Inicio > Cultura > ¿Qué puedo hacer si tengo diabetes?

¿Qué puedo hacer si tengo diabetes?

 

No existe un plan de alimentación que se adapte a todas las personas que padecen diabetes. Sin embargo, controlar los hidratos de carbono que se consumen es fundamental para mantener la glucosa en sangre dentro de los niveles deseados. Para ello es preciso conocer a fondo las distintas clases de alimentos y poder elegir los más adecuados de acuerdo con cómo se encuentre tu glucosa en cada momento.

Además, es necesario tener en cuenta que no todos los carbohidratos elevan la glucosa en sangre de la misma manera. Esto depende de su índice glucémico, aquellos que tienen un índice glucémico alto suben los niveles de azúcar más rápidamente que aquellos que tienen niveles medios o bajos. Son estos últimos los que se aconseja tomar a las personas que padecen diabetes y en el caso de consumir alguno que tenga un índice glucémico alto combinarlo con otro con uno bajo.

El aporte nutricional es muy importante

Para controlar la diabetes es necesario controlar la dieta.

Para poder planificar adecuadamente tu alimentación y elegir los ingredientes más convenientes es necesario saber el tipo y cantidad de carbohidratos que tiene cada grupo alimentario.

Los vegetales se dividen entre aquellos que contienen almidón y aquellos que no. Entre los primeros encontramos las patatas, el maíz y los guisantes, estos son el grupo de verduras que más carbohidratos aportan por lo que se debe moderar su consumo. En cambio, los vegetales sin almidón como la acelga, la coliflor, el tomate y la zanahoria contienen muy pocos carbohidratos y su índice glucémico es bajo. Además, aportan muchas vitaminas, minerales y fibras por lo que se convierten en grandes aliados en las dietas de quienes tienen diabetes.

Las frutas contienen carbohidratos, pero la mayoría de ellas tienen un índice glucémico bajo. Los expertos recomiendan incorporarlas en la alimentación por los nutrientes que aportan. Una buena opción son las frambuesas, fresas y moras que tienen un bajo contenido de hidratos de carbono y aportan antioxidantes y vitaminas. En el caso de elegir fruta seca en lugar de fresca es necesario prestar más atención a las porciones: con sólo dos cucharadas de pasas pueden incorporarse hasta 15 gramos de carbohidratos.

Los cereales (trigo, arroz, avena) y sus derivados como las harinas son una de las principales fuentes de hidratos de carbono. Por ello es muy importante limitar las cantidades que se consumen y prestar atención a su grado de refinamiento. Como regla general, se recomienda siempre elegir cereales y harinas integrales que aportan muchos más nutrientes y tienen un índice glucémico más bajo. Si el objetivo es controlar los niveles de glucosa en sangre, los productos procesados a base de harinas refinadas no son aconsejables, sobre todo si se tiene en cuenta que muchas veces contienen grandes cantidades de azúcar añadido.

Para controlar la diabetes es necesario comer sano.

Consejos para mantener la diabetes bajo control

Para poder gestionar tu diabetes es necesario que tomes control de tu alimentación. Te ofrecemos algunos consejos para ayudarte a hacerlo:

Planifica un menú semanal y calcula las raciones de hidratos de carbono de cada plato.
Haz una lista de la compra con ingredientes saludables y trata de adquirirlos con anticipación para tenerlos a la hora de cocinar.

Si cuando acabas de comer aún tienes hambre, puedes tomar una ensalada de vegetales sin almidón con un aliño ligero. Te sentirás más saciado incorporando muy pocos carbohidratos.
Elige productos integrales en lugar de refinados. Consulta las etiquetas para asegurarte de que su principal ingrediente es integral.

Busca reemplazar ingredientes con mayor índice glucémico por otros con menor índice. Hay buenos sustitutos, por ejemplo, se puede reemplazar una guarnición de patatas por una de boniatos que tienen menor índice glucémico.

Comprueba tu nivel de glucosa antes de cada comida para escoger los alimentos más convenientes, de acuerdo con cómo se encuentre. Si bien puedes usar el glucómetro tradicional, existen nuevas tecnologías que facilitan esta tarea. Una de ellas son los medidores continuos de glucosa que recogen datos del nivel de azúcar a través de un sensor implantado en el brazo y los envían directamente al móvil del paciente.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »