Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Alfredo Salgado: ¡Qué paguen los bolichicos!

Alfredo Salgado: ¡Qué paguen los bolichicos!

 

El peligro que tenemos los venezolanos por delante, luego de la salida del chavismo del poder, es que dentro de algunos años, el chavismo regrese al poder.

¿Por qué puede ocurrir tal desagracia en algunos años?

Porque estamos atados a una serie de creencias disparatadas, esencia del chavismo, tales como:

*Los derechos adquiridos

*“La Justicia Social”

*Mi responsabilidad y el valor de la ley terminan cuando comienzan “mis” derechos

*El odio a la economía petrolera, derivadas de las disparatadas ideas en torno al tema, de Uslar y Pérez Alfonzo

De manera que tenemos por delante un serio problema cultural que resolver, porque más que una revolución, estos años de chavismo, han sido años de Involución Cultural, en la cual se llegó a una simbiosis fatal entre la barbarie del Gomecismo y la irresponsabilidad del Lusinchismo.

Por tanto, el primer paso cultural que debemos dar, aún desde el diseño del nuevo país, de la Venezuela Libertaria que debemos construir, es romper de raíz con el legado militarista y abusivo del chavismo-gomecismo y la demencia administrativa del chavismo-lusinchismo.

Los Bolichicos, como arquetipo del Saqueador Venezolano del Siglo XXI, pero no los únicos, de rancios apellidos y parentelas influyentes, amancebados con los militares corruptos, son los hijos del chavismo, engendrados de esa perversa unión entre lo peor de la corrupción de la IV República y el barbarismo gomecista.

¿Qué no me lo creen?

Vean los apellidos de los carajitos dueños de la empresa Derwick, sus parentelas y lazos, pero también sus complicidades que les otorgaron los contratos, para que sepamos qué estaba pasando de verdad en el cuarto del fondo de la revolución, en sus trastiendas, en cuanto a quiénes y con quiénes se estaba llevando a cabo el amancebamiento que ha postergado la liberación de Venezuela.

Tan chavista son el Tuerto Andrade como los bolichicos.

Por eso llevo tiempo diciendo, y lo ratifico que más fuerza, que más que Socialismo del Siglo XXI, esta locura debería llamarse Lusinchismo del Siglo XXI, sin dejar de ser socialismo, si queremos ser rigurosos.

¡Me entusiasmo al pensar que el gordito de la cachiporra de plástico, se decida de una vez a cumplir con su amenaza de develar la lista de los próceres “lacayos del imperio”, que amasaron fortunas al amparo de la revolución, en detrimento de los venezolanos, ungidos por el comandante y Odebrecht!

De manera que es crucial, ciudadano Presidente Juan Guaidó, que como estrategia central dentro de la reconstrucción de Venezuela, ejecutemos un plan firme de recuperación de la mayor parte de los capitales que, fueron robados a la nación venezolana.

Para lograr este cometido, se debe proceder a designar una Comisión del más Alto Nivel, que se dedique a recorrer las capitales financieras más importantes del mundo para:,

*Consignar ante esos gobiernos y bancos la lista de las cuentas y el nombre de los cuentahabientes, en donde están los capitales saqueados a la nación venezolana;

*Reclamar la soberanía de la República de Venezuela, sobre esos fondos saqueados y de los cuales solicitamos la inmovilización y confiscación inmediata;

*Asegurarle a esos gobiernos y bancos, que el nuevo gobierno de Venezuela, no generará una corrida bancaria que ponga en riesgo el sistema financiero de esos países, pero si se ejecutará un cronograma de desembolsos controlados de esos fondos, a fin de financiar la reconstrucción del país;

*Atar ese plan de desembolsos, a un programa muy serio de recuperación del país y de reestructuración de su economía y del Estado, para lo cual nos resulta indispensable, la participación de la inversión extranjera en las múltiples modalidades que esta tiene al momento actual.

Pero si el nuevo gobierno no se deslastra del fardo pesado que significan los socios del  chavismo, en pocos años tendremos de vuelta, ya no a Maduro, pero sí tal vez a Nicolasito y a María Gabriela.

Es por eso que esta lucha no puede ser a medias tintas.

Hay que ser radicales porque lo que está en juego es la supervivencia de Venezuela.

Radicales en cuanto al cambio de 180 grados que debemos dar como sociedad, basándonos en el trabajo, el respeto a la ley, la responsabilidad personal, el aprovechamiento de las ventajas comparativas y competitivas que tiene y que puede llegar a tener de modo expandido Venezuela; Radicales en cuanto a que no podemos llegar a ningún tipo de pacto de supervivencia con ninguno  de los criminales que han asesinado a Venezuela;

Radicales en cuanto a que a Venezuela tenemos que idearla de nuevo, hacer un producto nuevo de ella, y que debemos desechar toda idea, que ni por asomo nos conecte con el pasado Gomecista y Lusinchista. Es decir, con el chavismo.

Esta reconstrucción será costosa.

No importa, tenemos los reales para reconstruir a Venezuela.

Lo tienen los bolichicos.

Qué paguen por el daño que le hicieron a varias generaciones de venezolanos.

 

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »