Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Oscar Morales: Ellos juegan al caos, nosotros a la resistencia

Oscar Morales: Ellos juegan al caos, nosotros a la resistencia

 

Recientemente, en algún momento parecía muy lejos el cambio de gobierno,  de pronto se conjugaron varios eventos y nos sentimos más cerca. Sin embargo, esta semana se produjeron varias noticias que amenazan con reducir las esperanzas y desamparar a la ciudadanía nuevamente. Calibrar los momentos no es sencillo. Vivimos en un carrusel  de emociones que nos llevan a percibir el mejor desenlace, pero de repente nos ataca la desilusión cuando el terror rojo nos oprime con sus brutalidades.

De este modo, hemos pasado de sentir que el efecto Guaidó imparable puede desencadenar todas las fuerzas de la libertad (lo ha hecho guardando proporciones) y ahora pudiera angustiarnos saber que la dictadura intentará anularlo con sus arbitrariedades y abusos. Igualmente, hemos sentido que estamos a horas de terminar con la dictadura y en otras ocasiones notamos que pueden ser necesarios varios años. Es un juego de ajedrez muy perverso.

Aunque el posible allanamiento de la inmunidad parlamentaria contra Guaidó pocos le tomen importancia, porque sus promotores están ilegitimados en todo orden, esto no deja de ser un ataque provocador para incendiar a sus extremistas e impulsar una imagen de fortaleza institucional que a ojos de los entendidos da risa, pero a sus fanáticos les da oxígeno para arremeter con más odio.

Hace pocos días se revelaron unos pronósticos sobre la economía venezolana para el próximo año que apuntaría a un “milagro económico”. La firma responsable de todas estas estimaciones fue Barclays (banco londinense reputado). En su informe publica que Venezuela tendrá un crecimiento económico en torno al 23%, la industria petrolera también experimentará un aumento de 36%, el sector no petrolero se expandiría en un 15% y la inflación cerrará el año 2020 con una cifra cercana al 800%.

Para atreverse a hacer estos pronósticos, la firma se basa en que Venezuela tiene un potencial subutilizado, otros países han podido revertir a la tendencia de estancamiento económico y se podría recuperar el 87% de nuestro PIB en un plazo de 5 años, una vez que se establezcan políticas que mejoren el clima de inversión y negocios. Pero se necesita un nuevo gobierno para vivir esa “primavera venezolana”, he ahí el quid del asunto.

Se sabe que la apuesta de los tiranos es apagar diariamente la esperanza de la sociedad organizada promoviendo el control, el miedo y la intimidación. Asimismo, se sabe que la bestia es más agresiva cuando se siente acorralada e intentará vender su final a un precio muy alto. En otras palabras, el régimen sólo está dilatando la agonía, porque sabe que no es futuro de ninguna manera y no tiene ningún plan para reactivar la economía o recuperar los servicios públicos. Su única oferta sólo tiene olor a  violencia, agresión, atropello y crueldad.

Conocemos su estrategia para minar nuestro optimismo, todos los días intentan ponernos más lejos y llevarnos finalmente a la resignación. Ellos juegan al caos y a la anarquía para afligirnos en condiciones infrahumanitarias, nosotros juguemos a la resistencia para llevarlos al cese de la usurpación y a las elecciones libres. Nunca antes hemos estado más cerca, no permitamos que los salvajes nos convenzan de lo contrario.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »