Inicio > Opinión > Héctor Silva Michelena: ¿Por qué no ha caído Maduro?

Héctor Silva Michelena: ¿Por qué no ha caído Maduro?

 

El lunes 1º de abril recibí alguna información de la agencia Bloomberg, firmada por Ethan Bonner, Alex Vásquez y David Wainer. De ellos van algunos datos; los datos, la redacción y la opinión son mi responsabilidad.

Los hombres que arrancaron las uñas de los pies de Carlos Guillén y colocaron una bolsa de plástico sobre su rostro en un cuartel general de contrainteligencia en Caracas eran venezolanos, pero los oficiales que supervisaban su tortura eran cubanos. Lo que los delató de inmediato fue su acento, explicó Guillén, teniente (r) del Ejército venezolano acusado de traición quien, luego de ser puesto en arresto domiciliario y escapar, huyó a Colombia.

Los acentos también fueron una advertencia para María Martínez Guzmán, parte del equipo de Univisión que obtuvo una entrevista en febrero con Nicolás Maduro; Martínez quedó sorprendida por lo que presenció: cubanos con trajes y audífonos dando instrucciones a los asesores de Maduro, que vestían jeans. El mandatario se enojó tanto con las preguntas de los periodistas que ordenó que el equipo fuera detenido y luego expulsado del país. Un poco más tarde, Guzmán, quien es productora de Univisión, situada en Miami, precisó: “Quedó muy claro quiénes vigilaban a Maduro, quiénes eran responsables de él y quiénes simplemente recibían órdenes”. Agregó que la jerga que usaban los hombres en la habitación dejó claro que eran de la isla.

Cada vez que la comunidad internacional trata de comprender cómo es que Maduro, pese al colapso económico y las sanciones estadounidenses, se ha mantenido en el poder durante los últimos dos meses, el foco se pone en el papel desempeñado por Rusia y China, patrocinadores financieros clave de su régimen autoritario. No obstante, Cuba y su equipo de agentes en terreno también son cruciales, ya que brindan apoyo de inteligencia que ha ayudado a frustrar los planes de Juan Guaidó, el presidente encargado de Venezuela, en su condición de presidente de la Asamblea Nacional. Así es reconocido por más de 50 países como el presidente (encargado) legítimo de Venezuela, quien, junto con los diputados de la AN, ha trazado una clara hoja de ruta: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

¿Quiénes integran el sistema nervioso del régimen de facto? Eso que ya sabíamos nosotros y América Latina fue recogido en una entrevista reciente por Elliott Abrams, alto funcionario especial del Departamento de Estado de Estados Unidos, encargado de supervisar el régimen de Maduro; Abrams dijo: “Sabemos que los guardaespaldas de Maduro son cubanos. Sabemos que hay una presencia cubana muy importante en las dos agencias de inteligencia principales. Y agregó: “Los cubanos constituyen una especie de sistema nervioso de este régimen. No estaría allí si no fuera por ellos”. También sabemos nosotros que son tres las agencias de inteligencia: la siniestra DGCIM, los asesinos del Sebin y la FAES, un grupo de exterminio de la Policía Nacional Bolivariana.

Los venezolanos democráticos y muchos oficialistas no ignoramos tampoco que desde hace bastante tiempo Cuba tiene sus manos, rojas de sangre, metidas en nuestro país. Me consta que la injerencia cubana en Venezuela fue intensa en los años de 1960, período de sabotajes, secuestros, asesinatos, lucha armada rural y urbana. Sus ejecutores en Venezuela, y esto es vox populi, fueron desde su inicio el PCV (donde yo militaba), y el MIR. El “oro de Moscú” llegaba a las manos de los insurrectos por vía de esos partidos. Yo participé una vez desde el mapamundi, en la asignación de los dólares recibidos. Léase el valiente y conmovedor testimonio escrito por Héctor Pérez Marcano, diestramente recogido e instrumentado por el historiador Antonio Sánchez García en La invasión de Cuba a Venezuela. De Machurucuto a la Revolución bolivariana (Los libros de El Nacional, Caracas, 2007).

Claro, no podía faltar la hipocresía, el cinismo o la mentira. En un tuit publicado hace 14 días, el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, calificó de mentiras y propaganda afirmaciones de que cubanos entrenan e intimidan a funcionarios venezolanos. Según Bloomberg, voceros del gobierno de Venezuela no respondieron a solicitudes de comentarios. La estrecha relación con el castrocomunismo comenzó luego de que Hugo Chávez fue elegido presidente de Venezuela en 1998, y se convirtió en títere de Fidel Castro. Así nació el socialismo de Hugo Chávez, quien nunca había leído a Marx ni otros manuales marxistas-leninistas. Durante la siguiente década, decenas de miles de cubanos fueron enviados a Venezuela para instalar las llamadas “misiones”: centros médicos comunitarios y educativos, incluido el desarrollo de programas deportivos. Fue obvio que las “misiones” eran, y siguen siendo, las de ofrecer herramientas de represión política. Por su parte, Venezuela pagó y paga con petróleo y divisas.

Nuestro país continúa enviando a la esclavizada isla al menos 50.000 barriles diarios, aseguró Abrams. Luego de la muerte de Chávez y la llegada de Maduro al poder en 2013, la caída de los precios del petróleo, junto con la mala gestión de gobierno y la corrupción desenfrenada, hicieron que los despachos de crudo se volvieran una carga cada vez mayor. La crisis venezolana obliga a Cuba, otrora estandarte de resistencia tercermundista respaldada por los soviéticos, a encontrar otras formas de salir de la pobreza.

A petición de Chávez, un tal Anthony Daquin, quien trabajó en el Ministerio del Interior cuando modernizó su sistema de identificación, aseguró que el mismo es “controlado técnica y operativamente por cubanos desde la Universidad de Ciencias Informáticas de Cuba”. Daquin, consultor que actualmente vive exiliado, y con miedo, en Estados Unidos detalló que hay aproximadamente 300 cubanos que dirigen el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería y que hay “una copia de cada cédula venezolana” en la universidad ubicada en La Habana. Por su parte, Zair Mundaray, un alto fiscal venezolano que huyó a mediados de 2017, indicó en una entrevista en Bogotá que cuando formó parte de un consejo que asesoraba a Maduro sobre seguridad ciudadana, observó a dos cubanos sentados tomando notas durante las reuniones. Mundaray dijo que habló con el ministro a cargo, argumentando que las reuniones eran secretas, y le respondieron que los cubanos estaban presentes a petición del presidente.

Muchos de los personeros cubanos más importantes en Venezuela se alojan en recintos bien protegidos, especialmente en Fuerte Tiuna, la principal base militar de Caracas cerca de la casa de Maduro, afirmaron Carlos Guillén y otros venezolanos conocedores del tema. Según informaciones que he logrado pescar, hay en nuestro país, en acción de espionaje, asesoramiento y tortura, aproximadamente 15.000 cubanos. Su accionar maligno ha envuelto, no a la FAN, sino al alto mando militar, que comparte con estos “asesores”, los enormes beneficios que les proporciona el Estado fallido y forajido. No olvidemos que la culebra se mata por la cabeza.

Entonces, ¿quiénes son los que gritan “hands off Venezuela”? ¿A quiénes se refieren los cancilleres del Grupo de Lima y de la Unión Europea cuando oyen decir que “todas las opciones están sobre la mesa? En Venezuela hay un gobierno totalitario, un Estado de terror, y su estirpe es la de del nacionalsocialismo del Holocausto, potenciado por el comunismo del Gulag y el veneno del nuevo zar, el espía de la KGB, Vladimir Putin. Mientras, el nuevo emperador de China mete mano en la cesta a ver qué saca.

En Venezuela, este domingo no hubo descanso. Grupos paramilitares reprimieron las protestas por la falta de luz y agua, por orden directa del mandatario Nicolás Maduro en un intento por contener el creciente descontento popular luego de tres semanas del colapso del sistema eléctrico que dejó a Venezuela paralizada y con suministros mínimos de los servicios públicos. “Sigamos entonces acompañando este plan de 30 días de administración de carga para recuperar nuestro país en paz. Y los movimientos sociales, los colectivos, las UBCH, cívico militar, vamos juntos con los milicianos a defender la paz de cada barrio, de cada cuadra”, dijo Maduro en cadena nacional. El testimonio es de Mariángela Velásquez, de Yahoo noticias.

Pero Venezuela no ha caído en el frío ni ha muerto. La Operación Libertad avanza y, como todo lo que nace, desplazará a lo moribundo, a lo podrido. De esta manera, y como prioridad, la Cruz Roja Internacional anuncia que repartirá la ayuda humanitaria en Venezuela dentro de pocos días.

Juan Guaidó, presidente encargado, anunció que la entrega es un hecho y que en los próximos días u horas “estaremos recibiendo importantes apoyos médicos”.

¿Quién es Anthony Daquin? Lea aquí: Anthony Daquin, ex asesor del gobierno, asegura que fue secuestrado y forzado a salir del país por conocer las condiciones del contrato que el Ministerio de Interior y Justicia que firmó con una empresa cubana para la elaboración de la cédula electrónica. Anthony Daquin saca de su maletín sus credenciales de asesor del Ejército venezolano y varios ejemplares de cédulas y pasaportes modelo con los que ilustra la conversación.

Vea y lea aquí cómo atacaron los colectivos, paramilitares y UBCH, el domingo 1º de abril durante el apagón. Testimonio de Mariángela Velásquez: https://es-us.noticias.yahoo.com/asi-atacaron-los-colectivos-los-que-protestaba-por-luz-y-agua-en-venezuela-135808350.html?fbclid=iwar3donrtg8sh2axw0xb6ty0s18ewyescrepefzbsgfunjey13unkhnm6dbi

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »