Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Leopoldo Puchi: Política, propaganda, intervención

Leopoldo Puchi: Política, propaganda, intervención

 

Los conflictos atraen la atención de multitudes y es común que el pulso se acelere cuando los escenarios de un día decisivo se sienten próximos. Todavía más si se dibuja una guerra, con toda la fascinación y los grandes temores que provoca. Hollywood ha moldeado al público con la simpleza de los buenos y los malos, escenas de coraje y destrucción, las batallas decisivas y los días “D”. El 23 de febrero sería uno de ellos.

La tensión se acrecienta porque se presiente que una operación política, la de la ayuda humanitaria, propia de las pautas de los manuales de propaganda, pueda transformarse en un día preciso en la formulación enunciada por Klark von Clausewitz: “La guerra es la continuación de la política por otros medios”.

Intervención

En realidad, no es extraño que se esté pensando en combates armados o en una guerra de verdad.

Desde agosto de 2017 el mandatario estadounidense ha venido insistiendo en que no está descartada la opción militar. El Washington Examiner ha informado del despliegue de fuerzas militares estadounidenses hacia Colombia.

En el mismo sentido, la Casa Blanca ha mostrado su determinación de cambiar el gobierno venezolano por cualquier medio.

Y en días recientes, John Bolton, afirmó que sí podría haber una acción de los militares estadounidenses en la frontera venezolana, en el caso en que unidades militares bloquearan la entrega.

Golpe palaciego

Sin embargo, no es la intervención de fuerzas militares extranjeras en Venezuela la primera opción considerada por el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos. Antes de una intervención, se trabaja en función de que los propios militares venezolanos, sin bajas de soldados extranjeros que pudieran invadir el territorio venezolano, sean quienes procedan a cambiar al Presidente y al Gobierno, bien sea por medio de un golpe palaciego, una rebelión o una sublevación.

El evento político organizado en Cúcuta, la ayuda y el concierto, tienen ese propósito de presionar a los oficiales de la fuerza armada.

También se utilizan ofertas de canje de un perdón personal, como medio para conminarlos a transferir el poder a la oposición.

El diktat

Había quienes estimaron que la presión sobre los militares daría resultados de inmediato. Una suerte de deserción en estampida.

Pero no ha sido así. Quizás porque detrás de la pesada capa de ligerezas y consumismo, yace todavía una vena de dignidad.

De ser así, el conflicto pudiera ser abordado como un asunto interno, resuelto entre venezolanos, y no como resultado de una presión política y militar extranjera ante la que rendirían sus armas los soldados venezolanos al aceptar un mandato, un diktat. Aunque luzca paradójico, solo así, con reciedumbre disuasiva, se abriría el camino político, para los acuerdos.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »