Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Earle Herrera: Soberanía interina

Earle Herrera: Soberanía interina

 

Cuando EEUU advirtió a los países europeos que Guaidó se iba a juramentar como “presidente interino” y les ordenó apoyarlo, el mismo interino lo ignoraba. Ya lo habían tanteado, claro, pero desconocía la fecha exacta de la cosa.

Europa se enteró de la autoproclamación del diputado antes que sus mismos colegas de la Asamblea Nacional y mucho antes que la despistada oposición.

Un asombrado ex gobernador Capriles lo confesó. El diario Panorama reseña: “El jefe parlamentario Juan Guaidó se juramentó presidente interino de Venezuela, pese a que la mayoría de los partidos opositores rechazaban o dudaban de su conveniencia, reveló este jueves el dos veces aspirante presidencial Henrique Capriles”.

El interino que parecía incapaz de sorprender a nadie, sorprendió a la patética oposición a la que pertenece. Y a él lo “sorprendieron” los gringos. Nadie sabía nada, excepto los del norte. Allá se decidió todo. A partir de esa sorpresa, con un presidente interino, los “sorprendidos” endosaron la soberanía de la patria al imperio que los “sorprendió”.

¿Pruebas? El Departamento del Tesoro de EEUU decidió que los recursos de Citgo y cuentas de Venezuela los manejaría Guaidó y lo habilitó para ello, sin aviso y sin protesto del ungido.

Días después, según Reuters, EEUU estableció que las “entidades extranjeras que comercien con la petrolera Pdvsa deben dejar de hacerlo antes del 28 de abril”. Guaidó es el cuentahabiente, pero no maneja la empresa, ni nada. Este es el rasgo distintivo de las soberanías interinas (hasta la frase duele).

Con este interinato soberano –vaya oxímoron- se retrocede a los años previos a la gran huelga petrolera de 1936, cuando hasta las leyes sobre hidrocarburos la redactaban los gringos.

Pero Capriles, Ramos Allup, Rosales ni Borges, están irritados por esa abdicación de la soberanía, sino porque alguien tan predecible como Guaidó, los sorprendió. Y ahí los tiene, cogidos entre primera y segunda, con dos outs y en el noveno.

Washington maneja la empresa y le hace creer al presidente supernumerario que él controla algo. Como la afligida doncella que consoló a sus rígidos padres confesándoles estar solo medio preñada, la oposición ofrece a los venezolanos gozar de una soberanía interina.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »