Inicio > El pizarrón Noticias > Sebastiana Barráez: Niegan información a la esposa del Mayor detenido que intentó suicidarse

Sebastiana Barráez: Niegan información a la esposa del Mayor detenido que intentó suicidarse

 

Oficial. Es el Mayor de la Guardia Nacional Bolivariana, entrenado en Grupo de Acciones de Comando, Abraham Américo Suarez Ramos (42 años de edad), oriundo de Caicara del Orinoco. Fue detenido el 19 de mayo del 2018,  luego que el Gobierno lo colocara bajo sospecha porque estando de guardia, duplicó el envió de municiones que debía darle a los puestos militares a su cargo. El 27 de mayo fue presentado ante el Tribunal Segundo de Control Militar de Caracas, imputándole traición a la patria, instigación a la rebelión, motín y contra el decoro militar. Fue enviado al centro de procesados militares de Ramo Verde (Cenapromil) en Los Teques, estado Miranda. En la sede de la Dirección General de Containteligencia Militar (DGCIM) permaneció tiempo, siendo torturado.

DGCIM. Es la Dirección General de Contrainteligencia Militar. Hasta su sede en Boleíta, Caracas, fue trasladado hace tres semanas el mayor Suárez Ramos. No se sabe qué ocurrió en esos tenebrosos sótanos de la Dgcim, que el 19 de marzo 2019, es decir hace tres días, el Mayor habría intentado ahorcarse,  lo cual no logró gracias a la intervención de su compañero de celda. El oficial fue trasladado hasta el Hospital Militar de Caracas Dr. Carlos Alberto. Al parecer recluido en el piso tres del área psiquiátrica.

Oculto. Lo inaudito es que la familia del Mayor, ni siquiera su esposa, fue notificada de lo ocurrido. Ellos viven en Puerto Cabello, estado Carabobo, tiene dos niños, lo cual hace muy difícil su traslado hasta Caracas. Ya hace casi tres  semanas que a los detenidos en DGCIM les han prohibido las llamadas telefónicas.

Ayer jueves, 21 de marzo, la esposa del mayor viajó en horas de la madrugada desde Puerto Cabello hasta Caracas, para ver a su esposo, luego que supiera a través de redes sociales lo que había sucedido con el intento de suicidio. En el Hospital Militar no le permitieron, ni a ella ni al abogado, ver al Mayor Suárez Ramos, ni siquiera fueron informados de lo que sucedió ni de su estado de salud. Los enviaron al Tribunal Segundo Militar, a cargo de la juez Claudia Carolina Pérez de Mogollón, que está de permiso natal. “Vaya al Tribunal y pida allá el informe médico, porque su situación es reservada”, le dijeron en el Hospital con el mayor descaro y desconsideración. La respuesta a esta evidente violación de derechos humanos, no solo del Mayor Suárez sino de su familia, la tiene el director del Hospital Militar Carlos Arvelo, así como el General en Jefe y Ministro de la Defensa Vladimir Padrino López.

Lilia. Es Tintori, la esposa de Leopoldo López. Ella es la amiga de Yael Marciano, esposa de Moris Beracha, quien estaría señalado por fraude a PDVSA y con bonos. Marciano es la mujer que aparece en esa foto, junto a Carlos Vecchio, a quien Juan Guaidó designó como embajador en EEUU; el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence; el diputado Julio Borges, David Smolansky, entre otros.

Marciano entró al equipo de Juan Guaidó por imposición de Lilian Tintori, quien debe explicarle a los venezolanos qué tipo de relación tiene con Beracha y su mujer. Venezuela está harta de corruptos. Es hora de empezar a depurar a aquellos que se creen líderes políticos y defensores de derechos humanos, mientras viven de las alianzas y negocios con oscuros personajes.

Última hora

*En muchos de mis artículos publicados denuncié lo que está ocurriendo con las torturas y los sombríos personajes Franco y Gramko en DGCIM.

*El informe previo de Michel Bachelet solo refleja parte de lo que he venido diciendo sobre torturas a militares.

Bécquer. Es Gustavo Adolfo, el romántico poeta español quien nació en 1836 y murió a los 34 años de edad en Madrid. Fue él quien un día escribió: “Como se arranca el hierro de una herida/ su amor de las entrañas me arranqué;/ aunque sentí al hacerlo que la vida/ ¡me arrancaba con él!/ Del altar que le alcé en el alma mía,/ la voluntad su imagen arrojó;/ y la luz de la fe que en ella ardía/ ante el ara desierta se apagó./ Aún para combatir mi firme empeño/ viene a mi mente su visión tenaz…/ ¡Cuánto podré dormir con ese sueño/ en que acaba el soñar!”

@SebastianaSin

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »