Inicio > El pizarrón Opinión > Arturo Molina: Ultimátum

Arturo Molina: Ultimátum

 

Lo acontecido los días 22 y 23 de febrero 2019 en territorio venezolano registra eventos que consagran la miseria de un régimen que pretende perpetuarse en el poder irrespetando normas y acuerdos internacionales, sumado a la permanente violación al Estado de Derecho de los ciudadanos a lo interno del país. La invitación a la guerra con falso nacionalismo, es sinónimo de cobardía y muestra la descomposición por la que atraviesa el oficialismo en todos sus estratos.

Régimen invitó el 22-02-19 a concierto en la frontera venezolana del Táchira, con El Rosario, Norte de Santander, Colombia, pero no llegaron los artistas, y la tarima sirvió para discursos bobalicones de trasnochados revolucionarios mostrando armas de guerra (fusiles), con el propósito de sembrar temor a los habitantes, quienes no solo les repudian y desobedecen (85,4% Meganalisis del 13 al 16-02-19), sino se burlan de sus mamarrachadas, sumando un grueso de personas que en el ayer les apoyaron, resultado del pensamiento político arcaico, dañino, perverso, que ha jugado con las bondades de seguidores, creyentes de sus manipulaciones.

Del lado colombiano se vio ese mismo día 22 (hasta que el régimen tumbo la señal a través de su esbirro CONATEL), un canto a Venezuela por la paz, entendimiento, derecho a la vida, libertad y esperanza. Concierto base para recaudar fondos a favor de Ayuda Humanitaria que necesitan miles de ciudadanos que mueren de mengua por falta de alimento, medicina y alto costo de la vida, inducido por el socialismo siglo XXI, acatando instrucciones del Castro comunismo que tiene secuestrado por más de 60 años a los ciudadanos cubanos.

El 23 de febrero lo van a recordar los venezolanos como el día de la depravación de Maduro y su entorno. Las balas se hicieron presente para aniquilar a ciudadanos que defienden el derecho a la vida y lo hacían con las manos en alto. Gritaban a una sola voz “dejen entrar la Ayuda Humanitaria”, el “por favor” brotaba de los labios de esos cientos de personas que se mostraron para que el mundo viera el drama existente en Venezuela. En el lugar se encontraban Diputados de la Asamblea Nacional (Edgar Zambrano-primer vice presidente, Carlos Prosperi, Alexis Paparoni, William Dávila Barrios, entre otros tantos), los Gobernadores de Táchira (Laidy Gómez), Mérida (Ramón Guevara-tachirense) y Anzoátegui (Antonio Barreto Sira), quienes nunca abandonaron a los ciudadanos, caminaron con ellos y sufrieron los embates de las bombas lacrimógenas lanzadas por los esbirros del régimen. No bastó al déspota del régimen disparar, también quemaron cargamento de medicina y alimento que ya se encontraba del lado venezolano. El oficialismo cruzó la línea, se tragaron la luz, y ahora tendrán que asumir las consecuencias.

Delitos diversos abrazaron el régimen y parte de las fuerzas armadas el 23-02-2019 contra los ciudadanos, desde negar el libre tránsito de vehículos y personas, disparar, quemar alimentos y medicina, robar equipos a periodistas, agredirlos, detener a funcionarios de Protección Civil Táchira y Mérida, hasta asesinar 14 personas (ocurrió en Santa Elena de Uairén, Estado Bolívar), y más de 285 heridos (registros de la OEA), son parte del inmenso expediente que agrupa la justicia internacional. Delitos consagrados de Lesa Humanidad en tratado de Roma, Convención de Ginebra, ONU, OEA, e incluso tipificados en algunos casos como Exterminio. Así ha actuado y sigue actuando el régimen y su banda de asesinos, quienes sin duda alguna recibirán en próximas horas ultimátum de la comunidad internacional para el desalojo del poder. Los días están contados. Todo inicio tiene un final, cada quién decide como lo quiere.

jarturomolina@gmail.com

@jarturoms1

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »