Inicio > Interés > La amenaza de intervención militar puede desmovilizar a la oposición contra Maduro

La amenaza de intervención militar puede desmovilizar a la oposición contra Maduro

 

Lo dice Andrés Oppenheimer. Si Donald Trump aprieta el “acelerador” de la intervención militar “lo único que va a lograr es que los opositores venezolanos se queden en su casa esperando a que lleguen los marines en lugar de salir a la calle y tumbar la dictadura de Maduro”.

El periodista argentino, radicado en Florida, comentarista de CNN, dice aquello en una entrevista a la revista El país Semanal. Y no le falta razón a Andrés Oppenheimer, porque esa afirmación, si cabe, ya tiene un antecedente. El 23 de febrero. El día fijado para la operación de entrada de la ayuda humanitaria. Entonces se esperaba que en esa fecha se desencadenara una serie de acontecimientos. La gente no se movilizó. La gente ni siquiera se movilizó hacia el concierto de Cúcuta.

Oppenheimer reconoce que Donald Trump ha hecho lo correcto reconociendo a Juan Guaidó como Presidente. Pero, señala, “la amenaza velada de una intervención militar es un error garrafal, que Trump hace por motivos políticos internos para cosechar votos en Florida y ganar las elecciones de 2010”.

Oppenheimer reconoce que Donald Trump ha hecho lo correcto reconociendo a Juan Guaidó como Presidente. Pero, señala, “la amenaza velada de una intervención militar es un error garrafal, que Trump hace por motivos políticos internos para cosechar votos en Florida y ganar las elecciones de 2010”.

Como se sabe, Trump ha dicho que todas las opciones están sobre la mesa, y de ellos han hecho eco voceros de la administración Trump como dirigentes de la oposición venezolana, incluyendo al mismo Guaidó. La amenaza velada, como lo dice el analista, no lo es tanto. De hecho se ha venido hablando de manera abierta de ello, y eso fue lo que generó expectativas para el 23 de febrero. Se habla tanto que el Grupo de Lima y Europa han rechazado la opción militar como fórmula de solución para la crisis venezolana. El régimen de Nicolás Maduro le ha sacado partido a tal posición, colocándose en plan de víctima, posición en el que lo acompaña el aliado Rusia, rechazando y denunciando a Estados Unidos al dejar abierta la posibilidad. La Fuerza Armada también ha cerrado filas con Maduro.

Oppenheimer es, sin embargo, optimista de cara a una salida en Venezuela. El país, dice, “tiene ahora la mejor oportunidad y, quizá la única , de los últimos tiempos”. Y es que observa “una posibilidad de que a Maduro no le quede otra opción que negociar una elección con observadores internacionales y un tribunal electoral independiente que a terminar con su salida”.

La verdad es que la crisis aprieta a Maduro. Ya reconoció la crisis humanitaria aceptando la ayuda humanitaria por parte de la Cruz Roja Internacional. Luego lo ha alcanzado el destino con la crisis eléctrica. El impacto es devastador. El sector petrolero tampoco se va a recuperar, y la producción va en caída libre. Las sanciones aprietan. Y las protestas internas comienzan a arreciar.

Juan Carlos Zapata

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »