Inicio > Economía > Ante el colapso de luz y agua, viene la escasez de gasolina

Ante el colapso de luz y agua, viene la escasez de gasolina

 

Como si fuera poco el colapso de los servicios públicos en relación con la electricidad y el agua, dentro de unos días comenzaremos a sentir la escasez de la gasolina, razón por la cual ésta al igual que los alimentos, medicinas y autopartes también será bachaqueada por las mafias militares y maduristas que siguen teniendo el control de la malograda industria petrolera.

 Javier Vivas Santana / Punto de Corte

En tal sentido, tal y como lo anuncio Maduro, al llegar la destrucción de la industria eléctrica con constantes racionamientos de este vital servicio, eso influye de manera directa sobre el resto de la sociedad y las actividades educativas, asistenciales, y productivas, las cuales de por sí se encuentran en niveles de máxima afectación, ahora tendremos que ver en los próximos días, el cómo la crisis de combustible que fundamentalmente afecta al estado Táchira, cuando se observa a cualquier persona esperando entre 24 y 48 horas para surtir su vehículo de gasolina, lamentablemente esa será la realidad que terminará de completar el cuadro de calamidades que sufrimos los venezolanos con los servicios básicos de agua y luz.

Ante tal realidad, la gasolina no será expedida en las estaciones de servicio, salvo el interesado éste dispuesto a pasar varios días de cola, y eso sólo para administrarle unos 20 o 30 litros al tanque de su unidad de transporte, razón por la cual, no duden que el litro de combustible será comercializado en promedio en un dólar por litro en los espacios del comercio para el llamado mercado negro, la cual estará debidamente supervisada por los grupos militares y los reductos de los maduristas que acostumbran a adueñarse de este tipo de negocios con impunidad absoluta de quienes controlan el poder.

Es por ello, que si el madurismo no soluciona lo más pronto posible el problema de la energía eléctrica, pueden ir escribiendo que la escasez de gasolina se multiplicará en todo el país, generando más penurias sobre la población, al punto que las redes que distribuyen el combustible, ya no lo harán en las estaciones de servicio, sino que será desviada hacia los centros de acopio de las mafias castrenses, muchas de ellas con el aval del generalato que está asignado en cada entidad federal, y quienes son los que han permitido el contrabando de gasolina hacia Colombia, Brasil, Guyana y las islas de Caribe.

En lo sucesivo, si continúa el agravamiento de la crisis eléctrica, quien no posea entre 30 y 50 dólares en promedio para llenar su tanque de combustible, puede irse olvidando de seguir utilizando su unidad de transporte, no sólo por lo costoso que será el suministro de gasolina, sino porque será prácticamente imposible obtener el líquido fundamental para motorizar al país en todos sus estadios de producción y movilización en los espacios correspondientes, y peor, tal hecho estará bajo la complicidad de los criminales quienes desde el poder son los primeros que se enriquecen explotando al pueblo de manera inmisericorde e irracional.

El madurismo ha llegado al extremo de emplear la propia gasolina como uno de sus elementos de control social. Ya ni siquiera se podrá pagar un pasaje en las escasas unidades de transporte público, porque aunque el madurismo para disimular el colapso de la gasolina, otorgue a los autobuses y llamados “por puesto”, prioridad en el llenado de combustible eso no podrá solucionar de fondo el problema que se va originar en este escenario del país con el colapso de los servicios públicos en Venezuela.

El madurismo se juega su última carta en el poder. En ese contexto permitirá que los militares terminen de echar la gasolina que nos queda de manera bachaqueada, no solamente aumentando desproporcionadamente la hiperinflación y la miseria del país, sino creando con tal situación un reducto de mafias que terminaran por mostrar el cómo una nación entera es masacrada en lo social y económico.

No existe fidelidad política que pueda seguir a un régimen tan nefasto como el madurismo. Sólo le quedan unos pocos espacios de poder militar y control de mafias quienes aún apoyan esta barbarie. Ellos lo saben. El pueblo también. Estamos en una lucha de resistencia que comienza a hacer mella sobre quienes originaron este desastre ¿Hasta cuándo podrán resistirlo? La historia nos dará la respuesta, y la gasolina, sin duda, explotará sobre muchos de quienes han sido los responsables.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »