Inicio > Economía > El BID tiene un plan para resucitar la economía de Venezuela cuando salga Maduro

El BID tiene un plan para resucitar la economía de Venezuela cuando salga Maduro

 

El Banco Interamericano de Desarrollo está dispuesto a trabajar con el gobierno de Juan Guaidó para recuperar el potencial de la economía venezolana. Lo dice Luis Alberto Moreno, presidente de este banco multilateral. Calcula que harán falta 4.000 millones de dólares al año para relanzar el sector petrolero de Venezuela. Pero tiene claras las prioridades. ¿La primera? Atender el problema humanitario. ¿La segunda? “Restablecer las condiciones para que funcione medianamente bien el aparato productivo del país”.

María Rodríguez (ALN)

Pese a que Venezuela sigue siendo oficialmente accionista del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), hace más de 15 meses que el régimen de Nicolás Maduro no le paga al BID los compromisos adquiridos. En mayo de 2018 la mora llegó a tal punto -212,4 millones de dólares- que este banco multilateral suspendió automáticamente toda relación con el régimen: los desembolsos sobre créditos, las misiones al país, las donaciones para proyectos… Se congeló la relación.

Pero el BID está listo para resucitar la economía venezolana cuando salga Maduro del poder. “Nosotros como banco, obviamente estamos dispuestos a trabajar con el gobierno del presidente Juan Guaidó, pero con el actual, pues simplemente hace ya más de ocho años que no hacemos ninguna [nueva] operación de crédito”, explica Luis Alberto Moreno, presidente del BID, en una entrevista con el diario El Tiempo.

Por el momento, Guaidó ya designó al reconocido economista venezolano Ricardo Hausmann como representante de Venezuela ante el BID. Y el banco multilateral tiene identificados los problemas que “hay que entrar urgentemente a atender” en la economía venezolana. Habla de ellos Moreno en dicha entrevista. Como que el Producto Interior Bruto del país es “básicamente la mitad de lo que era hace cinco años”.

Además, las exportaciones petroleras pasaron de ser de tres millones de barriles a un millón de barriles. “En Colombia se venía apostando en la industria petrolera quién llegaría primero al millón de barriles, si Venezuela cayendo o Colombia subiendo. Pues, el hecho es que [Venezuela ya] está en un millón de barriles”, advierte Moreno.

Desde el BID también critican que el déficit fiscal de Venezuela esté en 25%, que 56% de los hogares no tenga capacidad para comprar alimentos y que el stock de harinas y aceites no alcance para la demanda de más de una semana. “Ese es el tipo de realidad que se va a encontrar el presidente Guaidó”, recalca el presidente del BID.

Pero hay un dato todavía más “impresionante”, como lo califica Moreno. Y es que “94% de los venezolanos está en la pobreza”, subraya. Una cruda realidad en una economía que hoy apenas suma 100.000 millones de dólares de PIB y con una deuda de casi 145.000 millones de dólares, según datos del BID.

Prioridades claras

Para resucitar la economía venezolana, este banco multilateral tiene claras las prioridades. La primera, atender el problema humanitario. La segunda, restablecer las condiciones para que funcione medianamente bien el aparato productivo del país. “En el caso de la electricidad, prácticamente 50% de la capacidad de generación que tiene Venezuela está paralizada por distintas razones. Las pérdidas de energía son cercanas a 33%, lo que es prácticamente el doble del resto de Latinoamérica”, describe Moreno.

Y para muestra el apagón de la semana pasada en Venezuela, que dejó 22 estados sin luz y sembró de caos, preocupación e indignación al país. “Este apagón evidencia la ineficiencia del usurpador. La recuperación del sector eléctrico y del país pasa por el cese de la usurpación”, tuiteó Guaidó.

Restaurar el sistema eléctrico “significa unas inversiones muy importantes, arrancando en el primer año. Las intervenciones las tenemos pensadas a un año, a dos, a tres, y así sucesivamente”, precisan desde el BID.

Otra de las prioridades que menciona este banco multilateral son los temas de transporte y logística, parte también del aparato productivo del país. “La tasa de inversión del sector privado en un país normal de América Latina se mueve entre 20% y 32% del PIB. En el caso de Venezuela, hoy es de 0,9%, o sea, básicamente está desaparecida”, denuncia Moreno.

¿Y las entidades financieras? “El patrimonio de los bancos es del orden de 80 millones de dólares, y más o menos una cuarta parte de los bancos son privados, el resto son todos públicos. En todo eso es en lo que hay que trabajar sobre el sistema financiero, para que sea más grande y tenga más capacidad de préstamo”, explica el BID.

En cuanto al plan para relanzar el sector petrolero, crucial en la economía venezolana, este pasa por invertir “por lo menos 4.000 millones de dólares al año, para seguir produciendo el mismo millón de barriles que tienen actualmente”, precisa Moreno. Y añade: “Si se quiere subir esa producción, habría que aumentar significativamente esas inversiones”.

Y aunque el plan está pensado, la consigna es clara: “No se puede hacer todo al mismo tiempo, hay que ir empezando sector por sector. Tiene que haber un proceso de estabilización en el primer año, y después ir gradualmente haciendo más cosas”, concluye el presidente del BID.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »