Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Nelson Morán: Guerra informativa

Nelson Morán: Guerra informativa

 

En nuestro país, “mi país, tú país”, son muchas y disímiles las informaciones publicadas con respecto a la crisis que se vive.

El ciudadano común a veces ni encuentra en quién creer, los sectores en pugna se aclaman como poseedores de la verdad y la razón; cada quien por su lado “arrima la brasa a su favor”; en esté tira y encoge, llegan incluso a argumentar planteamientos inconcebibles, unos más exagerados que otros.

Más de 50 países apoyan la solución a la crisis, pronunciándose por la vía electoral, donde se participé en igualdad de condiciones, lo cual no es más que una manera de decirle a N Maduro que abandone el poder por no corresponderle,  esa es una lectura de las informaciones dadas.

También se filtran cartas, como la del Vaticano, donde los analistas explican que tiene un gran contenido y debe leerse en lenguaje “diplomático”, pues su planteamiento se centra en la negociación, que va más allá del simple diálogo; en esté sentido observamos que la Conferencia Episcopal si asume claramente postura por el cambio.

Quienes se asumen como gobierno hablan de traiciones e invasiones; de ayuda humanitaria contaminada (por lo visto ya tienen acceso a la misma); de teatro montado.

Por otro lado, quienes impulsan el cambio fijan fecha, 23 de febrero, para la entrada de la ayuda humanitaria al país.

Unos dicen que no hay hambre ni necesitamos medicinas, y otros que sí, y mucha, que la gente se muere.

Lo cierto es que estamos observando a un “gobierno” en las puertas de una una disyuntiva, ante la toma de decisiones. Y lo vemos frente a otro “gobierno” que paulatinamente viene asumiendo funciones y tomando decisiones.

Estamos en presencia de una guerra de informaciones, pero también, cada día más claro, en presencia de dos gobiernos en un sólo país. Veremos quién queda, y todo indica que quienes pretenden quedarse se van, que viene el cambio, anhelado por la mayoría.

El sector que pretende seguir gobernando habla del conjunto de elecciones realizadas en su tiempo, pero no habla de las decisiones asumidas en contra de la voluntad popular, recordemos lo de la reforma a la Constitución, y que después de su derrota la metieron de contrabando, y hablan de respeto y apego a la misma, cuando la práctica es diferente. Recordemos, también, el caso del estado Amazonas y sus Diputados, hasta hoy sin solución, y siguen hablando de apego a la Constitución. Llegará el día de la verdad de dichas elecciones.

De quienes abogan por el cambio, no se puede decir mucho, aparte de los errores cometidos, que pesan, y bastante.

Así, hoy, la guerra de informaciones está en pleno apogeo: Que si invasiones, que si ayuda envenenada, elecciones parlamentarias, elecciones presidenciales, entra o no la ayuda humanitaria, diálogo o negociación, que si hay escasez de todo o no necesitamos de nadie.

En esté toma y dame, quienes se quieren quedar, intentan como siempre ganar tiempo; y quienes quieren el cambio apuran el paso, con calma, pero sin pausa.

En este panorama observamos cómo se dan declaraciones que rayan en la irresponsabilidad, en una total falta de respeto al ciudadano, haciéndoles creer, o pretendiendo lo, que sus dichos son valederos, cuando en verdad no lo son. Vemos como representantes del supuesto gobierno se atribuyen la verdad y cambian los hechos, argumentando, sin pruebas, como en el caso de la ayuda humanitaria y su uso. Los países que los apoyan condenan la intervención, interviniendo, caso Rusia, quién dice apoyar a Maduro y solicita a EEUU que no intervenga en los asuntos de Venezuela. Ah, recordemos lo de Honduras y Zelaya, el papel de N Maduro en ese entonces, su presencia en la frontera, su comportamiento.

Es así como hoy por hoy estamos viviendo está guerra informativa, sumidos en una grave crisis, donde, “niéguelo quien lo niegue”, mueren compatriotas por carencia de alimentos y medicinas, ante su ausencia sufren colapsos que provocan su gravedad y fatal desenlace, esa es una gran verdad, y todos la conocemos.

La situación está por definirse y la apuesta es por el futuro, por la reconstrucción de un país para todos, hagámoslo posible.

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »