Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Ramón Guillermo Aveledo: Causas de la crisis

Ramón Guillermo Aveledo: Causas de la crisis

 

Todos los países tienen problemas y hay algunos que se presentan en todas partes. Las relaciones internacionales de los estados pueden tropezar con tensiones y conflictos y para evitarlos o superarlos existe la diplomacia. En cualquier lugar uno consigue mayores o menores grados de insatisfacción con los gobiernos, a los cuales se asigna responsabilidad en la solución de los problemas o, al contrario, en su agravamiento.

¿Qué pasa entonces en Venezuela? Los problemas obviamente se multiplican y agudizan, mientras las autoridades los niegan o los atribuyen a otros actores, el cuadro internacional se nos vuelve cada día más crítico por el descrédito de nuestros gobernantes que mantienen el respaldo de una minoría militante que va dando signos de desaliento pero que tienen una opinión negativa que va desde la desconfianza creciente hasta el rechazo en la mayor parte de la población, según todas las encuestas y, la más agresiva de ellas la del “ojo por ciento” que se palpa en la calle. Es la crisis venezolana que vivimos. ¿Qué la ha causado?

Entiendo los fines de la propaganda política, pero ésta pierde utilidad como herramienta cuando empeora la realidad y nunca puede sustituir a las políticas públicas que evitan, se anticipan o solucionan los problemas reales de la gente de carne y hueso. Así que tiene que desgastarse el éxito de las campañas oficiales cuando cualquier venezolano se da cuenta que con los ingresos más grandes de la historia, el saldo sea una nación y un pueblo empobrecidos, un atraso en todos los órdenes que se palpa y se sufre con relación a nuestros vecinos y a nosotros mismos, al punto de convertirnos en veinte años de un país de oportunidades a donde todos querían venir a uno de donde cada vez son más los que quieren irse.

Las tensiones sociales y sus consecuencias políticas se alivian con decisiones públicas acertadas y con la renovación que trae la alternancia, pero aquí se han ido cerrando todos los caminos políticos. “Venezuela cambió para siempre” esconde el desconocimiento de nuestro derecho a lo nuevo y lo distinto. Se persigue, apresa e inhabilita líderes políticos, se parcializa el órgano electoral, se desprestigia el diálogo. Se judicializa la política y politiza la justicia con efecto tan perverso como un proceso equivalente en la institución armada. Gravísimos errores de fondo. Así, la Constitución que ahora se invoca la han deshecho. Todo eso tiene consecuencias.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »