Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Alirio Pérez Lo Presti: El recurrente Trastorno Bipolar

Alirio Pérez Lo Presti: El recurrente Trastorno Bipolar

 

El 2 % de la población mundial presenta Trastorno Bipolar, siendo una enfermedad mental grave, caracterizada por un estado de ánimo fluctuante entre dos polos opuestos: la manía/hipomanía (fase de exaltación, euforia y grandiosidad) y la depresión (fase en la que predomina la tristeza, inhibición e ideas de muerte).

El concepto y el ámbito de la enfermedad bipolar han experimentado cambios sustanciales a lo largo de un dilatado periodo que arranca desde mediados del siglo XIX, cuando los clínicos franceses Falret y Baillarger lo describieron. En estas descripciones los autores separaron la psicosis bipolar de las depresiones comunes y destacaron el curso intermitente, el comienzo frecuentemente brusco y el carácter reversible de la enfermedad. A finales del siglo XIX, Kraepelin enunció el concepto de locura maníaco-depresiva, concepto unitario donde se contempla tanto a los pacientes con alternancia de de episodios depresivos y maníacos, como a los casos diagnosticados de melancolía simple. Leonhard propuso, en 1957, la división de las enfermedades del ánimo según la polaridad, separando las depresiones bipolares con historia de episodios maníacos, de las unipolares que solamente ofrecen episodios recurrentes de depresión.

Recuperación

En las descripciones iniciales se enfatizó principalmente tanto el perfil clínico y el carácter recurrente de las fases como la restitución ad integrum entre los episodios. En las descripciones actuales, el énfasis está siendo puesto sobre dos aspectos del mayor interés: por una parte, se han definido diversas formas clínicas y evolutivas de la enfermedad (ciclotimias, episodios depresivos mixtos, ciclaje rápido, perfiles estacionales, formas refractarias, espectro, etc.), y por otra parte, se ha ido estableciendo que cada una de estas requiere un afrontamiento particular.

La edad promedio del diagnóstico del trastorno bipolar habitualmente es alrededor de los 21 años, existiendo un intervalo entre 5 a 10 años desde la edad de inicio de los síntomas al inicio del tratamiento. El comienzo temprano se asocia con género femenino, mayor número de síntomas psicóticos a lo largo del curso clínico, mayor comorbilidad global y un período más prolongado desde el primer episodio hasta el diagnóstico y tratamiento adecuado. El curso clínico del Trastorno Bipolar habitualmente presenta recaídas y remisiones, a menudo alternando entre episodios de depresión y manías. El 90% de los pacientes que presentan un episodio de manía tendrán otro dentro de 5 años. El 90% de los pacientes con trastorno bipolar tendrán al menos una hospitalización psiquiátrica en el curso de su vida.

Otras Condiciones Asociadas

Por otro lado, los pacientes con Trastorno Bipolar presentan un mayor riesgo de hipertensión arterial, obesidad, tabaquismo, enfermedades pulmonares, etc. También se ha encontrado evidencia de un aumento de la mortalidad por enfermedades cardiovasculares, respiratorias e infecciosas.

Un tema que merece especial atención es el riesgo de suicidio y la mortalidad ocurrida por esta causa. Se ha estimado que hasta 25 al 50% de los pacientes con Trastorno Bipolar tienen al menos un intento de suicidio en la vida y entre el 7 al 15 % de los pacientes con trastorno bipolar mueren por suicidio, determinándose que tienen quince veces mayor probabilidad de morir por esta causa.

Vivir Con Trastorno Bipolar

La ambivalencia respecto al tratamiento deriva de muchos factores. Uno de ellos es la negación. Los pacientes que no creen padecer una enfermedad grave no es probable que están dispuestos a cumplir unas pautas de tratamiento a largo plazo. Las personas con este trastorno pueden minimizar la relevancia o negar la realidad de un episodio previo, su propia conducta y, a menudo, las consecuencias de esta última. La negación suele ser especialmente pronunciada durante un episodio maníaco.

Otro factor importante es el hecho de ser reacios a renunciar a la experiencia de la manía. La mayor energía, la euforia, el aumento de la autoestima y la capacidad de concentración pueden ser elementos deseables por el sujeto que se suelen disfrutar. Los pacientes recuerdan a menudo esta experiencia y minimizan o niegan por completo las posteriores manifestaciones devastadoras de una manía florida o la prolongada desmoralización de un episodio depresivo. A menudo son reacios a tomar medicaciones que eviten la manía.

El trastorno bipolar es una enfermedad de larga evolución en la que el cumplimiento de unos planes de tratamiento cuidadosamente diseñados puede mejorar el estado de salud del paciente. Sin embargo, las personas con este trastorno se muestran con frecuencia reticentes ante el tratamiento. Esta ambivalencia adopta a menudo la forma de falta de cumplimiento de la medicación y de otras estrategias terapéuticas. La falta de cumplimiento de las prescripciones de medicaciones estabilizadoras del estado de ánimo constituye una importante causa de recidiva.

@perezlopresti

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »