Inicio > Opinión > Enrique Meléndez: La primavera de Venezuela

Enrique Meléndez: La primavera de Venezuela

 

La repentina aparición de Juan Guaidó en el escenario nacional, es algo que no deja de ser sorprendente. Sobre todo, porque se trata de un sujeto, que hasta hace unos días era un completo desconocido. Incluso, ni siquiera era un diputado de alto perfil; como sería el caso de Juan Requesens; y quien lleva meses preso; consecuencia, precisamente, de su oratoria implacable contra este gobierno; de su propio compañero de partido Freddy Guevara, hoy asilado en la embajada de Chile; de Gaby Arellano, hoy en el exilio en Colombia, y de muchos otros, que se han venido destacando en ese parlamento; se pudiera decir, que comenzó siendo el germen de esta nueva Venezuela, que en estos instantes, bajo su liderazgo, florece. Es decir, estamos viviendo una especie de primavera.

Porque ha ocurrido un fenómeno histórico, derivado del hecho de que el poder institucional del Estado se ha impuesto; justo a través de la Asamblea Nacional (AN), que preside este joven desgarbado; diputado por el estado Vargas, como se viene a saber ahora, y quien pertenece a la generación de jóvenes universitarios; que marcó época, como otras tantas generaciones precedentes de nuestra historia; tan emblemática, como la de 1928, en especial, porque en ambas estaba la composición de la dirigencia política, que habría de asumir las riendas del país: ayer Rómulo Betancourt; hoy, Guaidó, y con el perdón de la digresión; marcó época, decía, durante los días de la expropiación de Radio Caracas Televisión, y de modo que un poder tan insignificante; como venía sucediendo con esta AN, que fue elegida por arrase mayoritario de la oposición en diciembre de 2015; pero a la cual la venía desmantelando el gobierno desde su propio nacimiento; cuando le arrancó tres diputados; considerándolos ilegítimos; bajo el argumento de que habían sido elegidos con votos comprados; lo que supuso un proceso judicial, cuyo resultado la AN, presidida entonces por Henry Ramos Allup, terminó por desconocer, y de allí vino el hecho de que, a través del TSJ express, como se dice, el gobierno la declarara en desacato. Además de quitarle la mayoría, al restarle diputados. A continuación vino el cerco: le comenzaron a negar los recursos, para su funcionamiento administrativo; cada diputado tuvo que arreglárselas para poder participar de las labores legislativas, y de donde vino mucho soborno por parte del oficialismo; de modo que hasta el día en que estábamos divididos, antes de la aparición de Guaidó, se hablaba de una lista de diputados, que recibían donaciones de Raúl Gorrín; por lo que todo el país estaba indignado con esta oposición “vendida”; aun cuando gracias a Guaidó se ha hecho un alto en los denuestos políticos de unos y otros, y se ha seguido adelante.

De modo que un poder tan insignificante, decía, que marchaba al ritmo del saboteo, que le imponía un gobierno apoderado del resto de los poderes; es decir, de ese cerco administrativo, al tiempo que iba persiguiendo a algunos de sus más emblemáticos representantes, como Julio Borges, Guevara, Requesens, Arellano; en síntesis; un poder que estaba  contra las cuerdas, como se dice en boxeo, termina imponiéndose institucionalmente a este desgobierno. Es aquí donde uno observa que un Estado no es sólo un concepto; aun cuando pertenece al género de seres, que Kant consideraba como cosas en sí: noumenos, frente al fenómeno, que sería la aparición, lo fáctico: su sociedad. El Estado y su sociedad.

Esto sin contar con la elección, en paralelo con esta AN, de una Constituyente espuria, y que fue creada con fines supraconstitucionales, bajo el papel de una especie de aparato de terror; orientado a convocar eventos fraudulentos, como las elecciones del 20 de mayo. Porque, por lo demás, desde el 10 de enero; cuando finalizó el período presidencial de Nicolás Maduro, y considerándose dichas elecciones nulas; toda la estructura estatal ha quedado ilegítima; siendo hasta entonces ilegítima una parte de ella; pues el TSJ de Maikel Moreno fue nombrado sin respetarse las condiciones establecidas en la Constitución; lo mismo que el CNE, y cuyos rectores, asimismo, ya tenían el período vencido, y que ha sido una de las objeciones, que siempre ha hecho la oposición; amén de pertenecer cuatro de dichos rectores a las filas del partido oficialista; como más de un colega mío lo ha traído a colación.

Es decir, vemos una estructura estatal huera; y lo digo así, porque estábamos hasta ahora frente a un Estado totalmente descompuesto, y que es lo que le ha permitido a Guaidó moverse como un peso pluma, para volver de nuevo al lenguaje del boxeo; en ese escenario de muchos caciques y pocos indios que conforma hoy la esfera gubernamental; lo que se comprueba en el hecho de que hasta ahora el gobierno no ha podido tocar a Guaidó; aun cuando Diosdado diga que en su momento “le pondrán los ganchos”; pues ninguno se atreve a dar esa orden, a pesar de contar con toda la fuerza, para hacerlo, y en lo que influye, ciertamente, el carácter de inmunidad que protege la representación parlamentaria de Guaidó; algo, incluso, que se dice que la orden se ha dado, sólo que ningún comisario policial se atreve a acatar, so pena de correr con la misma experiencia, que vimos con el comisario que trató de detenerlo, cuando Guaidó se dirigía a La Guaira, y lo interceptó en plena autopista; para ser liberado de inmediato, y ser responsabilizado de la carga a dicho comisario y su comisión, y sin que ningún chivo grande dijera esta boca es mía; por lo que hubo un peloteo alrededor de la circunstancia de que si la orden fue dada por Diosdado; no, que por Tarek el Aisami, y así sucesivamente; razón por la cual las cúpulas policiales se han desentendido del asunto; tomando en cuenta que la actuación del  comisario en cuestión tuvo como resultado su detención; mientras Guaidó endereza entuertos, socorre viudas y ampara huérfanos en esa nueva Venezuela, que se inicia bajo su mandato.

melendezo.enrique@gmail.com

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »