Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Freddy Zarichta: Prepotencia – Humildad

Freddy Zarichta: Prepotencia – Humildad

 

Recientemente estuve leyendo unos artículos sobre la visita a Venezuela del legendario comandante y poeta de la revolución Nicaragüense Tomas Borges, un ser fuera de serie, aquel que perdonó al hombre que lo torturo fieramente diciéndole “mi castigo es que tu vivas viendo a tu familia creciendo y felices eres mi amigo, no tengo corazón para el odio”.

Esta visita a Venezuela fue luego de la caída del gobierno Sandinista, presidido por aquel entonces por Daniel Ortega. Luego de una conferencia dictada por él en la Universidad central de Venezuela (UCV), uno de los asistentes me preguntó: comandante ¿por qué se perdió la Revolución Sandinista? Le respondió tajantemente: “perdimos la humildad”.

Hago esta reflexión para que nos veamos en ese espejo que dibuja el comandante Borges. Uno de los crasos errores que se han cometido en el tiempo en este proceso Chavista de 20 años transcurridos, es la arrogancia y prepotencia de decenas de alcaldes, gobernadores, diputados, ministros, funcionarios, entre muchos más, hasta los que reparten la caja del CLAP que se creen unos dioses enviados del más allá y que patean día a día a comunidades enteras; comenzando por pequeñeces desde la simple entrega de una bombona hasta la atención medica en un centro de salud, sin mencionar los famosos listados que ‘depuran’ (sin criterio).

Pasamos a mencionar otros de los grandes problemas que se cuadran en este rubro como la matraca, la extorsión, y peor aún la humillación que se pliega con la discriminación más aberrante para excluir de los derechos ciudadanos a cualquier mortal incluso aun siendo un férreo defensor de este proceso, ¿acaso se puede ocultar el desastre en el SAIME, SENIAT, SUNDDE, Alcaldías, Gobernaciones? O ¿Las trampas en la entrega de alimentos de cajas CLAP? O ¿en la Misión transporte con asignación y entrega de vehículos, casas?

En muchos de estos organismos están colocados personas que no tienen la menor cualidad humana para ser un funcionario que trabaja con el pueblo son unos vulgares arribistas y mercenarios colocados allí por amiguismo, operación colchón, o porque es mi pana o mi familia; a quienes les importa un carajo lo que opine la gente de este proceso. No tienen humildad, no tiene ética, principios son unos sátrapas

Haciendo estos planteamientos es donde está el meollo  de muchos sectores de la población se hayan desencantado de este proceso y hoy en día estén en filas contrarias, no precisamente por ser contrarrevolucionario, la mayoría de estos compatriotas han sido marginados por hacer algunas críticas a los desmanes de muchos delincuentes infiltrado e n la actual gestión.

Es urgente, es hora, de colocarnos la mano en el corazón y rescatar la humildad que caracteriza a los verdaderos revolucionarios y aceptar los pequeños, medianos y grandes errores que se comenten a diario y son ignorados por intereses mezquinos de ciertos personajillos.

Llego la hora de rescatar los valores revolucionarios y ser humilde.

freddyzarichta@yahoo.com

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »