Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Nelson Morán: Venezuela; Entre mentiras y… más mentiras

Nelson Morán: Venezuela; Entre mentiras y… más mentiras

 

En los actuales momentos el país vive una situación anormal desde todo punto de vista. La situación es extremadamente difícil, y esta afirmación no es de ninguna manera alarmista, viene a ser el reflejo de la realidad observada y percibida, y del como lo hacemos.

Hoy se dice y habla de una crisis energética, referida a la generación de electricidad, de luz, como acostumbramos expresarnos. Se plantea que fue un saboteó dirigido por “el imperio”, buscando dañar al “gobierno” y al pueblo, sin importar su legitimidad; se dice, también, que fue un autosaboteo, para hacer creer lo increíble; igualmente se habla de irresponsabilidad, desidia, falta de mantenimiento de máquinas, instalaciones y zonas adyacentes, generadoras de dicha energía, por parte de, aquellos a quienes se les califica de usurpadores del poder, por carecer de legitimidad.

Cómo venimos sosteniendo, la verdad florecerá y nos hará libres; y en este sentido conviene recordar algunas cosas, que pueden ayudar en este ambiente de mentiras fabricadas o “falsos positivos”.

Recordemos entonces, cuando se ordenó el recorte eléctrico, en tiempos de H. Chávez+: Se redujo el horario de trabajo, llegando a medio turno de labor, apagar las luces en los edificios donde funcionan las instituciones del Estado, las empresas y centros comerciales fueron obligados a generar su propia energía, no importando como; se compraron plantas de generación de energía para resolver situaciones locales, y hoy nada se sabe de ellas y ni de su utilidad.

Luego, con N. Maduro, desde su primera gestión, polémica en cuanto a su triunfo, se procedió a rebajar los días de trabajo, también por la cuestión de la luz. Recordamos esto? Se reguló el servicio y establecieron cortes programados, además, la luz se iba y se va, casi siempre, con o sin programación.

Entónces? Puede extrañarnos el Mega apagón reciente, hace 15 días promedio, cuyos efectos aún persisten, y que de paso sea dicho, la situación no está resuelta, está vigente, siguen los problemas de desabastecimiento de electricidad en varias partes del país.

Lo dicho puede echar luz sobre la cuestión en boga.

Y esto no es todo, la situación energética, tiene como pareja la del escaso o nulo abastecimiento de agua; lo cual no es nuevo; al parecer pretenden subsumirla en lo eléctrico; la ausencia del vital líquido se viene viviendo en varias partes del país desde hace bastantes por; si no pregúnteles a los habitantes de Barinas, Monagas y Sucre, entre otros, y sobre todo a los de Carúpano, donde tienen décadas sin el vital líquido, hay, incluso un mal chiste referido a la negativa de agua. Otro lugar donde pueden preguntar es en Caracas, y específicamente en Santa Rosalía, en Prado de María, al Sur de la capital, donde también tienen tiempo sufriendo su ausencia y los efectos del nefasto racionamiento. Irónicamente, hoy 22 de marzo, es el día mundial del agua, decretado por la ONU en 1997, hace 22 años, si no me equivoco.

Estos son datos de los rayos de luz para alumbrar el camino hacia la verdad y la libertad; y terminar con las cadenas de mentiras fabricadas para enmascarar la realidad casi palpable y observable plenamente.

Otros aspectos en los cuales se miente descaradamente, abusando del poder asumido, a través de constantes cadenas en los medios de comunicación, tienen que ver con la seguridad ciudadana y el respeto a los derechos humanos.

En esté ámbito es común observar como la delincuencia común y la organizada (perpetrada por cuerpos de seguridad del Estado o miembros de ellos) actúan a su antojo, el nacimiento de “pranes” supuestamente vinculados a entes de “gobierno”, los llamados colectivos, bandas paramilitares, grupos afines al “gobierno”, sin importar su legitimad, entes de seguridad del Estado denunciados en y por la ONU (Comisión de Derechos Humanos) como el FAES, la verdad se verá, no cabe dudas, y eso esperamos por el bien de todos. Grupos de motorizados armados para defender el régimen, quienes amenazan e invaden urbanizaciones causando zozobras y destrozó de bienes materiales.

La seguridad no existe, al igual que la protección debida del Estado a sus ciudadanos.

Tocaremos, hasta otra oportunidad, un último punto, y no por ello el menos importante; es el referido a los Derechos Humanos, en este sentido es notorio el franco deterioro del respeto a los derechos del ciudadano, donde no se toman en cuenta las condiciones de la existencia cotidiana, la vida diaria y el como se vive, sin alimentos ni medicinas, con un mísero salario, sometido a dádivas del “gobierno” cuando lo considera conveniente a sus intereses; donde muchas veces no se tiene como pagar el transporte para ir al trabajo, hasta el punto que muchos optan por renunciar al mismo.

No sé respeta la libertad de expresión, Tampoco la inmunidad parlamentaria, menos la privacidad del hogar y la integridad familiar; la protección al núcleo familiar desapareció.

La represión como forma para mantenerse en el poder aumenta con el desespero para seguir gobernando y ante el desconocimiento, producto de la ilegalidad para ser reconocidos como tales autoridades.

Así allanan de madrugada, entre gallos y medianoche, como comúnmente se dice; meten presos a periodistas nacionales y extranjeros, expulsan del país a estos últimos; fabrican “falsos positivos”, teorías, sobre magnicidio, atentados, sabotajes, planes terroristas, golpes de Estado, subversión, y otros cuentos más; donde no se sabe dónde comienza y termina ninguno de ellos; siendo un cuento de nunca acabar, y mientras tanto ejecutan un uso y abuso, más que abusivo, del poder asumido sin legalidad ni reconocimiento, realizando constantes cadenas para tratar de imponer su verdad, sea dicho de paso, sin éxito; pues de otra manera no se explica el total rechazo que tiene la camarilla que insiste en gobernar a pesar de no ser querida, y sí repudiada por la mayoría que quiere cambio en todos los aspectos de la vida.

En estás cadenas de mentiras tras mentiras, pretenden crear un ambiente que les permita mantenerse, proceden a transmitir informaciones con el menor o ninguno de los decoros (descaradamente), diciendo que han descubierto planes subversivos y desmantelando células subversivas, donde encontraron armamentos en la casa del supuesto inculpado. Cuándo se  ha visto que un clandestino mantenga en su casa material subversivo y un escaso armamento, además que pública y notoriamente sea mano derecha de quién constitucionalmente dirige el poder del Estado, interinamente, hasta realizar elecciones, según se paute. Ese guion es viejo y rete conocido, ya nadie les cree nada.

El camino está trazado, y es el camino a transitar:

-Cese de la usurpación.

-Gobierno de transición.

-Elecciones libres.

En paz, sin violencia, con inclusión. Para el bienestar y felicidad de todos.

El concurso de propios y amigos es importante, la  solidaridad internacional es necesaria, pero sobre  todo es esencial nuestra decisión, voluntad y participación; por  ello podemos decir que con o  sin ayuda, vamos a lograrlo. Estamos con la solidaridad, vamos todos, pues es por la libertad y recuperación del país.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »