Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Jesús Alexis González: Gobierno Educador para procurar una nueva Venezuela

Jesús Alexis González: Gobierno Educador para procurar una nueva Venezuela

 

El nuevo Gobierno, que ejercerá un poder conferido por la sociedad con posteridad al cese de la usurpación, tendrá como dos de sus principales responsabilidades en el área educativa (1) garantizar una educación integral de calidad para todos enfocada como un derecho que se alcanzará en un contexto de equidad, a la luz de compensar las desventajas que afectan a los estratos sociales menos favorecidos evitando de tal forma que las diferencias de origen no se conviertan en desigualdades estructurales; y (2) participar en el relanzamiento del parque industrial y comercial del país. En razón de ello, no se utilizará  la educación para fines partidistas y muy por el contrario se asumirá el rol de un Gobierno “Educador” que en lo inmediato ha de revertir el  desintegrado sistema educativo para dar paso a una democratización de la educación previa eliminación del autoritarismo presente en el marco de dicho sistema, al tiempo de  integrar las políticas educativas con el Plan País; en aras de promover, por una parte, el perfeccionamiento de variadas modalidades de educación técnica (en complemento con un aumento de los egresados en educación superior universitaria y terciaria) que facilite adelantar un programa para recuperar la capacidad industrial de Venezuela que en la actualidad se encuentra ostensiblemente ociosa con alto grado de obsolescencia; y por otra que la sociedad reciba una educación que contribuya con la reconstrucción y futuro de una nueva Venezuela que deje en el pasado el escenario de violencia, ignorancia y pobreza impulsado por el régimen militar-cívico chavista-madurista a la sombra de la presencia de un Estado fallido-narco que privilegió la corrupción como una estrategia de cohesión entre las altas cúpulas de los sectores oficialista y militar, en conjunto con aquellos “ciudadanos” que siempre han visto a Venezuela sólo como un negocio.

Los fundamentos, objetivos, estrategias, orientaciones y conceptualizaciones de la política educativa del Gobierno de la Libertad que prontamente se instalará, ha de orientarse hacia procurar una igualdad de oportunidades sustentada en una justicia social que propicie un sistema educativo socialmente digno y justo al cual todas las personas tengan las mismas posibilidades de acceder, facilitando de tal modo una mejor distribución del conocimiento en pro de la formación de un ¡ciudadano para la democracia!; es decir la educación como herramienta para construir en Venezuela una nueva democracia, cuyo funcionamiento no se limite solo a garantizar elecciones, que emanará de una reconfiguración del Estado en torno a la mejor relación social posible mediante innovadoras articulaciones entre los estamentos sociales y los sectores que dinamizan el crecimiento socio-económico, donde la educación será factor determinante para apuntalar el modelo de acumulación de capital referido al aumento no solo de bienes de capital (maquinarias, equipos, etc) sino también de bienes financieros y muy especialmente de capital humano (educación, capacitación, desarrollo profesional, experiencia, etc), estructurado en un ambiente totalmente alejado de cualquier forma de terrorismo de Estado que hace referencia a la utilización por parte de un gobierno de métodos ilegítimos para alcanzar sus objetivos.

Resulta una obviedad manifiesta, afirmar que la educación es la alternativa ideal para impulsar cualquier plan socioeconómico nacional entendido como una iniciativa que se ejecuta en la totalidad del territorio con la finalidad de satisfacer en su mayor dimensión posible las necesidades de los habitantes; insertado en un concreto proyecto político nacional integrado al sistema educativo donde los distintos niveles y modalidades están interrelacionados e interactuando entre sí, bajo el enfoque educacionista según el cual la clave para superar todos los problemas sociales es la educación; o lo que es lo mismo ¡los problemas sociales requieren de respuestas educativas! e igualmente los problemas educativos están vinculados con los problemas pedagógicos con especial relevancia en lo atinente a (1) índice de fracaso y deserción escolar, (2) reformas educativas vinculadas, en su mayoría,  a intereses político-partidistas,  (3) no se fomenta la creatividad y en su lugar se enfatiza en la memorización, (4) está pendiente una profunda transformación de la gestión tanto educativa como pedagógica.

Resulta pertinente destacar, que el régimen chavista-madurista en su afán totalitarista que desconoce la libertad y los derechos humanos, ha ejercido una represión permanente sobre el sector educativo nacional con el propósito de eliminar su capacidad de modernización social , hasta convertirlo en un proceso orientado a la formación del alumno en términos de obediencia y subordinación, en un contexto donde le es comprimido su espíritu crítico , al tiempo de aplicar un “control ideológico” que atraviesa el currículo incluidos los libros escolares, en un ambiente de enseñanza-aprendizaje donde los docentes no pueden participar en la enunciación de objetivos y contenidos sino a la formulación de actividades de enseñanza, su ejecución y evaluación, neutralizándoles cualquier iniciativa en torno al diseño curricular y en el campo pedagógico, todo ello  a la luz de una evidente estrategia para procurar el dominio social a través de la reducción del talento tanto académico como estudiantil; en abierta violación a los derechos constitucionales educativos consagrados en los artículos 102 y 103. Artículo 102: “La educación es un derecho humano y un deber social fundamental, es democrática, gratuita y obligatoria (…) La educación es un servicio público y está fundamentado en el respeto de todas las corrientes del pensamiento, con la finalidad de desarrollar el potencial creativo de cada ser humano y el pleno ejercicio de su personalidad en una sociedad democrática (…)” Articulo 103: “Toda persona tiene derecho a una educación integral, de calidad, permanente, en igualdad de condiciones y oportunidades, sin más limitaciones que las derivadas de sus aptitudes, vocación y aspiraciones (…)”

Reflexión final: El proceso educativo que refundará el nuevo Gobierno, luego del cese de la usurpación, que en la actualidad se encuentra profundamente fragmentado y ausente de valores éticos y morales para facilitar la presencia de un Estado narco-forajido, se desenvolverá con plena libertad gremial y sindical en estrecha relación con las políticas definidas en el Plan País en función al reordenamiento socioeconómico como condición para la reconstrucción de Venezuela, luego de la devastadora desindustrialización, entre otros muchos males de orden estructural como la reducción del PIB en un 50%, propiciada por el régimen militar-cívico.

Resulta una manifiesta obviedad, que, en aras de la reedificación del país, el sector educativo puede y debe participar de múltiples maneras, como p.ej. en la conformación, junto a otros sectores, de un Plan Nacional de Estimulo a las Fusiones Empresariales habida cuenta que Venezuela contará con un Gobierno “Educador”.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »