Inicio > El pizarrón Opinión > Rafael del Naranco: Dátiles y té verde

Rafael del Naranco: Dátiles y té verde

 

En la  costanera alzada en el  extremo septentrional de Marruecos, existe alguien que quizás aún nos recuerde tras años de ausencia.

Ahora voy con frecuencia a Tánger gracias al nuevo tren de alta velocidad, aunque mi  parada y fonda es  Rabat.

La  urbe moruna del antiguo Protectorado español, dejó hace tiempo de ser lo que inconmensurablemente fue: un reducto de aventureros, espías, soñadores y nostálgicos; no obstante se presiente sus callecitas bajando hacia el puerto, tras dejar la “Terrassa”, al final del boulevard Pasteur, un revolotear de pasiones, noches  interminables de ardor   y un vapor de amanecidas reposando en la mirada.

Una noche  de whiskys, vino  y rosas,  llegó,  con su cansancio de gacela hambrienta, Truman Capote.  Deseaba estrujar  entre los  zumos del alma unos ojos de muchacho moruno  en flor, como abrevadero que refrescara su carne quejumbrosa. Arrinconado el arpa de hierba que le amortajó de nostalgias, desatendido de plegarias frías, hacía el postrero  crucero de verano  pronto a encallar en los rompientes tras el último desayuno en Tiffany´s.

Otros vinieron  e hicieron igual. Sucedió cuando Tánger se envolvían en fumadas olorosas, fronteras sin códigos, y el  pasaporte tenía el color azulino de la libertad.

Paul Bowles fue el sumo sacerdote de una religión cuya piedra de los sacrificios tenía incrustada la carne de un jovencito de piel canela y un mar de venas pasionales que el escritor saboreaba hasta la embriaguez absoluta.

Allen Ginsberg, Tennessee Williams, Cecil Beaton, Gore Vidal y Haro Ibars, abandonaron la posguerra de Europa  y partieron al encuentro de las vaporosas alucinaciones.

Y eso es Tánger, territorio en que el siroco de los aromas, sus calles, palacetes, hoteles, Zoco Chico y Grande, la propia  Alcazaba y esa bajada por la Gran Mezquita camino del  fondeadero marino, esparcen un sabor a quif cercano al misticismo.

La urbe es lasciva en sí misma. Algunos de esos escritores, artistas o simples vividores, fueron en busca de  sustancias fantasmagóricas  y tiernos efebos, y sin darse cuenta crearon pasmosas  remembranzas.

Si el viajero anhela saber algo más, suficiente seria acudir al antiguo museo de la Delegación Americana, al final de una zona rayando en lo inmoral  en el lugar más pobre de la Medina.

La mansión atesora retazos de finales del siglo XVII. Guarda  pinturas, grabados, fotografías, esculturas, litografías y recuerdos de aquellos creadores que hicieron de Marruecos, y especialmente de esta zona del Rif, la expresión de un arte fogoso sin  mesura.

En las angostas callecitas, tiendas o cafés, la gente se limita observarse unos a otros. Es el pasatiempo de la antigua ciudadela fenicia.

Ahora, en el recuerdo,  Tánger es sobre nuestra  piel un escenario de espejos humedecidos con “eau de rose”, dátiles y té verde.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »