Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > El País / Editorial: Trump vuelve a 1959

El País / Editorial: Trump vuelve a 1959

 

Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos

La Administración de Donald Trump ha eliminado la suspensión, renovada por semestres, del artículo III de la Ley Helms-Burton. A partir de ahora las empresas estadounidenses podrán presentar reclamaciones en los tribunales por la expropiación de bienes durante la revolución castrista de 1959 en Cuba. Donald Trump cancela así la estrategia de distensión con Cuba iniciada por Barack Obama, plantea directamente la cuestión de la extraterritorialidad de las leyes norteamericanas, e involucra a Europa y, en particular a España, en un nuevo gesto de agresión comercial. Estamos ante un caso de abuso político de la ley y un paso más en la guerra fría comercial que caracteriza su mandato.

Muchas empresas europeas y españolas están utilizando bienes expropiados 60 años atrás, legítimamente adquiridos y con autorización legal. Reactivar ahora una cadena de reclamaciones históricas, con el agravante del aniversario de la invasión en la bahía de Cochinos, solo puede entenderse como una parte de la estrategia política y comercial de Trump que mezcla el proteccionismo reaccionario con el nacionalismo económico más rancio. Llega además en un momento especialmente inoportuno, cuando el Consejo de Ministros de la UE aceptó la apertura de negociaciones comerciales con Estados Unidos. Pero esta es la táctica preferida de Trump: golpear y presionar antes de iniciar una negociación.

Las empresas españolas, en particular las hoteleras, pueden verse atrapadas en una maraña de pleitos que comprometan la estabilidad de los negocios en los próximos años. Para la economía cubana significa un aumento de la incertidumbre que retraerá a los inversores y frenará el crecimiento; para Bruselas, plantea un dilema. Puede seguir el criterio de “esperar y ver”, o el de activar el reglamento de bloqueo que permite a los tribunales europeos rechazar las sentencias estadounidenses o contraatacar frenando las negociaciones comerciales previstas.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »