Inicio > Política > Deserciones son un eco de la tensión interna y del desprecio a las órdenes de la FAN

Deserciones son un eco de la tensión interna y del desprecio a las órdenes de la FAN

 

El coronel José Machillanda aseguró que dentro de los cuarteles hay una tensión que se puede convertir en intención para que aumenten las insubordinaciones, las bajas y la fugas de efectivos de la FAN

Sofía Nederr/ TalCual

Desde el 23 de febrero, centenares de militares, la mayoría de la Guardia Nacional (GN), han cruzado la frontera venezolana para adentrarse en otros territorios dejando a su paso el desconocimiento del gobierno de Nicolás Maduro. Pese a que el grueso de estos uniformados son de los grados bajos, y algunos ostentan el grado de mayor, el efecto de esta decisión sobre la Fuerza Armada Nacional (FAN) es significativo y un eco de la tensión que se vive a lo interno y que se ha agravado luego de la cruzada emprendida por el presidente del Parlamento, Juan Guaidó, hacia la transición.

“Desde el punto de vista del encuadramiento o el funcionamiento de la Fuerza Armada podrían considerarse  las acciones de los militares que se han ido como deserción. Pero como Nicolás Maduro no tiene legitimidad de origen, entonces el Ministro de la Defensa y el Alto Mando tampoco lo tienen,  surge el dilema de respetar o no las órdenes de los superiores. ¿Por qué ocurre eso? Porque no están de acuerdo con lo que está sucediendo en el país, no están de acuerdo con la represión a la población, la corrupción, la ideologización, ni con la actuación política de los mandos ni con la cubanización de la FAN; pero tampoco o los sueldos y las condiciones socioeconómicas que viven”, destacó el general retirado Gonzalo García Ordóñez.

Para el alto oficial, el éxodo de los militares hacia el exterior, hasta el 27 de febrero Migración Colombia registró 411 ingresos en su territorio entre integrantes de la FAN y policías, luego de bajar sus armas son protestas válidas ante el funcionamiento castrense en medio de la crisis institucional del país. Enfatiza que dentro de la organización estas manifestaciones están vedadas por los principios de disciplina, obediencia y subordinación.

García Ordóñez cree que la puerta abierta el 23 de febrero deja la posibilidad cierta de que el número de desertores incremente significante. Explica que “dentro de la FAN se genera el ánimo de que los militares piensen que ellos están en las mismas circunstancias y viven lo que experimentaban los que se fueron. Los cuadros internos lo analizan pero quienes controlan la FAN arrecian la represión y las amenazas”.

El coronel retirado José Machillanda, quien es sociólogo militar, sostuvo que las deserciones son un síntoma y tendrán efecto sobre el grueso de los oficiales y de los suboficiales. En ese sentido, puntualizó: “Hay una tensión que se puede convertir en intención para que aumenten las deserciones, las bajas y las fugas de hombres que, obviamente, sienten desprecio por la institución”.

Machillada puntualizó que la partida de los militares desnuda una verdad: Quienes tienen posiciones de mando, es decir, a los oficiales desde el grado de Teniente Coronel, Coronel, Generales y Almirantes, hasta el Presidente de la República no se les reconoce la autoritas porque no han cumplido con sus responsabilidades éticas.

“A la luz de lo ocurrido el 23 de febrero y los días siguientes, Padrino López, tendrá que explicar y explicarse por qué el ambiente político real de la organización a la cual hizo jurar lealtad dejó de serlo. Ya existían dudas al verificarse la existencia de las raíces sanas, así como la revuelta que sigue y crece.  Responsablemente, debe renunciar y junto con él los comandantes de componente, los comandantes de las Regiones Estratégicas, las Zonas de Defensa y las Áreas de Defensa Integral, que además entendieron un hecho administrativo, el pase de una ayuda humanitaria frente al fracaso de gestión del régimen de Nicolás Maduro como una operación de carácter militar. ¡Máximo absurdo! ¡Total contrasentido! No operó ni siquiera el Estado Cuartel, sino el Estado Policial”, aseveró.

Rocío San Miguel, presidenta de Control Ciudadano para la Seguridad, Defensa y Fuerza Armada Nacional, expresó que el desconocimiento de la autoridad de Maduro por parte de centenares de militares “tiene un importante efecto sobre la cohesión, los principios y los valores. No es fácil explicar estas manifestaciones a lo interno de la FAN”.

Agregó que, para el derecho internacional de los derechos humanos, los militares venezolanos que están cruzando la frontera son refugiados

Sin unificación en los cuarteles

El profesor José Alberto Olivar, analista militar, acotó que las deserciones ponen de relieve el estado de ebullición y descomposición que reina en el seno de la FAN, “una organización que vive sometida a la  presión de distintos factores que de uno u otra forma ha venido haciendo mella en su espíritu de cuerpo y en la moral de sus integrantes”.

Olivar aseveró que existe una atomización de las posiciones en el Ejército, la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional, con lo cual resulta cuesta arriba  “unificar criterios en torno a seguir actuando como soporte cómplice de una tiranía que ya no tiene disimulo alguno en asumirse como tal, o por el contrario, plegarse al movimiento de restitución de la institucionalidad democrática”.

Asimismo, el analista identifica un lento proceso de decantación dentro de los cuales, hasta ver cuál de los dos escenarios políticos, o un tercero, se consolida por completo y les resulte más favorable a sus intereses. Insistió en que no existe un criterio único dentro de la FAN y por eso no se han generado reacciones masivas contra el gobierno de Maduro: “Una cosa piensan y defienden  los altos oficiales y otra las oficialidad subalterna y la tropa”.

El general Gonzalo García Ordóñez llamó la atención sobre el hecho de que las deserciones, o protestas como él las identifica, se han dado de forma individual  y no se ha suscitado la insubordinación de unidades completas. “Las unidades tienen sus vasos comunicantes, no importa que estén en Cumaná o en San Cristóbal, pero hasta ahora se han presentado las deserciones de militares desplegados en la frontera. Es posible que las comunicaciones internas no estén activadas por miedo a la delación y a la represión”.

Sobre estos últimos aspectos, el coronel José Machillanda dijo que, desde 2002, el comandante Hugo Chávez impuso dentro de la FAN tres figuras que tienen presencia permanente en los cuarteles y contienen el descontento: El caporal, el delator y el comisario político.

¿Por qué la GN?

Rocío San Miguel señaló que el hecho de que la mayoría de los militares que acogieron el llamado de Juan Guaidó a acatar la Constitución provienen de la GN obedece a que “son los miembros de este componente los que están apostados en los destacamentos fronterizos y quienes están más cerca de la línea limítrofe”.

El coronel Machillanda añadió que la Guardia Nacional ha sido sobreexpuesta, sobreestimada y sobreexigida en medio de órdenes que contrarían la Constitución, mientras sus efectivos “no son marcianos, son venezolanos que padecen lo que todos padecemos. No se les puede engañar,  hay algunos superiores ignoros que creen pueden subestimar a los subalternos”.

Por su parte, el profesor José Alberto Olivar atribuye el malestar de la GN, que se acentuó con las deserciones de varios de sus miembros después del 23 de febrero, a varios elementos

“Desde que Chávez desistió de la idea de suprimir a la GN en ocasión de su propuesta de reforma constitucional en 2007, luce evidente el establecimiento de una especie de modus vivendi con la GN para que esta asuma con cada vez mayor ensañamiento la tarea de represión a los venezolanos opuestos al régimen. Con Maduro, tal misión ha cobrado mayor crueldad. De esta manera, se ha convertido hoy día a la GN en el componente paria de la FAN, objeto del mayor rechazo por parte de la sociedad y cuyo futuro en un escenario de materializado cambio político luce incierto. La descomposición interna se ha revelado más notoria en la GN por ser los que más tienen que perder. De allí las deserciones a nivel de la tropa profesional que por efecto goteo tratan de salvaguardarse de futuras represalias”.

Represión impuesta

El sargento segundo Francisco Pérez (GN), quien desertó en 2017, señaló que sus compañeros que siguen en la FAN le cuentan la presión que viven actualmente: El sueldo no les alcanza para comer, los sacan a la calle y sin poder decir nada porque los detienen, se prohíbe hablar del gobierno, mientras  “ofrecen bonos por guarimba, cajas de Clap o  línea blanca”,

Pérez señaló que los efectivos de la Guardia Nacional se ven más obligados “a estar en la calle, a hacer cosas en contra de su voluntad. Uno tiene que reprimir al pueblo cumpliendo los caprichos de un superior. Uno no come bien, no duerme bien, uno parece que fuese un loco de la calle; le dicen: ‘Agarra tu carabina, que son las de lanzar bombas lacrimógenas,  tus bombas y vete para las marchas, que nadie pase”.

Llamados a la lealtad

Desde que Maduro se juramentó para un segundo mandato presidencial el 10 de enero de 2019, en medio de los cuestionamientos a la legitimidad de este nuevo período, el ministro de la Defensa, General en Jefe (Ej) Vladimir Padrino López, han hecho reiterados llamados a la lealtad de la FAN. El 26 de febrero, en Twitter, Padrino López rechazó el reconocimiento a “presidentes autoproclamados”.

El 23 de febrero, en medio de las gestiones para el ingreso de la ayuda humanitaria, el Comando Estratégico Operacional en su cuenta de Twitter, desconoció “cualquier acto ilegal ajeno a la voluntad del pueblo”.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »