Inicio > Cultura > Mujeres psicópatas: ¿cómo son?

Mujeres psicópatas: ¿cómo son?

 

Ted Bundy, Charles Manson, Hannibal Lecter… Cuando decimos la palabra “psicópata” casi siempre nos vienen a la mente nombres masculinos, pero ¿es que no existen también mujeres psicópatas? Los estudios y la propia historia de la criminología nos dicen que sí, pero su comportamiento se diferencia bastante de lo que nos ha podido enseñar el mundo del cine o la literatura.

Si uno se da un paseo (es un decir) por instituciones penitenciarias masculinas y femeninas, descubrirá que la población reclusa masculina duplica, a menudo, a la femenina. Dentro de esos internos masculinos, una buena parte de los que han cometido actos violentos tienen tras de sí un historial clínico destacable, en el que aparece a menudo el trastorno de personalidad psicopático.

Estudios, como el llevado a cabo en el Departamento de Psiquiatría Forense de la Universidad de Tromsø (Noruega), nos dicen que el 30 % de los reclusos masculinos cumplen con el perfil clínico de un psicópata. En el caso de las mujeres, se estima que el porcentaje alcanza el 17 %. Estos datos ya nos dan una pista de algo que nos señalan los expertos: la psicopatía aparece en menor grado en el género femenino.

Ahora bien, hay otro dato a considerar y que, sin duda, es importante. No todos los psicópatas cometen actos violentos, no todos matan ni llevan a cabo conductas por las que son procesados legalmente.

Este trastorno afecta a 1 % de la población, y la mayoría de ellos se mueven entre nosotros con normalidad. Pueden ser nuestro médico, nuestro veterinario, nuestra abogada, nuestro mejor amigo o nuestra pareja.

Identificar la psicopatía femenina, con sus singulares matices, puede ser de interés y también de ayuda.

Mujer mirando el horizonte para representar a las mujeres psicópatas

Mujeres psicópatas: rasgos y comportamientos

Caroline Logan, psicóloga forense de la Universidad de Manchester (Reino Unido) realizó un interesante estudio describiendo las características y comportamientos de las mujeres psicópatas. Algo que nos deja claro este trabajo es que, por término medio, existen muchos mitos e ideas erróneas.

A menudo, las asociamos a la clásica femme fatale. Asimismo, figuras de ficción como Annie Wilkies, del libro Misery de Stephen King, han contribuido a dibujar en nuestra mente a la clásica mujer brutal y vengativa. Sin embargo, algo que nos señala la doctora Logan es que el comportamiento de las mujeres psicópatas tienen sobre todo un grave impacto a nivel familiar y con sus personas más cercanas.

Veamos por tanto cuáles son las dimensiones más clásicas que las definen.

Un narcisismo más discreto y sibilino

El narcisismo es una de las características definitorias del trastorno de personalidad psicopático. Ahora bien, en el caso de los hombres, es común que ellos expresen abiertamente su sentimiento de superioridad, que no duden en vanagloriarse, en humillar a otros, en presumir de sus logros, hazañas y virtudes.

Por su parte, las mujeres psicópatas actúan de una manera más encubierta.Rara vez se ensalzan ni se vanaglorian de manera abierta. Lo que hacen con frecuencia es alabar a otros, reforzar autoestimas ajenas para controlar así a quienes tienen a su alrededor.

Ellas se autoperciben superiores a cualquiera, pero entienden que, si tratan a su pareja, amigos o compañeros de trabajo de manera positiva y atenta, pueden ganarse su confianza y colocarse en una posición muy favorable para manipularlos a su antojo.

Un tipo de agresividad más mordaz, silenciosa y destructiva

Si el psicópata masculino recurre a la violencia, esta será por norma conductual. Por ejemplo, es común que en la infancia, inicien su comportamiento psicopático torturando o agrediendo a animales. A medida que crecen, esa violencia puede extenderse a las personas de manera física.

En el caso de las mujeres psicópatas, el tema discurre por otras vías. La agresividad no es conductual, es psicológica. Por ejemplo, son hábiles escampando rumores. Son muy efectivas desplegando el arte de la manipulación, del chantaje, del control, la humillación… Pueden desgastar psicológicamente a sus víctimas de un modo casi devastador.

joven para representar a las mujeres psicópatas

Trastornos emocionales y problemas en las relaciones afectivas

Estudios y trabajos tan interesantes como el llevado a cabo en el Centro de Investigación Criminológica y Psicosocial, de la Universidad de Örebro, en Suecia, nos indican algo también característico. Las mujeres psicópatas suelen padecer también más trastornos emocionales que el psicópata masculino.

Presentan, por término medio, menor regulación emocional. Sufren mayor ansiedad, estrés, depresiones… Mucha de esa emocionalidad impacta a nivel relacional. Es común, por ejemplo, que sus relaciones afectivas sean violentas y también traumáticas.

Asimismo, algo que puso en relevancia este trabajo del doctor Oliver F. Collins es que las mujeres psicópatas tienen a menudo un historial detrás de abusos y agresiones sexuales.

Mujeres psicópatas que matan

Tal y como hemos señalado al inicio, el porcentaje de mujeres psicópatas que cometen actos violentos es mucho menor que en los hombres. No obstante, el dato está ahí. El 17% de reclusas con delitos de agresión y/o asesinato presentan un trastorno de personalidad psicopático.

El psicólogo Marvin Zuckerman destaca 64 casos de manera especial. Son un número de mujeres que por la gravedad de los hechos cometidos han pasado a los anales de la criminología bajo la etiqueta de “mujeres psicópatas”. Así, lo más llamativo -a la vez que triste- de estos informes es que un 44 % de ellas asesinaron a sus propios hijos.

Nannie Doss, ejemplo de las mujeres psicópatas

Es el caso, por ejemplo, de Nannie Doss, de Blue Mountain, Alabama. Conocida también como “Giggling Granny” (abuelita risueña) esta mujer pasó cerca de 30 años de su vida asesinando con arsénico a los miembros de su familia. Mató a sus 4 esposos, a su madre, a sus hijos y también a sus nietos. Una de las muchas historias que nos demuestran que la violencia no tiene género, al igual que la enfermedad mental.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »