Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Pedro R. García: Venezuela un Estado alterado y la reprogramación de la guerra…

Pedro R. García: Venezuela un Estado alterado y la reprogramación de la guerra…

 

“Aquiles asedió Troya de nuevo; las mismas religiones, las mismas ceremonias renacerán; la historia humana se repite; nada es que no haya sido ya.”
(Lucilio Vanini, Sobre los secretos de la naturaleza)

Ubicando algunas pistas…

Hans Enzensberger en su obra “Perspectivas de Guerra Civil Molecular” devela en ella la irracionalidad altamente destructiva de los conflictos actuales, desde el gamberrismo futbolístico hasta las guerras tribales en el continente africano sin otro punto común que su ferocidad ininteligible y suicida. La perdida de enemigos exteriores parece favorecer la inversión de la molestia contra los mas próximos, a los que se convierten por sorpresa en enemigos también”, ya Jean Baudrillard, en una entrevista (Magazine Litteraire, num., 323, Julio-Agosto de 1994) achaca el énfasis en lo universal el surgimiento de las nuevas singularidades del odio como única forma de autoafirmación, identificatoria lo cual el considera perversamente saludable. Peter Sloterdijk, por su parte, denomina “hiperpolitica” este complejo universalismo venidero y no extraña sus problemas; “Igual que no hay una política clásica sin la resistencia de estirpes y hordas en un antimundo de anarquismos, primativos y niñerías, tampoco habrá hiperpolitica sin venganza de lo local y lo individual. Grandes regiones se separan, en paros latentes o manifiestos, del dictado mundial del capital globalizado”. Y apunta “la dificultad de conseguir prótesis emocionales y simbólicas en escala mundial para compensar el stress del animal humano, nacido para pequeños grupos y de cuya flexibidad imaginativa quizá la civilización espera demasiado”, así que intentare en un esfuerzo insuficiente desde nuestra particularidad en el país un “excursus” sobre la compleja crisis que sofoca al país. Una película de los ochentas es una metáfora del (des)orden internacional actual, realizada en 1980, William Hurt protagoniza a un científico que experimenta con drogas alucinógenas. Aislado en una cámara, las sustancias ingeridas le causan una regresión vital y psicológica, pero fundamentalmente genética. Su búsqueda es lo que se yama el “alma por nacer”, para poder vivir la experiencia del nacimiento de la especie. En ese proceso desarrolla rasgos de primate, el resultado de una reversión evolutiva. La película es así parte ciencia ficción, otra parte terror y una tercera comedia del absurdo. Estados Alterados es una buena metáfora del (des)orden internacional actual, marcados por solo que por conflictos que no tienen nada de comedia, a veces parecen de ciencia ficción y son casi siempre de terror. Fallidos, débiles, incompetentes, son estados alterados por sus fronteras cambiantes, al parecer a voluntad. Es además un orden bajo una cierta alucinación, incapaz de generar reglas de juego creíbles y estables premios y castigos y en consecuencia en proceso de regresión genética hacia la anarquía completa. Es más que una curiosidad intelectual comprobar que la post Guerra Fría también resultó ser un retorno a la Europa de la entre guerra y antes, de nacionalismos exacerbados y fronteras móviles. En definitiva, en los noventa comenzó a surgir una Europa con estados nuevos, tendencia que continúa. Es también una ironía perversa que esa “post guerra” haya comenzado justamente con una guerra en la ex Yugoslavia la cual resucitó los peores fantasmas de su propia historia: la limpieza étnica por medio del genocidio, de la expulsión y de las violaciones masivas. Los antiguos conflictos del mundo eslavo siguen en juego en la invasión de Ucrania. Obama se lamento que Rusia y Estados Unidos no habían estado tan distantes desde el fin de la Guerra Fría, precisamente. Alcanzaría con una superficial lectura de la historia rusa para entender que ello no puede ser sorpresa, siendo que bajo los zares, el Partido Comunista o el autócrata Putin el mandato de imperio se mantuvo siempre inalterable. El gobierno ruso  clausuro McDonald’s y en el invierno quizás cierre el grifo de los gasoductos. Sus soldados se extravían en territorio ucranio aducen una falla cartográfica y sus oficiales son condecorados por su heroísmo en guerras de las que supuestamente no eran parte. Putin juega al ajedrez, pero cambia las reglas que gobiernan el desplazamiento de las piezas cada vez que le toca mover a él, y le recuerda al mundo que Rusia posee armas nucleares. Eso sin mencionar a Chernóbil, precisamente en Ucrania. Las fronteras ya están redefinidas, Donetsk fue reconocida como república y luego anexada, mientras OTAN sigue debatiendo la incorporación de Ucrania al tratado. (pero incorporaron a Colombia, quien ahora gimotea, por la carta rusa, ahora es su adversario estrategico) Demasiado poco, demasiado tarde para una decisión que, pendiente desde 1991, hoy sería leída en Moscú como una explícita declaración de guerra. El pretexto perfecto. El Medio Oriente también es una historia parecida. La primavera árabe no concluyó en democracia. Obliga a reflexionar sobre la desagradable idea que la única forma de mantener un mínimo de orden político es con los déspotas de antes, como Mubarak, Gadafi y Saddam, o con los de ahora, como Abdelfatah Al-Sisi ,(Egipto). La alternativa es la disolución completa del estado, como en Libia, Irak y Siria. A la inadvertida clase política nuestra, (¡cuidado mucho cuidado¡ La consecuencia de esa disolución es inevitablemente el surgimiento de los que estuvieron a punto de instaurarse como cuasi estados como el Califato de Mosul, y el fortalecimiento de para-estados mafiosos, en indigesta amalgama con todo tipo de expresión terrorista y delincuencia organizada, de igual forma una visión regresiva de la historia, hasta la Edad Media y más allá. Ironía de ironías, Estados Unidos termino coexistiendo como socio no declarado de Irán su aliado más confiable para apoyar y fortalecer a Bashar al-Assad, sólido cliente de Teherán y a la vez necesario para contrarrestar a ISIS. No fuera a ocurrir le devolviesen las armas químicas en el camino. Es que el más brutal de los gobiernos termina siendo preferible a la ausencia del mismo. Con un gobierno se puede negociar la política exterior, con una horda es mucho más difícil. Nueva ofensiva China y Rusa, que busca la reprogramación de la mayor parte del mundo… El gran Cartago lideró tres guerras: después de la primera seguía teniendo poder; después de la segunda seguía siendo habitable; después de la tercera ya no se encuentra en el mapa. (Albert Camus 1913-1960). Su originalidad es que no hace falta eliminar a los enemigos físicamente, asegura el analista (Vladimir Lepiojin, Director general del Instituto de la Comunidad Económica Eurasiática, director del Centro de Proyectos Humanitarios de Rossiya Segodnya, filósofo y antropólogo), mientras China expande sus mercados en novedosas alianzas y compite en el mundo de la digitalización, los militares rusos repelen a los terroristas lejos de sus fronteras, en Siria, el principal adversario global está reforzando paso a paso sus posiciones, cerca y dentro de Rusia, cree el analista internacional. “Una nueva guerra mundial que, según algunos, está a punto de estallar y que, según otros, no podrá enredar a Rusia, se viene yevando a cabo. Y nosotros como reciente objetivo de esta guerra estamos sufriendo a diario pérdidas físicas, económicas, socioculturales, de todo tipo”, el politólogo. Vladimir Lepiojin subraya que los sujetos de la nueva guerra global no son Estados, como solían serlo a mediados del siglo pasado, sino los propietarios y beneficiarios del yamado mercado global. Son ellos y no los islamistas o países concretos los que han puesto sus bases cerca de las fronteras rusas, organizado el golpe de Estado en Ucrania, los que han impuesto sanciones económicas contra Rusia, lo que están lanzando desinformaciones en su contra, eliminando a los ruso hablantes del este de Ucrania y los que siembran la discordia entre los vecinos de Rusia, señala. Las élites empresariales globales marcan la pauta de la globalización, definen los objetivos estratégicos y determinan el grado y dirección del uso de fuerza. Mientras tanto, afirma el autor, países como Turquía, Catar, Polonia y Arabia Saudita son los regimientos de vanguardia de la supersociedad occidental, yamados a realizar ataques en volúmenes y direcciones determinados. Además, están aquellos que deben morir en el campo de batalla, física o moralmente, en aras de los intereses del cliente global. Son mercenarios de compañías militares privadas, terroristas así como noticieros y políticos empleados para fines concretos de índole militar. La guerra, más cerca de lo que se cree: Los conflictos que arrasan todos los rincones del planeta. Características de la nueva guerra: El analista acentúa que la “nueva guerra mundial no es una lucha por territorios sino por las palancas de mando de la conciencia de las masas y élites”. Según él, en esta etapa se desarrolla una ofensiva por la reprogramación de la mayor parte del mundo y su peculiaridad es que no hace falta eliminar a los enemigos físicamente. “La tarea consiste en desarmar al enemigo de manera voluntaria o causar una guerra civil en su territorio, algo que ya ha sucedido en Ucrania, Siria Yemen y debe suceder, según los diseños de los estrategas occidentales, y las replicas y avances desde Rusia”. A este respecto el control por el ciberespacio es equiparable al monopolio en las armas nucleares. “Las modernas redes sociales y las grandes empresas de tecnologías informáticas son comparables a las bombas atómicas, pero la destrucción es suave y desapercibida”.  En América Latina no hay disputas por redefinir el mapa, pero sí hay violentos conflictos por el control de ese territorio. (Léase Guyana-Amazonía). La criminalidad de la región es muy sofisticada en términos conceptuales. Entiende perfectamente eso de la globalización y la transnacionalización, por lo cual ignora las restricciones impuestas por categorías arcaicas como la soberanía estatal. Las pasa por alto y eso le otorga enormes ventajas comparativas para entrar en colusión con los gobiernos o bien capturar porciones de los mismos, sobre todo a nivel subnacional. (en el espinoso tema fronterizo Venezuela-Colombia), su lucrativo control lo ejerce un concensuado reparto o acuerdo de la Guerrilla colombiana, paramilitares, ejercito de Colombia, guardia nacional venezolana, algunas mafias independientes y colectivos cuya misión según el regimen es la preservación de la patria de la agresora derecha, todos bajo celosa supervisión del los capos del narcotráfico socios mayores. La resultante es una dramática erosión de la legalidad y el orden. Como explicarse entonces, que en América Central haya más víctimas por la violencia de las organizaciones criminales de hoy que durante las guerras civiles de los ochenta. Frente a la desaceleración del boom de las commodities, queda la pregunta del aterrizaje, es decir, la magnitud del ajuste sobre todo en países que consumieron esos recursos y no los invirtieron en instituciones para gobernar y administrar la no-abundancia. Muchos en las nuevas clases medias de esta década son candidatos a volver a la pobreza. (en Venezuela se rebaso esa categoría). Eso también será consecuencia del estado alterado, o sea, débil e incapaz, inexistente como burocracia a pesar de contar con un mapa estable. Las maras esperan el cambio de ciclo económico con ansiedad, y las mafias nuestras con absoluta tranquilidad, se quitarían de encima un socio que comienza a incomodar, a los Maras les reducirá el costo salarial. Como fue señalado por el propio José Mujica, difícilmente un halcón de las relaciones internacionales, “se criticó mucho la Guerra Fría y, obviamente, no fueron años dulces; pero fueron mucho más ordenados que el desastre que tenemos hoy en día”. Para concluir: “Por lo menos antes había teléfonos y los tipos se hablaban, había reglas del juego. Lo de hoy es una locura”.

“Pasa el tiempo y el segundero avanza decapitando esperanzas”

pedrorafaelgarciamolina@yahoo.com

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »