Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rafael Fauquié: Un absurdo chantaje

Rafael Fauquié: Un absurdo chantaje

 

Un último grotesco acto del actual desgobierno venezolano: amenazar a las universidades autónomas con retirarles el presupuesto si se niegan a reconocer a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela. O sea: el dinero estatal convertido en arma de chantaje para lograr la sumisión de las altas casas de estudios del país.

Ningún gobierno, ningún Estado, ningún gobernante debería tener la potestad de imponer irrestrictas obediencias a las universidades; de convertirlas, a través de chantajes o amenazas, en sumisos, obedientes espacios. La universidad no existe, no ha existido ni existirá nunca para cumplir los deseos de gobierno alguno. Sus principios se relacionan con imaginación y creatividad, con valores y sueños, con ideales y principios. Aspira a formar dignos seres humanos que sean, también, buenos profesionales. Y ese doble propósito explica el significado ético de su siempre necesaria autonomía. Una autonomía alusiva a la mayor fortaleza de la universidad: la libertad de cátedra.

Una universidad no es ni será nunca espacio análogo al castrense, al político o al mercantil. Sus miembros: autoridades, profesores, estudiantes, jamás aplaudirán bobaliconamente consigna alguna ni se vestirán de color rojo o de ningún otro color. Tampoco vociferarán el nombre de algún ídolo colectivo amparado en el culto a la personalidad ni jurarán por las urgencias de intereses políticos o económicos.

Alguna vez dijo el poeta Pablo Neruda: “Hay que oír a los poetas. Es una lección de historia”. Escuchar a los poetas: una necesidad de las sociedades relacionada con sentido común, pero también con ideales, con esperanzas, con sueños colectivos. Parafraseando a Neruda, yo añadiría: al igual que a los poetas, las sociedades están obligadas a escuchar a sus universidades. No a todas, desde luego. Solo a las que merezcan serlo: las verdaderas, las dignas; nunca a las uniformadas, las obedientes, las adoctrinadoras, las temerosas, las destinadas a convertirse en lamentable apéndice de poderes ajenos a ellas.

Jamás, a lo largo de los últimos veinte años en Venezuela, ninguna de nuestras universidades autónomas claudicó ante la evidente deriva autoritaria gubernamental. Siempre fueron -y es algo que como profesor universitario que soy desde hace cuarenta años me enorgullece profundamente- muy críticas ante el talante antidemocrático del chavismo.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »