Inicio > El pizarrón Opinión > Günther Maihold: ¿Está dejando Maduro a todos sus ministros en la calle?

Günther Maihold: ¿Está dejando Maduro a todos sus ministros en la calle?

 

Poco después del apagón masivo en Venezuela, el presidente en funciones, Nicolás Maduro anunció “una profunda reestructuración” y pidió a todos sus ministros que renuncien. Son más de treinta.

En medio de una encarnizada lucha de poder entre el Gobierno y la oposición, que dura ya seis semanas, el presidente venezolano en funciones pretende remodelar su gabinete. Pidió a todos sus ministros que pusieran sus cargos a su disposición, que dimitieran, según dijo la vicepresidenta Delcy Rodríguez. El objetivo es una “reestructuración profunda” para “blindar la patria de Bolívar y Chávez ante cualquier amenaza”.

Para el experto en Latinoamérica Günther Maihold, de la Fundación Ciencia y Política en Berlín, no es una sorpresa: “Con Maduro los gabinetes cambian cada año o, incluso, más”. Desde que asumió el cargo en 2013, ha hecho cambios con frecuencia, nombrando a militares en ministerios clave como el del Petróleo y o el de Asuntos Internos.

“Lo desacostumbrado de este anuncio es más bien el momento”, dice Maihold. Desde fines de enero, en Venezuela se libra una lucha de poder entre Maduro y el autoproclamado presidente interino Juan Guaidó. Esto y un apagón masivo que paralizó el país durante una semana agravaron aún más la crisis venezolana. El presidente Maduro está luchando por mantenerse en el poder.

¿Qué papel puede desempeñar aquí una radical reestructuración de Gobierno? Maihold enumera tres posibilidades: “La primera hipótesis podría ser que necesita un cambio de imagen, después del desastre del apagón; la segunda es que los militares están tratando de extender sus posiciones y él lo permite, para adherirlos más al régimen; en tercer lugar, también podría ser que se encuentra bajo presión interna para cambiar a ciertas personas”.

Después de un corte de suministro eléctrico de una semana en todo el país, sería esperable el despido del ministro de Energía, Luis Motta Domínguez. Sobre todo porque no solo es criticado por la oposición. En noviembre pasado, el Partido Comunista de Venezuela (PCV) exigió su destitución. ¿El motivo?: falta de inversiones en infraestructura y mantenimiento de la red eléctrica.

El anuncio muestra normalidad

En el hecho de que el anuncio no lo hiciera Maduro sino su vicepresidenta no ve Maihold nada sospechoso: “Delcy Rodríguez es su confidente absoluta y nunca ha expresado opiniones distintas”. Que hiciera ella el anuncio es más bien un intento de dar la impresión de normalidad, evitando muestras de pánico, según Maihold.

Desde la óptica europea, el mero número de ministros en Venezuela, treinta, requeriría ya una optimización. Alemania, por ejemplo, tiene 15 ministros federales; España, 16. En Argentina, el presidente Mauricio Macri redujo en septiembre pasado el número de ministerios de un récord de 22 a unos escasos 10.

Ya el viernes pasado (15.03.2019) Maduro había declarado que una revolución siempre está sujeta a “cambios” y agregó: “Muy pronto anunciaré nuevos e importantes cambios en el Gobierno”.

Todos dimiten, pero casi todos se quedarán

Este tipo de reorganización del Gobierno no es infrecuente en América Latina: “Todos presentan su renuncia, aunque luego unos dos tercios aún permanecen en sus puestos… también se ve en otros países como Perú o México”, explica Maihold. Esto es lo que se espera ahora en Venezuela. “Las últimas reorganizaciones del gabinete parecieron simples desplazamientos de dirigentes de un cargo a otro, dentro o fuera”. Solo sería interesante ver si aparecen caras completamente nuevas, pero eso todavía no se sabe.

El presidente Maduro prometió el sábado pasado, durante una visita a la empresa estatal de electricidad Corpoelec, reestructurar la compañía y crear una unidad en el Ejército dedicada a proteger a las compañías estratégicas de los llamados “ataques cibernéticos”. Un anuncio que podría anticipar el nombramiento de más personal militar para cargos ministeriales importantes, como los relacionados con la Energía. Maduro culpa del colapso en el suministro de energía a un ataque cibernético de Estados Unidos y la oposición. Los opositores del Gobierno, por otro lado, hablan de inversiones malversadas y corrupción.

Actualmente, no se atisba un final para la lucha de poder entre Maduro y Guaidó. “Todo se reduce a una carrera de fondo”, opina Günther Maihold. La expectativa de que iba a ser un abrir y cerrar de ojos, no se ha cumplido: “El bloque en el poder sigue en pie y Guaidó recorre el país y es celebrado en todas partes, pero no llega a alcanzar las palancas del poder efectivo”, apunta el experto  en Latinoamérica. Por lo tanto, una reorganización integral del Gobierno podría ser el recurso efectivo que busca Maduro para demostrar que él, y no Guaidó, continúa sosteniendo firmemente las riendas del poder.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »