Inicio > Política > Los peligros de informar en Venezuela

Los peligros de informar en Venezuela

 

El régimen de Maduro ha censurado medios digitales, bloqueado redes sociales y apresado a periodistas para limitar la exposición mediática sobre la realidad nacional, violando la base de la libertad de expresión

Por VERÓNICA EGUI BRITO /DLA

Censurar, reprimir, condenar, amedrentar, intimidar, golpear y apresar a los periodistas nacionales e internacionales en Venezuela se ha convertido en una política de Estado, bajo el aparato represor del régimen de Nicolás Maduro. El delito, exponer la realidad nacional.

En Venezuela no existe ningún derecho humano que esté garantizado bajo el autoritarismo de Maduro, y eso incluye la libertad de prensa, que es la base principal de la libertad de expresión, de acuerdo con lo que define Naciones Unidas.

Los tres primeros meses de 2019 constituyen el periodo de mayores abusos de poder contra periodistas y medios de comunicación desde que se tiene registro, con al menos 155 violaciones a la libertad de expresión hasta el 13 de marzo, según un balance del Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) Venezuela.

Una de las vulneraciones más notorias a la libertad de expresión fue la detención arbitraria de Luis Carlos Díaz, periodista y activista de derechos humanos durante 30 horas, en las que estuvo desaparecido en medio del apagón nacional, posteriormente fue allanada su vivienda y sustraídos sus equipos de trabajo (ordenador laptop, teléfonos) y dinero.

Pero el caso de Díaz no es aislado, sino que constituye un patrón contra los periodistas en Venezuela. IPYS ha contabilizado este año 39 detenciones arbitrarias contra reporteros nacionales y extranjeros.

El año pasado hubo dos detenciones arbitrarias que se prolongaron en el tiempo: la de Jesús Medina Ezaine, fotorreportero independiente que fue apresado el 29 de agosto y enviado a la cárcel militar de Ramo Verde, acusado de cuatro delitos: Legitimación de Capitales, Asociación para Delinquir, Lucro Ilegal de Actos de la Administración e Instigación al Odio.

También en 2018 fue detenido el periodista alemán Billy Six, el 17 de noviembre. A él le imputaron delitos de rebelión y espionaje ante un Tribunal Militar por haber fotografiado “muy cerca” a Nicolás Maduro. El reportero fue puesto en libertad el 15 de marzo, luego de cuatro meses de cárcel. Aunque inicialmente le imputaron como medidas cautelaras presentarse cada 15 días ante las autoridades y la prohibición de salir del país, al final, pudo regresar a su país de origen.

La experiencia de Six aunque es la más grave para un periodista extranjero, tampoco ha sido la única, a principios de año ( el 29 de enero) dos reporteros chilenos permanecieron 14 horas detenidos antes de ser deportados por grabar imágenes de los alrededores de Miraflores: Rodrigo Pérez y Gonzalo Barahon.

Ese mismo día fueron apresados dos periodistas franceses Pierre Caillé y Baptiste des Monstie, quienes permanecieron durante 48 horas detenidos en el Helicoide, para posteriormente deportarlos. En esa semana también fue detenido el corresponsal colombiano, Leonardo Muñoz, cuando se dirigía a cubrir protestas opositoras en el oeste de Caracas.

Violencia y uso del poder

El ataque más llamativo contra los periodistas extranjeros ocurrió el 25 de febrero cuando el equipo de Univisión Noticias encabezado por Jorge Ramos fue retenido durante dos horas en el Palacio de Miraflores cuando Nicolás Maduro suspendió abruptamente una entrevista que le realizaban. Al día siguiente fueron deportados.

Once periodistas extranjeros han sido deportados de Venezuela durante los tres primeros meses de 2019, incluyendo a Cody Weddel, corresponsal estadounidense que tenía cuatro años residenciado en el país.

Pero uno de los casos recientes más violentos fue el cometido contra el periodista polaco Tomasz Surdel el 14 de marzo, cuando las autoridades lo detuvieron. Le ordenaron salir del carro, acto seguido le cubrieron el rostro con una capucha negra y lo golpearon en la cara, y las costillas.

“Uno ordenó disparar el arma en mi cara. Él, riendo, apretó el gatillo. El arma no estaba cargada. Estaban con pasamontañas, se subieron a su camioneta y se fueron, dejándome golpeado en la vía”, explicó Surdel al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP).

Ataques a medios digitales

Pero además de las agresiones directas contra los periodistas, han sido atacados los servidores de medios digitales independientes (Efecto Cocuyo, El Pitazo, Caraota Digital, Armado Info, Cotejo, El Estímulo, El Cooperante), así como bloqueado temporalmente por parte de la Compañía Anónima Nacional de Teléfonos de Venezuela (Cantv) el acceso a las redes sociales: Twitter, Youtube, Periscope y Facebook.

El Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la libertad de opinión y de expresión, David Kaye, y el Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA), Edison Lanza, manifestaron su profunda alarma por los mecanismos de censura y bloqueos de plataformas, redes sociales y medios de comunicación en línea, así como las serias restricciones de las coberturas periodísticas, dispuestos por las autoridades de Venezuela.

“La idea de que el Estado puede presionar a los medios por el contenido editorial, bloquear el acceso a las plataformas y deportar a periodistas no es propia de una democracia con libertad de prensa”, estimó Lanza.

Han pasado casi 12 años desde que Hugo Chávez le quitara la concesión al canal Radio Caracas Televisión (RCTV), primera medida directa contra un medio de comunicación bajo el régimen, y lejos de mejorar las condiciones para ejercer el periodismo, a través de la Ley Contra el Odio, promulgada por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC, órgano paralelo a la electa Asamblea Nacional) se ha expandido el mecanismo oficial para censurar a la prensa y la libertad de expresión, violando los derechos humanos y pactos internacionales al respecto.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »