Inicio > Cultura > Conoce el alfabeto emocional del Dr. Hitzig

Conoce el alfabeto emocional del Dr. Hitzig

 

El Dr. Juan Hitzig dice “no hay duda de que el ser humano vive cada vez más. ¿Cómo hacer para que esta longevidad no sea una acumulación de dolencias y enfermedades, sino que dé paso a etapas vitales plena de experiencias y desarrollo personal?”. Sin duda, es una buena pregunta. Para él, la clave está en la gestión emocional. Para ayudar precisamente con esta tarea hoy os hablamos del alfabeto emocional del Dr. Hitzig.

Este médico es especialista en biología del envejecimiento, cronicidad y estrés. También, ha trabajado durante muchos años en geriátricos, investigando las características de aquellas personas más longevas con mayor calidad de vida.

El estudio de Hitzig con los mayores

Del su estudio con las personas mayores extrajo una serie de conclusiones interesantes. Encontró que tenían en común la capacidad que tenían para el manejo de emociones negativas, evitando el estrés emocional.

Aunque el envejecimiento es un fenómeno inevitable, sí que se puede modificar el ritmo al que se envejece. Y esto es así porque la influencia que ejercen nuestras emociones y pensamientos sobre las hormonas y el sistema inmunitario es muy importante. Para el Dr. Hitzig, esta es la causa principal del envejecimiento prematuro y del deterioro de nuestros sistemas.

Se debe a que nuestros pensamientos dan paso a emociones relacionadas y estas a un movimiento neuroquímico asociado que influye en las hormonas. Por eso, un pensamiento negativo puede traducirse en un malestar físico.

Por este motivo, el alfabeto emocional del Dr. Hitzig ayuda a gestionar este estado, evitando lo que se denomina “mala sangre”. Te explicamos cómo aplicarlo.

Persona mayor con gafas

Qué es el alfabeto emocional del Dr. Hitzig

Este alfabeto divide las conductas en R y S y las actitudes en D y A. Los pensamientos negativos llevan a conductas con R, que son:

  • Rabia.
  • Rencor.
  • Resentimiento.
  • Recazo.
  • Reproche.
  • Represión.
  • Resistencia.

Todas ellas generan estrés; un cambio que tiene su correlato a nivel fisiológico en el hormona cortisol. Cuando estas conductas se mantienen en el tiempo, el cortisol permanece en altas concentraciones en nuestra sangre. Y, por tanto, daña los tejidos arteriales y las células cerebrales. Todo esto conlleva un aumento en el riesgo de padecer enfermedades vasculares.

Las citadas conductas R, hacen que se produzcan actitudes D:

  • Depresión.
  • Desesperación.
  • Desolación.
  • Desánimo.

Por el contrario, los pensamientos positivos producen conductas S, que son:

  • Serenidad.
  • Sociabilidad.
  • Sabiduría.
  • Sueño.
  • Sexo.
  • Seducción.
  • Sonrisa.
  • Sabor.
  • Silencio.

Generan serotonina, con S, un neurotransmisor que mejora la calidad de vida. De hecho, regula el estado de ánimo, evita la depresión, reduce la agresividad, regula el ciclo del sueño, etc.

Según el Dr. Hitzig, reduce, por tanto, el envejecimiento celular. Lo que hace que se produzcan actitudes A como las siguientes:

  • Amor.
  • Amistad.
  • Aprecio.
  • Acercamiento.
  • Ánimo.

De lo cual, este doctor dedujo que lo que sucede cuando nos hacemos “mala sangre” es que se produce un déficit de serotonina y un exceso de cortisol. Pero, ¿qué estrategias podemos poner en marcha para evitarlo? Te lo explicamos.

Fórmula química del cortisol

Cómo aplicar el alfabeto emocional del Dr. Hitzig

Si nos basamos en lo que decía el poeta hindú Rabindranath Tagore, “si tiene remedio, ¿de qué te quejas? Y si no tiene remedio, ¿de qué te quejas?” La conclusión que podemos sacar es que la queja solamente sirve para expresar el malestar que sentimos en un momento puntual. Después pasa a ser inútil.

Por este motivo, según Hitzig, no debemos permitir que las quejas y los pensamientos negativos nos dominen, porque generarán cortisol. Todo lo contrario, deberíamos dirigir nuestra atención a los aspectos positivos de toda situación. De este modo generaremos serotonina.

El Dr. Hitzig, aplica la siguiente regla:

  • Presta atención a tus pensamientos porque se convertirán en palabras.
  • Presta atención a tus palabras porque se convertirán en actitudes.
  • Presta atención a tus actitudes porque se convertirán en conductas.
  • Presta atención a tus conductas porque se convertirán en carácter.
  • Presta atención a tu carácter porque se convertirá en biología.

Por eso, ser personas sociables, activas y sonrientes produciría un envejecimiento más saludable. Así, podría ser buena idea aplicar en tu vida el alfabeto emocional del Dr. Hitzig. Porque, tal y como él dice: “el cerebro es un ‘músculo’ fácil de engañar; si sonríes cree que estás contento y te hace sentir mejor”.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »