Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Alfredo Michelena: Llegaron (otra vez) los rusos

Alfredo Michelena: Llegaron (otra vez) los rusos

 

Los rusos han decidido retar a los EE.UU. en América. Ya no con Cuba sino con Venezuela. Pareciera que se proponen no solo visitar el país sino “poner una pica en Flandes”. Esto está elevando el grado de la confrontación y los EE.UU. advierten que “no se quedarán de brazos cruzados”.

No es la primera vez que vienen aviones y militares rusos al país, pero esta nueva aparición de los cosacos por estas tierras suramericanas puede significar más que las anteriores. La diferencia es que esta vez Venezuela tiene un gobierno nuevo, el de Juan Guaidó y está sobre la mesa el artículo 187, numeral 11 en el cual se deja claro que “Corresponde a la Asamblea Nacional: Autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país”.

Otra visita

En la Venezuela chavista ya no es novedad que una flota rusa atraviese el Caribe y recale en Venezuela. Ya en 2008, 2013 y 2018 habían estado por estos lares.

El anterior contingente estuvo compuesto por dos bombarderos estratégicos Tu-160, un avión de transporte An-124 y un avión de largo alcance Il-62, que según se informó vinieron a realizar maniobras conjuntas.  Los aviones se retiraron al cuarto día, pero en esto la presión de EE.UU. fue importante. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, informaba en esa ocasión: “Hemos hablado con representantes de Rusia y se nos ha informado que sus aviones militares que aterrizaron en Venezuela partirán el viernes y regresarán a Rusia”.

En esta ocasión llegaron un avión de carga Antonov An-124 con 35 toneladas de materiales y otro de pasajeros Ilyushin Il-62, con un centenar de pasajeros. Ambos aviones de la Fuerza Aérea de Rusia.

¿A qué vienen los rusos?

Según la embajada rusa, en este último vuelo no hay nada de misterioso: “Rusia tiene varios contratos que ya están en proceso de cumplimiento, contratos de carácter técnico militar y hacen varios vuelos y traen varias cosas”.

Lo que sí es misterioso es que aviones privados partiendo de Moscú están sistemáticamente llegando a Venezuela. Es el caso del Boeing 777 de la aerolínea Nordwind Airlines de Rusia, con espacio para unos 400 pasajeros que llegó a Venezuela a comienzos de diciembre pasado, así como a fines de enero. Sobre estos y otros vuelos se tejen varias explicaciones. Los vuelos desde y hacia Turquía, algunos pasando por Moscú, son relacionados con el transporte ilegal de oro. Ya se sabe que Turquía se ha convertido en el mayor importador de oro no monetario de Venezuela -el Banco Central de Venezuela informó oficialmente que está refinando oro en Turquía. Para algunos es una manera de sacar oro de Venezuela y circunvalar las sanciones de los EE.UU. Y aunque en el caso ruso también se ha hablado de esto, lo que más preocupa es que “contratistas militares privados que realizan misiones secretas para Rusia viajaron a Venezuela en los días recientes para colaborar con la seguridad del presidente Nicolás Maduro”, según lo reseña la Agencia Reuters. Fuentes citadas señalan que pudieran ser unos 400 mercenarios del Grupo Wagner.

A fines de noviembre de 2017, durante la XIII Comisión Intergubernamental de Alto Nivel Rusia ­Venezuela, el ministro de Defensa venezolano, gen. Vladimir Padrino, informaba que Rusia entrenará y equipará a las Fuerzas Especiales de Venezuela. Y justamente en el comité de recepción de los militares rusos estaba el general Colina Reyes, responsable de las Fuerzas Especiales venezolanas. Hablando de los “contratos”, esta misión podría además venir a poner a punto el sistema de defensa antiaérea de largo alcance, el S-300, que sería el más avanzado de América Latina y el Caribe. Venezuela posee cinco lanzadores de misiles (S-300VM) y un sistema de radar 9s32ME. El sistema está colocado en el centro del país (ciudad de Calabozo) pero ha sido movilizado a varias partes, entre ellas  a Santa Elena de Uairén, frontera con Brasil.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »