Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Rusia carta al Congreso colombiano: Nunca hubo una mala intención

Rusia carta al Congreso colombiano: Nunca hubo una mala intención

 

“Rechazamos (la carta) categóricamente por lo que eso implica para Colombia”: dijo el canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo.

El canciller le recordó al gobierno ruso, “con gran respeto”, que Colombia está actuando en Venezuela “en desarrollo nuestros deberes legales y políticos”, sobre la base de la legalidad hemisférica y acompañados del Grupo de Lima y de los países miembros de la OEA.

El Congreso también terció. El presidente del Senado, Ernesto Macías, aseveró: “Sin duda, la declaración es inamistosa, los términos son inamistosos, y creo que lo que ha hecho el Canciller colombiano es responder con molestia sobre ese tema”, afirmó. Alejandro Chacón, presidente de la Cámara, quien recibió en su despacho la carta, afirmó que es “una amenaza directa” para Colombia.

Sin duda, la declaración es inamistosa, los términos son inamistosos

Como un hecho “insólito” calificó el mensaje el excanciller Julio Londoño. Narró que si un embajador colombiano en Rusia envía una carta de este tipo, sería declarado persona no grata. No obstante, más allá del tono de la respuesta del Gobierno, dijo que fue adecuado reaccionar de manera “rápida”.

Según la embajada rusa en Bogotá, hubo una interpretación errónea de la carta que el Consejo de la Federación –senado ruso– envió al Congreso y al Parlamento Andino sobre la situación en Venezuela, y lamentó la reacción del Canciller.

En declaraciones a Sputnik –agencia multimedia de la Federación de Rusia–, una fuente de la embajada dijo que “la carta refleja es la posición del Consejo de la Federación de la Asamblea Federal de la Federación Rusa” y que solo expresa la posición de los parlamentarios “respecto al intento de distribuir ayuda humanitaria a Venezuela en aquel entonces”, y, por tratarse de un documento parlamentario, fue remitido a los pares en la región andina.

“Rechazamos (la carta) categóricamente por lo que eso implica para Colombia”: dijo el canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo.

El canciller le recordó al gobierno ruso, “con gran respeto”, que Colombia está actuando en Venezuela “en desarrollo nuestros deberes legales y políticos”, sobre la base de la legalidad hemisférica y acompañados del Grupo de Lima y de los países miembros de la OEA.

El Congreso también terció. El presidente del Senado, Ernesto Macías, aseveró: “Sin duda, la declaración es inamistosa, los términos son inamistosos, y creo que lo que ha hecho el Canciller colombiano es responder con molestia sobre ese tema”, afirmó. Alejandro Chacón, presidente de la Cámara, quien recibió en su despacho la carta, afirmó que es “una amenaza directa” para Colombia.

Sin duda, la declaración es inamistosa, los términos son inamistosos

Como un hecho “insólito” calificó el mensaje el excanciller Julio Londoño. Narró que si un embajador colombiano en Rusia envía una carta de este tipo, sería declarado persona no grata. No obstante, más allá del tono de la respuesta del Gobierno, dijo que fue adecuado reaccionar de manera “rápida”.

Según la embajada rusa en Bogotá, hubo una interpretación errónea de la carta que el Consejo de la Federación –senado ruso– envió al Congreso y al Parlamento Andino sobre la situación en Venezuela, y lamentó la reacción del Canciller.

En declaraciones a Sputnik –agencia multimedia de la Federación de Rusia–, una fuente de la embajada dijo que “la carta refleja es la posición del Consejo de la Federación de la Asamblea Federal de la Federación Rusa” y que solo expresa la posición de los parlamentarios “respecto al intento de distribuir ayuda humanitaria a Venezuela en aquel entonces”, y, por tratarse de un documento parlamentario, fue remitido a los pares en la región andina.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin (der.) es probablemente el aliado más fuerte que tiene a nivel internacional Nicolás Maduro.

Su objetivo era que “los parlamentarios locales conocieran mejor la posición de Rusia, pero como intercambio de opiniones y no como una advertencia”, subrayó la fuente, y agregó que “nunca hubo una mala intención” con la misiva.

Analistas en relaciones internacionales coinciden en que la carta no debe ser considerada una amenaza directa. Explican que el objetivo es enviar un mensaje a Estados Unidos.

El mensaje no debe ser tomado como una amenaza de intervención, pero sí es un gesto de doble moral: analista

“El mensaje no debe ser tomado como una amenaza de intervención, pero sí es un gesto de doble moral, porque Rusia ha sido un Estado intervencionista, y ahora está interviniendo en los asuntos de Venezuela”, dijo Nicolás Carrillo, experto en derecho internacional y relaciones internacionales de la Universidad de La Sabana.

Para Javier Leonardo Garay, doctor en Ciencias Políticas e internacionalista de la Universidad del Externado, ese fue el motivo de enviar el mensaje, “rompiendo el protocolo, a través de una carta al despacho de un representante a la Cámara, evadiendo los métodos tradicionales para enviar un comunicado oficial”.

El Tiempo de Bogotá

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »