En 2005, cuando Sadous denunció la situación internamente, fue removido del cargo y sustituido por una funcionaria adepta a las políticas kirchneristas.

El fideicomiso, que llegó a manejar USD 2000 millones a antojo de las partes, fue clausurado en 2016 a petición de Mauricio Macri ante la creciente ola de señalamientos de corrupción sobre este.

Cristina Fernández

Con la llegada de Cristina Fernández a la presidencia argentina, los acuerdos con Venezuela continuaron teniendo gran impacto en la economía del país ubicado al extremo sur de América.

En 2008, a pocos meses de su toma de poder, Fernández acordó con Chavez un nuevo convenio de cooperación industrial, el cual, comprendía la construcción de 209 fábricas socialistas.

En diciembre de 2009, Chávez visitó la Casa Rosada como parte de los encuentros pautados por los dos países para revisar los acuerdos bilaterales y firmó otro conjunto de convenios en materia de turismo, construcción y energía hidráulica.

Anteriormente, a comienzos de ese mismo año, ya se habían concretado otros 21 acuerdos en las áreas de salud, economía, deporte, trabajo, energía, transporte y alimentación. Solo en 2009, Argentina obtuvo USD 1041 millones gracias a las compras de Venezuela que formaban parte de los tratados bilaterales.

Dos años más tarde, el líder revolucionario y su homóloga argentina se reunieron nuevamente para firmar 35 acuerdos de cooperación en las áreas de vivienda, alimentación, industrias, transferencia tecnológica y comercio. Para entonces, Argentina y Venezuela ya habían firmado 230 convenios bilaterales.

Estos nuevos tratados, incluían el suministro de alimentos de Argentina a Venezuela durante el año 2012, como leche, carne de bovina, aceite refinado de soja, pollo entero congelado, arroz en cáscara, arroz blanco 5% grano partido, frijol de soja y maíz amarillo.

El último año de Gobierno de Chávez, se firmó el Acuerdo de Cooperación e Integración para la Defensa, a través del que la Fuerza Armada venezolana compró más de 400 plantas móviles de generación eléctrica a una empresa de la que todavía se desconoce su información. Después de siete años, se desconoce el estatus de esta operación.

Con Nicolás Maduro en el poder y la inminente crisis económica, las importaciones de Venezuela hacia Argentina no disminuyeron, sino todo lo contrario. En 2013, Argentina alcanzó el récord de ventas a Venezuela por la suma de USD 2295 millones, pero con la crisis económica que empezó a azotar al país, para 2014, esta cifra disminuyó alrededor de USD 190 millones, y en 2015, apenas alcanzó los USD 1300 millones.

Las relaciones después de Macri

Ese año fue crucial para las relaciones bilaterales entre ambos países, puesto que fue en este cuando Mauricio Macri llegó al poder. Sumado a la crisis económica, política y social que ya se vivía en Venezuela, las importaciones desde Argentina siguieron disminuyendo, hasta llegar a su punto más bajo en 2017, con USD 31,6 millones.

En menos de tres años, Argentina perdió a su mayor aliado comercial en la región. “Macri es un burgués de la élite y todo el Gobierno que ha nombrado es la crema de la élite. Creo que le va a ir muy mal, señor Macri”, fueron las palabras de Maduro al recién electo presidente, quien no tardó en fijar su postura y responder.

A los pocos días, Macri exigió a Maduro que liberar a los presos políticos, y criticó “la persecución política por razones ideológicas y la privación ilegítima de la libertad por pensar distinto”. En 2016, las tensiones entre ambos mandatarios se intensificaron.

Maduro calificó a Macri de “sicario político” y de “demacrado, fracasado y pelele del imperio”, y fue entonces cuando este propuso expulsar a Venezuela del Mercosur, lo que se concretó en agosto de 2017.

“Una dictadura llevó a cabo un proceso electoral fraudulento, destruyendo la democracia bajo banderas que tanto daño le han hecho a nuestra región”, fueron las palabras de Macri a finales de 2018, quien enero manifestó su apoyo al presidente encargado, Juan Guaidó.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

2 thoughts on “Estos son los negocios del chavismo con Argentina que hicieron “ricos y famosos” a muchos corruptos

    1. Estimado Pablo: Saludos desde Güiria donde todo comenzó, debemos informarte que Costa del Sol FM es un agregador de noticias, que producen portales de información en internet de comprobada seriedad y profesionalismo, como es el caso del diario Clarin de Buenos Aires y otros, a veces las noticias tienen retazos en tiempo diferentes para hacerle referencia al lector, no dudo del portal de noticias Perfil.com. En todo caso es evidente el manejo doloso del dinero en ese caso…
      Nota: tenga cuidado con las palabras absolutamente, eternamente… sus significados son de demasiada envergadura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »