Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Bolichicos vinculados a estafa monetaria de “Apartamentos de lujo en Nueva York”

Bolichicos vinculados a estafa monetaria de “Apartamentos de lujo en Nueva York”

 

Apartamentos de lujo en la ciudad de Nueva York vinculados a una estafa monetaria “boligarchs” venezolana de $ 2.400 millones

Raul gorrin

Mientras Venezuela se adentra en una crisis más profunda, los fiscales estadounidenses han vinculado siete apartamentos de lujo de Manhattan a una estafa de cambio de moneda de 2.400 millones de dólares que involucra a los “boligarchs o bolichicos” del país sudamericano y su asediado régimen socialista.

Los condominios, que tienen un valor de más de $ 40 millones y se extienden desde Lincoln Square hasta Sutton Place, son parte de una cartera en expansión de propiedades de los EE. UU. Y otras tenencias que los documentos judiciales dicen que están “sujetas a decomiso”.Esa designación es cortesía de las acusaciones de soborno y lavado de dinero contra uno de los empresarios acusados, el magnate de la televisión venezolana Raúl Gorrin, quien tiene estrechos vínculos con el presidente Nicolás Maduro.

Las propiedades incluyen una plataforma de 4,557 pies cuadrados en el piso 47 del Baccarat Hotel and Residences, frente al Museo de Arte Moderno, que Gorrin compró a través de un holding por $ 18.8 millones en efectivo.

Otro departamento, una casa de piso completo en 330 E. 57th St., fue comprado por $ 2.4 millones en efectivo por un holding controlado por el cuñado de Gorrin.

Baccarat Hotel & Residences en 20 West 53rd St.

El mes pasado, también estuvo entre los siete miembros del gobierno venezolano y 23 compañías fueron sancionadas con sanciones por presuntamente perpetrar lo que el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, denominó “un esquema ilícito que el régimen venezolano había usado durante mucho tiempo para robar a su gente”.Gorrin, quien es dueño de la red de noticias Globovision, actualmente está huyendo de una acusación de 11 cargos el año pasado en Miami que lo acusa de haber conspirado para violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero al ayudar a lavar más de $ 1 billón en pagos a la torpe venezolana funcionarios a partir de 2008.

La medida se produjo pocas semanas antes de que el líder de la oposición, Juan Guaidó, invocara una disposición de la constitución de Venezuela para declararse a sí mismo como presidente, en medio de condiciones económicas extremas y acusaciones de que la reelección de Maduro en mayo de 2018 había sido arreglada.

Maduro, el ministro de Relaciones Exteriores del país de 2006 a 2012, fue vicepresidente de Hugo Chávez antes de asumir el cargo cuando el hombre fuerte de Venezuela murió en 2013.

Bajo Chávez surgieron los boligarcas, una clase privilegiada parecida a los oligarcas de Rusia y así se llamaron porque prosperaron bajo su llamada revolución bolivariana.

Gorrin ha sido acusado de usar su posición como jefe de Globovisión para tratar de reprimir el sentimiento anti Maduro.

El mes pasado, el jefe de la oposición del Congreso de Venezuela dio un discurso desafiante contra Maduro que fue transmitido en vivo por varias emisoras web, mientras que Globovision transmitió un programa de cocina pregrabado, según The Associated Press .

Alejandro Andrade

Los conspiradores admitidos en el esquema de cambio de moneda también incluyen al ex tesorero nacional venezolano Alejandro Andrade, un guardaespaldas de Chávez.

En un acuerdo de cooperación con los fiscales estadounidenses, Andrade se declaró culpable en secreto en 2017, diciendo que se había embolsado más de 1.000 millones de dólares en sobornos de parte de Gorrin y otros.

Como parte del plan, dijo Andrade, le daría a Gorrin y otros accesos a dólares estadounidenses del gobierno venezolano, que luego entregarían a los bolívares a través de casas de cambio corruptas a una tasa muy superior a la oficial.

Los conspiradores luego devolverían una fracción de los bolívares al gobierno, como si acabaran de vender los dólares a la tasa oficial más baja, dicen las autoridades.

Eso todavía dejó a los delincuentes con un gran excedente de bolívares, todos ellos respaldados por el gobierno, que guardaron para sí mismos y para derrochar a Andrade, dicen los funcionarios.

Fue sentenciado a 10 años de prisión y está listo para rendirse el 25 de febrero.

Andrade, quien tomó todas sus recompensas en bienes y servicios en lugar de efectivo, acordó permitir que los federales vendan su tesoro de activos corruptos, incluida una casa en Palm Beach, Florida, una granja de caballos de 10 acres, tres casas en la cercana Wellington y una extensa mansión de estilo español en Delray Beach.

Además, Andrade tosió una flota de 10 vehículos, incluido un Bentley convertible 2015, un Porsche SUV 2016 y tres Mercedes-Benzes de último modelo, y una colección de 35 relojes de oro, platino y titanio fabricados por Rolex, Hublot, Patek Philippe , Audemars Piguet y otras marcas de lujo.

Pero los primeros artículos vendidos por los federales son 14 de los 17 caballos de salto de exhibición comprados para el hijo de Andrade, Emanuel, de 22 años, quien terminó 61 en los Juegos Olímpicos 2016 en Río de Janeiro para el Equipo de Venezuela.

Emanuel Andrade

Los pura sangre serán subastados en línea del 19 al 26 de febrero.El amigo de Andrade, Leonardo González, supuestamente ayudó a ocultar sus ganancias ilícitas al comprar los caballos, cuyos nombres incluyen Bonjovi y Tupac van de Vrombautshoeve Z.

Los avances que concluyeron el lunes en el Centro Ecuestre de Delray Beach se limitaron a los postores registrados que depositaron un depósito de $ 50,000.

Otro conspirador que llegó a un acuerdo de cooperación con los federales es Gabriel Arturo Jiménez, quien dijo que planificó con Gorrin y otros para comprar el Banco Peravia en la República Dominicana en 2010.

Banco Peravia lavó las ganancias del plan, dicen los federales.

Jiménez, quien vive en Chicago, fue condenado en diciembre a tres años de prisión, pero se le dio hasta junio para que se rindiera.

Otros implicados incluyen a la sucesora de Andrade como tesorera nacional, Claudia Díaz, y a su esposo, Adrián José Velásquez, ex jefe de seguridad en el palacio presidencial de Venezuela, quien supuestamente aceptó sobornos en su nombre.

Viven en España, según el Miami Herald, y están entre los sancionados por Estados Unidos el mes pasado.

Mientras tanto, Gorrin y otros empresarios relacionados con el gobierno están siendo investigados por separado por supuestamente lavar $ 1,200 millones de la compañía petrolera estatal de Venezuela, PDVSA.

Los que se beneficiaron del fraude incluyen las tres etapas de Maduro, según las autoridades.

Las propiedades de Manhattan vinculadas a las presuntas irregularidades de Gorrin fueron compradas en efectivo por varias compañías holding entre agosto de 2010 y noviembre de 2017, según muestran los registros de la ciudad.

Solo dos hechos llevan el nombre de Gorrin: los del condominio Baccarat Hotel y el piso 11 del 330 E. 57th St., por el cual pagó $ 2.33 millones.

Los fiscales vincularon otros dos pisos en ese edificio, el noveno y el 12, a Gorrin, y los registros de propiedad muestran una escritura de compra para el piso 12 firmada por su cuñado, Gustavo Perdomo, quien el mes pasado fue abofeteado con sanciones.

Los fiscales presentaron “lis pendens” contra seis de los siete departamentos enumerados en la acusación de Gorrin.

Las presentaciones sirven como aviso legal de que el gobierno “tiene un reclamo contra ellos”, dijo el abogado Bruce Zagaris, de Washington, DC, quien se especializa en derecho penal internacional.

“Aunque todavía no hay una demanda de decomiso, han bloqueado efectivamente el movimiento de las propiedades porque una lis pendens es una nube en un título”, dijo Zagaris.

También señaló que una vez que se archiva un lis pendens, el dueño de una propiedad, incluso uno que compró la propiedad de manera inocente, “tiene que demostrar que es inocente de un delito” para que se elimine.

“Tales casos pueden llevar años”, dijo.

Tres de los apartamentos se han vendido desde entonces, y uno, el noveno piso de 330 E. 57th St., ha cambiado de manos dos veces.

330 East 57th St

El nuevo propietario no daría su nombre, pero los registros de propiedad y las fotos en línea lo identifican como Eric Somnolet, cuya página de LinkedIn dice que es presidente y propietario de Manhattan Direct Marketing.El propietario de esa propiedad le dijo a The Post que “la compra y todo ha sido a través de agentes de bienes raíces y abogados” y que su departamento “no tiene relación alguna” con Gorrin.

El apartamento del piso 11 también fue vendido por el grupo de propiedades RIM de Nueva York de Gorrin en julio de 2018, con la escritura firmada por la esposa de Gorrin, Maria Alexandra Perdomo.

Ella también estuvo entre los sancionados por el Departamento del Tesoro el mes pasado.

El comprador, que pagó $ 2.25 millones en efectivo, fue Sunrise Leisure LLC de Atherton, California, con registros de propiedad que muestran que el “único miembro” de la compañía es Jean Henri Lhuillier, quien según Forbes dirige una cadena de casas de empeños en Filipinas fundada por su padre.

Lhuillier le dijo a The Post que no conocía a Gorrin y se negó a responder más preguntas.

Su abogado, Manoj Andalkar, más tarde dijo: “Mi cliente no tiene conexión alguna con las personas o entidades involucradas en la acusación”.

Un representante de la Oficina del Fiscal Federal en Miami no diría por qué solo seis de las casas fueron abofeteadas con las reclamaciones.

El abogado de Gorrin, Howard Srebnick, no respondió una llamada para hacer comentarios.

Él ha negado previamente cualquier delito por parte de Gorrin, según los informes.

New York Post: Jennifer Gould Keil; Adam Schrader y Bruce Golding 11 de febrero de 2019

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »