Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Leopoldo Puchi: Venezuela: Estatus de neutralidad

Leopoldo Puchi: Venezuela: Estatus de neutralidad

 

El conflicto por el que atraviesa Venezuela tiene una doble dimensión, ya que comprende una pugna interna por el poder entre fuerzas políticas y sociales que expresan intereses y visiones distintas, y a la vez obedece a razones de carácter geopolítico, en la medida que Venezuela se ha ido separando del dispositivo hemisférico estadounidense, lo que ha generado desencuentros, tensiones y, recientemente, un enfrentamiento que escala cada día más.

Como se sabe, el hemisferio americano es considerado por Estados Unidos como una zona en la que tiene prevalencia por su condición de potencia, lo que le atribuiría potestades de dominio o control económico, político y militar sobre los países del continente.

Igualdad soberana

El efecto de esta relación de primacía es que limita el rango de la soberanía de los países del continente en los términos en que es definida por la Organización de Naciones Unidas (ONU), que consagra el principio de igualdad soberana de todos sus miembros, al margen de su tamaño o poderío.

En el caso de los países latinoamericanos es conocida la doctrina Monroe como fórmula que plasma la relación señalada para el siglo XIX, período anterior a la creación de la ONU. De acuerdo con dicha doctrina, el continente americano era un espacio privilegiado estadounidense y las otras potencias debían mantenerse distantes.

Tutela

Se establecía así una relación de tutela y subordinación que no desapareció con la creación de la ONU. La doctrina Monroe dejó de invocarse abiertamente, aun cuando se continuara aplicando, y se le dio énfasis al término de alianza durante la Guerra Fría. Solo ahora, después de un largo período, Donald Trump ha reivindicado nuevamente de manera explícita la doctrina Monroe, al anunciar en 2018 que es sobre esa base que se establecen los vínculos con los países del hemisferio.

Neutralidad

Venezuela, al distanciarse de Estados Unidos ha establecido lazos importantes con otras potencias, como China y Rusia. Sin embargo, su dinámica económica y petrolera nunca ha dejado de estar inserta en la estructura occidental y en su división mundial de los procesos de producción. Aun así, la administración Trump, en guerra comercial y política con China y Rusia, no está dispuesta a variar su posición, lo que le da un carácter mucho más complejo al conflicto venezolano, que va más allá de sus contradicciones internas.

Habría que considerar entonces en un escenario de negociaciones la incorporación de esta variable geopolítica. No sólo porque ni Rusia ni China admitirán la validez de la doctrina Monroe, sino también porque hay importantes fuerzas internas que se le oponen. Una posible solución a este aspecto del conflicto pudiera ser la de un status de neutralidad para Venezuela en lo militar, petrolero y económico, que iría de la mano con un acuerdo de convivencia interna de mediano y largo plazo.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »