Inicio > El pizarrón Opinión > Gerónimo Figueroa Figuera: ¿Cortes de luz como tortura psicológica?

Gerónimo Figueroa Figuera: ¿Cortes de luz como tortura psicológica?

 

Además de la falta de alimentos, medicinas, y seguridad como males que la peste roja Chavo-madurista sembró en Venezuela con consecuencias muy negativas para la gente. Y como si eso fuese poco ahora imponen apagones de forma sorpresiva que están generando mucha angustia en la gente por temor a perder los artefactos electrodomésticos que aún se conservan, especialmente la nevera donde resguardamos los pocos alimentos que alcanzamos comprar con tantas dificultades. Si la nevera se daña no podríamos repararla, y mucho más difícil comprar una nueva por los altos precios y los bajos ingresos salarios que devengamos. Los apagones inesperados parecieran estar dirigidos como tortura psicológica. Venezuela necesita ayuda porque sola no puede.

Aunque en todos los estados del país, con excepción de Caracas, era costumbre los racionamientos eléctricos programados donde las personas estaban avisadas para tomar las previsiones, ahora los apagones son en todo el país sin avisar y a cualquier hora. A partir del 7 de marzo 2019 los apagones comenzaron a llegar sin ningún aviso como queriéndolos implantar como política de estado, tal como ocurrió con la falta de seguridad que nos obligó a limitar nuestra presencia fuera de la casa. Igualmente, con la falta de alimentos y medicinas, obligándonos a realizar largas colas por horas para ver si tenemos suerte de adquirirlos.

Ya se está haciendo costumbre cada vez que se va la luz, alguien en la casa grita, desenchufen todo para que no se queme nada. Es lo mismo que ocurrió cuando comenzaron a escasear los alimentos e implantaron las colas kilométricas y desde las casas comenzaron a enviar a alguien de la familia a plantarse en ellas para ver si tiene suerte de comprar lo que en ese momento estén vendiendo en el supermercado o abasto de los chinos. Es como una política diseñada para exterminar a toda la población venezolana.

Los cortes de luz que a veces duran hasta más de 12 horas seguidas, por carambolas se llevan en los cachos las comunicaciones telefónicas móviles y fijas. Igualmente interrumpe las conexiones de internet que a su vez tumba todas operaciones de la banca electrónica. Eso significa que los puntos de ventas no funcionan por falta de electricidad, y como tampoco hay efectivo porque la peste roja lo desapareció del mercado, entonces la gente no puede comprar nada mientras dure el apagón, que como ya hemos dicho, puede durar hasta más de 12 horas seguidas en todo el país.

Cuando llega la luz llega todos esos servicios comienzan a restablecerse progresivamente y tarda un tiempo prudencial para estabilizarse, pero cuando creemos que ya la vaina se normalizo con el internet para poder realizar todas las operaciones que necesitamos, nuevamente se va luz y alguien de la familia grita, apaguen todo que la luz se fue otra vez. Y así la peste roja chavo-madurista mantiene en zozobra a los venezolanos. Es la tortura aplicada para desgastarlo mentalmente y hacerle creer que esa vaina forma parte de lo cotidiano. Acostumbrarnos a lo malo es algo que no podemos aceptar.

A eso hay que sumarle que la falta de electricidad también interrumpe en los hogares el servicio de agua porque hay que apagar las bombas, y no hace falta imaginar porque ya lo estamos viviendo, como se ponen los baños cuando no hay agua. Tampoco funcionan los ascensores que no solo pone a pensar a las personas sin discapacidad a bajar por las escaleras de los pisos altos, sino que las discapacitadas que tienen citas médicas se ven en la obligación de suspenderlas para otra fecha, pidiéndole a Dios y todos los santos que para ese día no haya apagón.

En contraste con todo ese drama, cuando llega la luz lo primero que vemos en cadena nacional es al siquiatra jefe de propaganda de maduro, diciendo que fue otro atentado cometido por el imperio y sus cómplices en el país. También vemos en los pocos programas de entrevistas que quedan en la televisión, a payasos del oficialismo repitiendo como loros todo lo que dice el siquiatra sin que el periodista que hace de entrevistador le replique lo que dice, sino que deja que el programa se convierta en monologo. Nunca vemos en esos programas a un opositor perteneciente a la plataforma #SoyVenezuela que lideran Antonio Ledezma y María Corina Machado. Los tienen como vetados.

Igualmente vemos en esos programas a otros que dicen ser opositores con ropa bien planchada, encorbatados y calzados bien lustrados que presentan con precisión frente a las cámaras, los cuales sienten mucha grima cuando escuchan las palabras intervención humanitaria, afirmando que la vaina solo se resuelve con dialogo al estilo dominicano, en ese sentido no hace falta ser adivino para saber que estas personas no hacen colas para comprar alimentos porque tienen empleados que le hacen las compras, ni tampoco tienen hijos que hayan muerto por desnutrición, aunque la crisis afecte a todo el país de forma general.

Es importante recordar que los venezolanos fuimos convocados el 23 de enero, 12 y 23 de febrero a marchar en respaldo de Guaidó y respondimos positivamente. Por lo tanto, esos apoyos deben ser compensados con acciones que vayan mas allá de las palabras, cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. El presidente Guaidó debe ponerse la chaqueta el pueblo le otorgó el 23 de enero y solicitar la intervención humanitaria internacional de acuerdo a la Responsabilidad de Proteger, y al mismo tiempo pida que la Asamblea Nacional apruebe el articulo 187 numeral 11 de la Constitución Nacional, tal como lo han solicitado varias veces Antonio Ledezma y María Corina Machado.

@lodicetodo

Geron2ff@yahoo.com

Geron2ff@hotmail.com

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »