Inicio > Política > Guaidó obliga a Maduro a jugar una carta que podría significar el fin del chavismo en el poder

Guaidó obliga a Maduro a jugar una carta que podría significar el fin del chavismo en el poder

 

Tras conocerse que la denominada Asamblea Nacional Constituyente (ANC), presidida por Diosdado Cabello, autorizara al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) a proceder con un enjuiciamiento al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, el líder opositor ha respondido en una asamblea vecinal en la noche de este martes que la única estrategia posible es “avanzar” en la ruta trazada, y que si llegara a ser víctima de un secuestro por parte del régimen de Nicolás Maduro, el plan no se detendrá.  Ha dejado instrucciones. Maduro reta. Y Guaidó reta. No está demasiado lejos el choque de trenes y un posible desenlace. 

Danny Leguízamo/ ElCooperante

Juan Guaidó insiste en la estrategia de movilizaciones populares de gran magnitud que desafíen al régimen socialista de Nicolás Maduro, declarado en usurpación de funciones por la Asamblea Nacional en enero pasado. Es justamente el cese de la usurpación el primer paso que debe cumplirse para que, según Guaidó, pueda procederse a un gobierno de transición y elecciones libres. Una marcha al Palacio de Miraflores, todavía sin fecha, ha sido anunciada por Guaidó como elemento de la “Operación libertad”.

La respuesta de Maduro ha sido ordenar  la detención de Roberto Marrero, jefe de despacho del presidente interino, y ha llamado a los “colectivos” a “la resistencia activa”, en un claro síntoma de combatir abiertamente cualquier pretensión. Fueron precisamente elementos de estos grupos armados irregulares y violentos los que han intentado sabotear con disparos de bombas lacrimógenas las recientes actividades de Guaidó en la calle, algo que no había ocurrido en los meses de enero y febrero.

La autorización de la ANC para que proceda con un enjuiciamiento a Guaidó -en otro claro síntoma de que Maduro ha decidido pisar el acelerador de la intimidación-, fue contestada por el presidente interino en estos términos:

El 6 de abril todos a la calle a exigir el cese de la usurpación, ese es el primer costo político. Sabemos que es un riesgo pero no nos vamos a salir de la ruta de salir trabajando y en ese caso mi gran convocatoria esa hecha, y este momento es fundamental mantenernos como hemos determinado la lucha. Todos a salir a las calles de Venezuela. Si se atreven a secuestrar al presidente de la República, si dieran el golpe de Estado, tendrán que responder también a los 60 países del mundo que me reconocen (…) la orden es seguir movilizados en la calles hasta el cese de la usurpación.

Con Guaidó asumiendo el costo político de las convocatorias a multitudinarias manifestaciones que serían conducidas eventualmente al Palacio de Miraflores, obliga a Nicolás Maduro a jugar una carta arriesgada que podría significar el fin de su régimen socialista, la cúpula del poder esperará los resultados de dichas convocatorias para luego tomar la decisión en firme: detener a Guaidó o permitir que siga en libertad.

Y si la decisión final es detener al presidente interino: ¿Será capaz Maduro de resistir las presiones de la comunidad internacional y posibles revueltas populares con el polvorín de la hecatombe económica?

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »