Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Manuel Isidro Molina: Contra el bloqueo y la guerra

Manuel Isidro Molina: Contra el bloqueo y la guerra

 

No tengo ninguna fijación con EEUU. Son los gobiernos de EEUU los que tienen una fijación con América latina y el Caribe (ALC), ahora intensificada con Trump y sus halcones locos, que abiertamente reivindican la doctrina Monroe (1823).

EEUU, hoy potencia hegemónica del imperio capitalista mundial haciendo eje dominante con el Reino de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, siempre ha sido un país expansionista, guerrerista y genocida. Afirmarlo no expresa una visión fóbica, es historia. Basta comparar los mapas desde el siglo XVIII hasta hoy, para constatar lo que fueron las 13 colonias de la etapa fundacional de EEUU y lo que fueron despojando a los pueblos indígenas norteamericanos y sus culturas, modos de vida y organización sociopolítica, todo arrasado y confinado a territorios-cárceles llamados reservaciones indígenas, sometidas y corrompidas hasta degradarlas humana y moralmente, a pesar de la resistencia de lo mejor de sus guerreros y fortalezas ancestrales.

Comparemos los mapas sin los territorios arrebatados a México en los años 40 del siglo XIX, y lo que hoy es el sur de EEUU, incluida la Florida antes española. Nada de eso pertenecía a EEUU. Bien lo advirtió nuestro Libertador Simón Bolívar al convocar el Congreso Anfictiónico de Panamá y luego en varias cartas conocidas y bien analizadas históricamente, pero escondidas por los panegiristas de la doctrina Monroe.

Veamos el mapa sin y con las islas caribeñas colonizadas por EEUU, incluidas Puerto Rico y Cuba dominadas a su antojo, o Panamá arrebatado a Colombia.

EEUU ha estructurado y sostenido una política de expolio, dominación e injerencia política sobre ALC, que nada tiene qué ver con el comunismo o el terrorismo, mucho menos con el narcotráfico o la corrupción, materias en las cuales se lleva con sus mafias gigantescas y articuladas con los poderes reales, todas las distinciones.

También la historia muestra la trayectoria estadounidense en materia de golpes de estado, dictaduras saguinarias y gobiernos cipayos de todo tipo para su dominación desde México hasta el Cono Sur, reino de dictaduras feroces militaristas que además incubaron poderes fácticos reivindicadores de sus atrocidades.

“Cuba” como argumento existe desde 1959, y el “terrorismo” desde 2001 (11-S). El anticomunismo les precedió, como el macartismo, su paroxismo (hoy reivindicado y exponenciado en Venezuela y hacia ALC por Trump y sus halcones dementes).

Aclaró -por el chantaje permanente al respecto- que no comparto el dominio monopartidista existente en Cuba ni los hipertrofiados convenios Venezuela-Cuba, que deben ser revisados mas no por la vía del bloqueo a ese país caribeño hermano, impuesto por EEUU desde 1961 y hasta hoy rechazado por 190 países en Asamblea General de la ONU, año tras año (solo EEUU e Israel votan en contra de esas ‘resoluciones justas y reiteradas mundialmente).

Cómo compartir entonces, el bloqueo financiero, económico, petrolero y comercial impuesto por EEUU contra Venezuela,  a petición y con el aplauso de una facción opositora minoritaria y cipaya, con enorme afectación sobre toda la sociedad, su economía y nuestro pueblo victima de un gobierno fracasado y corrupto y de una saga opositora corresponsable de la tragedia histórica que nos agobia hoy? Otra cosa es la persecución penal que bien merecen los delincuentes saqueadores de Venezuela y sus testaferros de todos los colores y condiciones: los he denunciado consistente y persistentemente desde 1999 hasta el presente. Que la justicia los investigue, procese y condene, en Venezuela y en cualquier parte del mundo donde tengan sus sucias riquezas. Pero ello no implica compartir la violación del derecho internacional por parte de EEUU y sus aliados contra Venezuela, extendiendo un bloqueo unilateral, extorsivo y finalmente genocida contra todo un país y su pueblo. Jamás aplaudiré ni me haré cómplice de tal monstruosidad. Por el contrario, la rechazo y la condeno: ese bloque contra Venezuela debe cesar, ya!

Pero veamos más allá, con varios ejemplos, al EEUU genocida y expansionista, historia ocultada y edulcorada:

1-EEUU devastó Hiroshima y Nagasaki (1945) arrojando sendas bombas nucleares, asesinó dos conglomerados humanos, calcinó centenares de miles de seres humanos y afectó otro tanto con terribles secuelas por la irradiación atómica. Pero eso fue el colofón de una política militar que arrasaba pueblos y ciudades japonesas enteras, que dejaban como niños inocentes a los nazis y sus bombardeos sobre Londres y varias ciudades soviéticas, entre ellas Moscú, Leningrado y Kiev. De manera que la decisión de Truman no fue un antojo personal sino una orden “logica” en el relato genocida de EEUU contra Japón.

2-Ocurrió algo distinto en Vietnam? Su invasión apabullante y devastadora, inclemente, calcinadora, sólo fue contrariada y derrotada humillantemente por la grandeza del pueblo vietnamita, el decidido apoyo de la URSS, China, Corea del Norte y la Europa Oriental de entonces, y la creciente solidaridad internacional, mundial, que prendió también en el pueblo estadounidense. Un millón de vietnamitas asesinados, pueblos y selvas calcinadas por las bombas incendiarias lanzadas por EEUU indiscriminadamente para aterrorizar a un pueblo infinitamente menos fuerte. También murieron unos 60.000 soldados estadounidenses, y centenares de miles regresaron heridos o gravemente mutilados a sus pueblos natales.

3-Irak, Libia, Siria y Afganistán son historias más recientes y huelga detallarlas, aunque penden sobre Venezuela como referencias válidas de un posible holocausto que puede desatar EEUU en cualquier momento contra nuestra patria y nuestro pueblo “en nombre de la libertad” (Bolívar dixit). No por casualidad el Comando Sur del Ejército de EEUU despliega el plan “Freedon Venezuela 2”, con el aplauso de una minoría alienada de venezolanos y venezolanas, muchos sitos en el exterior, que creen que una invasión gringa es un videojuego o una película hollywoodense.

Tampoco es producto del azar que la poco creativa “Operación Libertad” se llame así, mera traducción, descarada traducción, del plan gringo que tiene a la “ayuda humanitaria” como argumento mendaz.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »