Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rafael del Naranco: Normal  Mailer y América

Rafael del Naranco: Normal  Mailer y América

 

El difunto  iconoclasta Normal Mailer nos ha dejado en sus libros  un permanente aguijón envenenado contra el poder establecido.

Padre del llamado “nuevo periodismo” mucho antes de que lo reinventara Tom Wolfe,  en una recopilación de sus grandes reportajes periodísticos con el nombre de  “América”, desnuda,  al tras luz  de una palmatoria unos reseñas humanas golpe a golpe.

Niño judío nacido en Brooklyn, nada en su biografía apuntaba hacia el periodismo ni  la literatura,  olvidándonos  cara a ello de algo esencia: la existencia posee caminos bifurcados que le empujan hacia puertas insospechadas.

El libro es híbrido, usa la  técnica de la novela para hacer un reporterismo  asombroso,  destacando la reseña del mítico combate en Zaire entre Muhammad Ali y George Foreman,  donde hay mucho de sus vivencias como boxeador  aficionado  en extraños combates con Francis Scott Fitzgerald y Hemingway.

El lugar en que Mailer parece sentirse a gusto se llama política, y eso sucedió  cuando fue enviado a cubrir la convención demócrata de 1960 con un John F. Kennedy virtuoso saliendo de la espuma que moldea la gloria.

¿Son reportajes o memorias? Ambas cosas. En algunos momento es el reportero, otras el escribidor, aún siempre el acucioso  indagador más allá de los hechos o sucesos concisos

André Malraux, el de las “Antimemorias”, discrepaba cuando se preguntaba: ¿Qué libros  merecen ser escritos, excepto las memorias? Muchos, por ejemplo  “El Quijote” o  “El rey Lear”. Ante todo La Biblia,  al ser el compendio de los cien mil libros de Dios.

Gabriel García Márquez, el más universal de los escritores latinoamericanos después de Borges,  al presentar el primer volumen de sus memorias con el rebuscado titulo de “Vivir para contarlo”, dijo  haber había pincelado su vida de escritor con escobillas de periodismo y la fuerza de un extraño don interior.

En Bahía de Todos los Santos, cuan del realismo mágico, el sumo sacerdote de esa religión de árboles creciendo en el aire y mujeres pariendo entre hojarascas de plátano, Jorge Amado, con el pelo blanco y la comisura de un babalao, solía decir entre taza de café boca abajo, velas retorcidas, tabaco negro bañado en ron, que si un escritor nace sin el “don” de nada valdrá esforzarse.

Se sigue comentando que  el Gabo es fruto verde de WIilliam Faulkner. Es posible. Uno es un poco de todo lo que en la vida le ha precedido, bueno o malo, pues nadie es una isla en sí mismo, como nos recuerda Hemingway en “Por quién doblan las campanas”,  usando una frase del  clérigo inglés  John Donne.

Norman Mailer, al final de su larga  veteranía no fue un islote, tampoco  lo intentó, al ser simple mente un  hombre de profesión y oficio hasta el final de sus vida.

Y así, en esta recopilación de artículos vivenciales – posiblemente menor que en sus novelas, aún siendo un portentoso prosista – sentimos y palpamos que los Estados Unidos deben dar gracias al cielo protector por haber tenido una conciencia que le puyó y le saca de su adormecida modorra.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »