Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > César Malavé: Frente al apagón hay un rescoldo en el camino

César Malavé: Frente al apagón hay un rescoldo en el camino

 

No nos cansaremos de repetir una y otra vez, y las veces que sea necesario, que aquella cantera de expectativas e ilusiones que se le presentó al pueblo en 1998; que muchos, ingenuos y eunucos del acontecer político, pensaron era la solución de los muy pocos problemas que presentaba la democracia: después de veinte años de desaciertos, improvisaciones, incalculables ingresos nunca vistos en la historia patria, sazonados con la peor corrupción que pueblo alguno haya conocido; hoy luce como un panteón de promesas destrozadas, que bien pudiera ser el fiel retrato de “Casas Muertas” de Miguel Otero Silva.  La conclusión desalentadora es que el sistema que se presentó como estrella salvadora para los venezolanos terminó siendo bodrio estrellado. La catástrofe reciente lo describe todo. Nuestros compatriotas siguen hoy padeciendo las terribles angustias y rigores del apagón más prolongado en la historia reciente de país alguno. Desde la tarde del jueves siete de marzo la totalidad del territorio venezolano se quedó en la absoluta oscuridad. Primero por la ausencia total del fluido eléctrico y segundo por la inexistencia, en el clan usurpador de gente capacitada para darle solución a un problema que, en situaciones normales de gobernabilidad, se hubiera solucionado en doce horas El apagón dejó mucho más al descubierto la dramática situación de deterioro y abandono en la cual han sumergido a Venezuela una banda de incapaces, que sólo están pendientes de saquear las arcas nacionales.

Los hospitales terminaron colapsando, trayendo muerte, desesperación e impotencia entre galenos, enfermeras, pacientes y familiares. Dantesco el panorama de turbación del  transporte en todas sus modalidades, el comercio, la industria, los negocios y la totalidad de los servicios públicos esenciales. Y como ha pasado en otras situaciones de crisis y emergencias,  Maduro vuelve a recurrir a la vieja muletilla de echarle la culpa al saboteo del imperialismo yanqui.

Este incidente que dejó en parálisis total a la otrora potencia energética de América fue la crónica de un mega apagón anunciado, y no propiamente por culpa de Estados Unidos o del presidente provisorio Juan Guaidó. Desde que el gobierno incapaz de Chávez culpo de un siniestro eléctrico de magnitudes superlativas a un reptil que se limita a comer flores, se sabía del abandono en el que estaba todo el sistema eléctrico orgullo del pueblo, que lo vio nacer, crecer y/o desarrollas en los regímenes de Betancourt, Leoni, Caldera, Carlos Andrés, Luis Herrera y Jaime lusinchi, gobiernos en los cuales se comenzó y se terminó el monumental GURI.

A esta hora todo es un misterio, fuera de la sarta de estupideces que dijeron los usurpadores,  el origen y la verdadera magnitud de sus consecuencias no se conocen a plenitud. Desde hace varios años, expertos venezolanos han venido alertando sobre la grave crisis del sistema eléctrico, como el resultado de una combinación de falta de mantenimiento, mala gestión, desfalco, la toma de decisiones sin el conocimiento técnico adecuado  y desinversión en el sector. Esta misma situación calamitosa del sistema eléctrico de la que es absoluta y totalmente responsable Maduro y la presunta revolución chavista, es la que ha dado al traste también con la otrora poderosa industria petrolera y en general con el desplome del aparato productivo del país. El despilfarro de miles de millones de dólares, en términos llanos, vulgar corrupción, es el freno de la renovación y modernización de equipos e instalaciones para la generación y transmisión de energía. Lo más grave en esta coyuntura es que, sin el cese de la usurpación, se está muy lejos de lograr una solución. Y seguramente se agravarán más las cosas si le damos más larga a la reconquista de la constitucionalidad. Nuestra  angustiosa tragedia  no parece tener  fin. Esta situación nos invita, a todos sin excepción, a seguir impulsando, en el medio de la oscuridad, el pequeño rescoldo de conciencia que encontremos en cada ciudadano, para juntos, convertirlo en el grande incendio que le dé luz a la Patria y alumbre el camino de la libertad y el progreso.

@cesarmalave53

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »