Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > En Ureña el chavismo llenó una cuadra con milicianos

En Ureña el chavismo llenó una cuadra con milicianos

 

Chavismo llenó concentración de una cuadra con milicianos en la frontera con Colombia

La sociedad civil quedó opacada por los milicianos y militares que ocuparon la mayor parte del área destinada a la concentración en Ureña. Los asistentes llegaron en transportes contratados por los organizadores, mientras los habitantes de la ciudad fronteriza siguieron con sus labores diarias

Ureña.- La voz del presidente de la asamblea constituyente y segundo del chavismo, Diosdado Cabello, retumbó en la frontera con Colombia la tarde de este 11 de febrero. Ureña fue punto de concentración del chavismo, donde los voceros convocaron para demandar paz y negar injerencias extranjeras en Venezuela. Cabello enfocó su discurso en alertar a los asistentes sobre un posible “falso positivo” que tendría lugar en Táchira el próximo 12 de febrero, día de la Juventud en Venezuela.

“Tengan mucho cuidado mañana. Hay que tener mucha inteligencia social para no caer en la trampa”, advirtió el segundo vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv). A su lado se encontraban dirigentes de la tolda roja como los constituyentes Darío Vivas y Pedro Carreño, así como el llamado “protector del Táchira” y expolicía metropolitano, Freddy Bernal, y el ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz. Todos sudaban y guardaban silencio, en fila, vestidos de rojo.

Su audiencia ocupaba menos de una cuadra. Varias filas de guardias cerraban el paso y mantenían a los presentes en esa área, a pocos metros de la alcaldía del municipio Pedro María Ureña. Los uniformados sostenían banderas de colores con la cara del fallecido expresidente Hugo Chávez y su ubicación impedía el libre tránsito de quienes acudieron.

Los flancos estaban custodiados por efectivos de la Guardia Nacional y de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim). Los uniformados de seguridad impedían el paso directo a la tarima donde estaba parte de la dirigencia nacional del Psuv. Portaban armas largas y estaban apostados allí desde la mañana del lunes. El despliegue militar, policial y de militantes contrastó con la actividad informal que se desarrollaba en la calle de al lado, que conecta con el Puente Internacional Francisco de Paula Santander.

Un río de personas seguía su rumbo hacia Cúcuta, Colombia, a paso rápido y con morrales a cuestas, mientras Cabello hablaba. Quienes regresaban al país lo hacían con maletas llenas e incluso empujando carretillas con mercancía colombiana. Ninguno paraba para sumarse a la convocatoria del chavismo.

A una calle de distancia, los milicianos escuchaban atentos el discurso de Cabello. “¿Dónde están los milicianos?”, preguntó el dirigente y más de la mitad de los asistentes levantó el puño derecho. “¡Saludo solidario y revolucionario!”, corearon en respuesta al segundo del chavismo. El resto se dividió en uniformados de verde oliva y civiles, que estaban ataviados con franelas rojas o con la M de Maduro y gorras tricolor.

Según Ana Avendaño, miliciana de 42 años, se convocaron a los civiles adiestrados en materia de combate de los 29 municipios de Táchira. Declaró a El Pitazo que llegó al punto de concentración desde las 7 de la mañana de este lunes. Le ofrecieron almuerzo, agua y una naranja “para aguantar la mecha”, dijo, aunque confesó que no le pesó haber estado bajo el sol siete horas, para escuchar a Cabello desde el estrado pasadas las 2 de la tarde. “Hay que ponerle corazón porque Venezuela se defiende. Si de corazón Estados Unidos nos quisiera ayudar, le quitaría las sanciones al pueblo. Está mal hecho”, argumentó.

Cabello reiteró una vez más el discurso oficialista sobre un supuesto bloqueo económico al país. “Venezuela exige que le dejen comprar alimentos y medicinas como cualquier país del mundo”, exclamó por micrófono. Recibió aplausos de los asistentes, sin cuestionar sus palabras.

En realidad, las sanciones a las que el dirigente del Psuv hace referencia se tratan de medidas económicas particulares que emitió Estados Unidos a funcionarios del gabinete de Nicolás Maduro. Cabello, al igual que Maduro, forman parte de la lista de sancionados del gobierno de Donald Trump por quebrar el hilo constitucional en el país y convocar a comicios presidenciales sin condiciones mínimas y violando la Constitución.

Cabello reiteró a los presentes la importancia que tiene para el gobierno que la militancia del Psuv estuviera “movilizada siempre para defender la patria”. Las alcaldías oficialistas movilizaron a los convocantes en autobuses privados y públicos, identificados con los logos de Bus Táchira y del ministerio de Transporte. El Pitazo contabilizó al menos 20 autobuses horas antes de que Cabello llegara al punto de concentración en la vía que comunica San Antonio con Ureña.

La movilización ciudadana se suma al traslado de al menos 80 militares entre Guardia Nacional y Ejército al Puente Binacional de Tienditas, que conecta Táchira con el norte de Santander, Colombia. Del lado colombiano, se encuentran los envíos de medicinas y alimentos para venezolanos que llegaron de Estados Unidos el pasado jueves 7 de febrero. Cabello catalogó la ayuda humanitaria como “imaginaria” y cuestionó que pudiese surtir efecto en la población.

“¿Qué son 20 mil personas para una revolución que está ateniendo a seis millones de familias en todo el territorio nacional?”, dijo entre risas. Destacó que Venezuela “tiene dignidad” y que no necesita de limosnas, recalcando las declaraciones que ofreció Maduro días previos en televisión nacional. De acuerdo con Cabello, la ayuda humanitaria que se encuentra en Colombia no pasará “por San Antonio ni Ureña. Esto es territorio libre” y cualquier avión que entrara en cielo venezolano sería derribado.

Cabello tenía previsto ofrecer una rueda de prensa en la aduana principal de San Antonio del Táchira al mediodía de este lunes. En su lugar, declaró Bernal, a las 5 de la tarde, quien declaró sentirse orgulloso de la “apoteósica” convocatoria, según enfatizó. La camioneta en la que se movilizaba Cabello se desvió de la vía que conecta Ureña con San Antonio del Táchira hasta el aeropuerto Juan Vicente Gómez, cerrado al público. Dentro, estaban estacionados cuatro avionetas privadas. Media hora después de terminar su discurso, se escucharon los motores de dos de ellas en San Antonio.

El Pitazo

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »