Inicio > El pizarrón Opinión > León Moraria: Espectáculo circense.

León Moraria: Espectáculo circense.

 

Están en marcha los preparativos para el gran espectáculo internacional que se escenificará este 23 de febrero en las fronteras de los cuatro puntos cardinales de Venezuela, con motivo del ingreso a territorio venezolano, de la denominada “Ayuda Humanitaria”. Por los vientos que corren, el evento presenta signos inequívocos de comedia circense, en la cual es común ver gimnastas, prestigiadores, animales, desfiles, música y entre acto y acto, payasos. Los preparativos políticos comprenden conciertos musicales a ambos lados de la frontera. Expresión de la mediocridad política en que se encuentra sumergido nuestro país. Demostración de la devaluación intelectual a la cual ha llegado la participación en política de la elite dirigente de uno y otro bando. Y por sobre todas las cosas, será un espectáculo pletórico de paradojas propicias para titulares de prensa:

Paradoja. – En Venezuela, militares anticomunistas entrenados en la Casa de las Américas dirigen revolución socialista.

Paradoja – Venezuela, país rico en recursos naturales, que poseía gran desarrollo económico, ahora sus habitantes padecen hambre y reciben “ayuda Humanitaria” de la ONU, y la Comunidad Internacional.

Paradoja. – Militares venezolanos impiden ingreso de “Ayuda Humanitaria” para la población famélica.

Paradoja. – Con 100 toneladas de alimentos y medicinas pretenden atender la necesidad alimentaria y de salud de 16 millones de habitantes en situación de pobreza.

Paradoja. – En regiones del mundo en situación de pobreza por hambrunas, desastres naturales o por causa de la guerra, toda ayuda (alimentos, medicinas, enseres), son bien recibidos. ¡No! en Venezuela donde el gobierno rechaza la ayuda y amenaza reprimir con la Fuerza Militar a quien intente recibirla.

Escenario principal. Frontera colombo/venezolana aledaña a la ciudad de Cúcuta.

Protagonistas.: De un lado, población que recibe la “Ayuda Humanitaria”. De otro lado, militares armados hasta los dientes, impiden el paso de la “Ayuda Humanitaria” (medicinas, alimentos.). La Fuerza Armada venezolana por orden de Maduro bloquea la frontera e impide todo ingreso por Cúcuta, Roraima, Guayana, Trinidad, Aruba y Curazao.

Palco de proscenio. Estará la denominada “Comunidad Internacional” acompañada de presidentes de repúblicas latinoamericanas (Chile, Paraguay, Colombia) y de la Unión europea. Habrá dos conciertos: uno, con la farándula [1] internacional de músicos, cantantes y actores; en otro, la farándula nacional chavista. Estará la prensa internacional con sus canales de TV que, a escala mundial, transmitirán el tránsito de personas pacíficas acarreando la “Ayuda humanitaria”; y claro, transmitirán también el deprimente espectáculo de la Fuerza Armada reprimiendo a la población que pretenda recibir la “Ayuda Humanitaria”. El gran despliegue militar de la Fuerza Armada forma parte del espectáculo circense que desde Miraflores dirigen Maduro y el Alto Mando Militar. Expresión de debilidad del gobierno que pone en tela de juicio el prestigio de la Fuerza Armada. Acontezca lo que acontezca el 23 de febrero ¿Después qué? ¡La gloriosa Fuerza Armada atemorizada por unas cajas de comida!

Escena prevista. Los militares venezolanos, con toda clase de armamento, en acción represiva, golpean y arrebatan a las personas la bolsa, saco o maleta con la “Ayuda Humanitaria”. La TV transmitirá a escala mundial el deprimente espectáculo, y cientos de miles de celulares tomarán fotografías. Hecho vergonzante que pone en tela de juicio el prestigio de la Fuerza Armada. Testimonio irrefutable en el juicio de lesa humanidad contra Maduro y militares que ejecuten la orden de impedir el acceso de la necesaria “ayuda humanitaria” como lo ha corroborado el propio gobierno al permitir el ingreso de ayudas recibidas de Rusia y Alemania.

Escena posible. Los militares desobedecen la orden de reprimir y permiten el paso de las personas con la Ayuda Humanitaria”. Lo más deseable y de lógica elemental.

Golpe de Estado. – Ahora resulta que: convocar a elecciones, realizar manifestaciones pacíficas, recibir “ayudas humanitarias” es dar un golpe de Estado. El chavismo padece de origen el “síndrome golpista” del 4 de febrero.

Nuestro país, por la acción del chavismo durante veinte años, rodó al abismo de la ruina económica y, además, destruyó la institucionalidad democrática. Ahora Venezuela, como el péndulo, es lo mismo el lado al que oscile. ¿Por qué? Porque gravita entre los cubanos de La Habana y los cubanos de Miami, decidores de nuestro destino político “Si nos suelta el chingo nos agarra el sin nariz”. “Si nos sueltan los castro, nos agarra el cubano republicano ultraconservador, Marcos Rubio. Triste situación de dependencia creada por el chavismo. Todo comenzó cuando a Fidel Castro, luego de haber realizado gestiones con Carlos Andrés Pérez para que surtiera de petróleo la isla, le pareció mejor para sus manipulaciones políticas, cambiar a CAP por el cachorro de la CIA, entrenado en la Escuela de Las Américas de Guatemala” el militar anticomunista Hugo Chávez, admirador de los “Carapintada” de Argentina, marioneta de generales venezolanos (Ochoa Antich entre otros), que junto con Caldera, Uslar Pietri y la embajada de Estados Unidos (coronel Hugo Posey), organizaron el golpe de Estado del 4 de febrero de 1992. Lo que vino después es harto conocido.

Fidel Castro, sin importarle el origen y trayectoria de Chávez, se lo vende a la izquierda claudicante venezolana y mundial como líder de una “revolución socialista” de la cual no tenía la más elemental noción, lo cual a Fidel no le importó, lo de él era petróleo. Chávez encuentra en la oferta de Fidel perspectivas para su paranoia (egocentrismo y culto a la personalidad), que le va permitir cumplir a cabalidad el plan para el cual había sido entrenado por la CÏA: destruir la economía venezolana, destruir el signo monetario, hipotecar el país, destruir PDVSA (gallina de los huevos de oro), destruir las organizaciones gremiales y de todo tipo, fortalecer la clase militar y hacerla dueña de los recursos naturales (CAMIMPEG). Los resultados de veinte años están a la vista, el grado de destrucción es tan alto que la población necesita de la “Ayuda Humanitaria Internacional”. En este momento la solidaridad de los militares no es con Maduro y su indigesto socialismo de inspiración nazi (Mi Lucha de Adolfo Hitler); sino, con sus empresas como dueños, como socios del Estado en empresas mixtas o como accionistas.

Para completar el plan ejecutado por Chávez y Maduro, comienza la segunda etapa. Para la CIA era necesario preparar otro cachorro, como Chávez, por cuanto Ramos Allup, Julio Borges, Henry Falcón, María Corina, no ofrecen garantías, tienen vicios del pasado. Es así como aparece en escena Guaidó, egresado de una universidad católica como garantía de formación confesional, ultraderechista. Lo llevan a estudiar a la Universidad de Washington, lo entrenan en acciones de calle, llamadas guarimbas, lo envían a Serbia (Belgrado) y Kosovo a completar el curso de formación fascista.

(Fuente:

Regresa al país, sale elegido diputado a la Asamblea Nacional. Por convenio entre los partidos mayoritarios de la MUD (AD, Primero Justicia, Nuevo Tiempo y Voluntad Popular, para turnarse en la presidencia), le corresponde a Guaidó asumir el cargo y de la noche a la mañana, aparece en la escena política de Venezuela. Es el Sarkozy venezolano. Personaje desconocido. Lo conocen en su casa y por la fotografía donde muestra las nalgas a calzón quitado. El culo es la primera imagen de Guaidó que conoció la opinión pública venezolana. (La fotografía circula por los portales web).

La gran publicidad dada a la Ayuda Humanitaria, es un “bluf”. Las cien toneladas de alimentos y medicinas, será como los CLAP del chavismo, no alcanza para atender las necesidades de millones, sino, de una minúscula parte de la población. Pero, sirve para montar el show publicitario. El pueblo venezolano, por obra y gracia del chavismo, seguirá condenado a vivir en la pobreza y padecer la escasez de lo indispensable para la subsistencia, con Ayuda humanitaria o con CLAP. Recuperar la economía del país y llevarla al nivel de desarrollo que tenía hace veinte años, será un largo, difícil proceso sembrado de penurias y calamidades. Por ahora, tenemos el espectáculo circense de Guaidó, otro aprendiz de brujo, salido de la misma escuela de Chávez.

Estamos pagando la bonanza económica de 100 años de despilfarro e improvisaciones. Tiempo que no resultó suficiente para concretar un plan de desarrollo estable, continuado. Cien años de improvisaciones que forjaron la Venezuela de las apariencias y la Venezuela de las realidades. Ahora, con la espada del calentamiento global y cambio climático que pende sobre el planeta ¿Qué decisión van a tomar nuestros “sabios” gobernantes? ¡Planeta o petróleo!

[1]  Farándula -según el diccionario – “profesión de los farsantes. Compañía antigua de cómicos”. Farandulero, “farsante, charlatán, trapacero”.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »