Inicio > Política > Análisis ND: El mecanismo de Montevideo se quebró antes de sesionar

Análisis ND: El mecanismo de Montevideo se quebró antes de sesionar

 

El Análisis ND del octavo día de la crisis institucional tras la juramentación de Juan Guaidó como presidente interino designado por la Asamblea Nacional (30 de enero) versaba sobre las posiciones que estaba adoptando la comunidad internacional respecto a Venezuela, Guaidó y Maduro. Fue el día en que México y Uruguay, sin darle nombre aún, anunciaron el mecanismo de Montevideo. El artículo terminaba así:

“Si la reunión del que llamaremos ‘Grupo de Montevideo’ es solo para brindarle una mampara a Maduro, su vida será muy corta, y se le verán las intenciones en breve. El Gobierno uruguayo y el mexicano verán si quieren hacer ese papel ante uno de los regímenes más violentos y envilecidos de la historia de América Latina.

Bueno, llegó el día de la primera reunión del “mecanismo de Montevideo” y este no solo no llegó a reunirse, sino que la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, les dio el equivalente diplomático de un “tatequieto” en la primera reunión del Grupo de Contacto, que coincidía con la reunión convocada para el mismo día por Tabaré Vázquez, presidente de Uruguay, y Marcelo Ebrard, canciller mexicano.

Dijo Mogherini en la capital uruguaya, con Tabaré Vázquez frente a ella, que era poco menos que un despropósito ponerse a buscar interminables contactos con alguien que definitivamente no quiere negociar nada (Maduro) y que el propósito de la reunión era el “acompañamiento para la realización de unas elecciones libres”. Unas elecciones libres como alternativa a la intervención militar y a la violencia. No era un encuentro para lanzarle una cuerda a Maduro, en resumidas cuentas.

Vázquez (quien a lo largo de toda esta crisis ha mostrado, mucho y mal, las costuras), solo pudo replicar con lugares comunes: “los problemas de la democracia se resuelven con más democracia”, y “el pueblo de Venezuela merece el mejor futuro posible”. Palabrería para ocultar lo inexplicable.

Y al final de la jornada, tuvo que plegarse a la posición de la UE, su petición de elecciones presidenciales “libres, transparentes y creíbles”. Cero manguareo. Cero convocatoria a grupos “exploratorios de diálogo”, como soñaban Ebrard (AMLO) y Vázquez, quien, atenazado tanto por la UE como por su propia opinión pública y la oposición uruguaya, no pudo sino ceder.

Bolivia y México, miembros del “Grupo de Contacto Internacional” y seguramente del “mecanismo de Montevideo” se retiraron sin firmar. En otras palabras, el “mecanismo de Montevideo” se dividió el mismo día en que nació.

Su vida fue más corta que lo que el más optimista antichavista podía soñar.

La mala imagen

Maduro, quien se especializa en dar abrazos de la muerte (así pasó con su adhesión instantánea al mecanismo de Montevideo) ocupó su día en hablar de que reunió 10 millones de firmas para “enviársela al pueblo de Estados Unidos. Disculpen si encuentran este artículo laudatorio, pero el primero de esta serie de análisis, fechado el 22 de enero, señalaba que ese era el día en el que el chavismo se había quedado sin argumentos.

Maduro no tiene una sola idea nueva que mostrar, vuelve con la ficción de las 10 millones de firmas, pero el mundo completo (172 periódicos) pusieron la foto de sus contenedores bloqueando el puente Tienditas ayer. Es decir, su pésima imagen empeoró varios grados, para consternación de Vázquez, Evo y cualquiera que desee apoyarlo.

Lea más: Día 15: Maduro le regala la foto de su represión a los periódicos del mundo

Para más, Diosdado Cabello hoy negaba de plano la posibilidad de que el avión con ayuda haya llegado de Puerto Rico. Pero toda esta obcecación viene acompañada de decenas de reportajes sobre lo mal que lo están pasando los venezolanos, los que ya huyeron y los que resistimos aquí, y de cómo centenares de personas se han desplazado a la frontera con Cúcuta a esperar la ayuda humanitaria.

Encerrados en sí mismos, Maduro, Cabello y compañía ven cada día como el entorno se les vuelve hostil y los recursos a los cuales recurrir (incluso los recursos argumentativos) se les van volviendo más inefectivos cada día.

En búsqueda de De Klerk

Desde la oposición, fuentes confiables y directas señalan que el grupo alrededor de Maduro, sus más leales (básicamente Padrino, los Rodríguez, Arreaza, etc.) ha suspendido cualquier intento de contacto, han cerrado filas y se disponen a resistir. La oposición ha tratado de buscar, infructuosamente, un interlocutor dispuesto a abrir el juego: recordando la crisis final de la Suráfrica del apartheid, “un de Klerk”. Alguien qué, básicamente, entienda que la cosa terminó y que se pueden negociar algunas garantías.

Pero también señalan que en este momento, hay por lo menos cinco grupos en el chavismo, lo que hace muy difícil la negociación. “Es lo mismo que en algún momento pasó con nosotros”, reconocen las fuentes.

¿Quién es el Frederik de Klerk del chavismo? Difícil ver alguien con ese perfil, que dé garantías a los que van saliendo de que no van a ser perseguidos por los que quedarán. En la búsqueda de ese “de Klerk” Estados Unidos ha ofrecido, todos estos días, puentes de plata para quienes quieran pasarse al bando de la negociación.

El conde de Montecristo

En tanto, desde fuentes que tienen acceso al chavismo (pero no son fuentes directas del chavismo) señalan que Maduro ha ofrecido incluso entregar el poder, pero que no tiene a quién entregarle (y cito) “las llaves de Miraflores”.

Pero Maduro no quiere entregárselas a cualquiera, siente que eso lo puede negociar, y tiene un solo nombre tachado en su lista, según las fuentes: El de Leopoldo López. Decir Leopoldo López es, por supuesto, decir Juan Guaidó. Desde el chavismo se siente que López es el “conde de Montecristo”, y el símil es tan universal y tan atemporal que no hace falta explicarlo.

Maduro ha dicho, muy en privado, según se afirma, estar dispuesto a entregar, pero solo a alguien que permita la salida ordenada. ¿Lo sabrá Cabello? Quizás sí, pero las fuentes no lo pueden corroborar.

Así están las cosas en el día 16 de esta crisis.

La oposición ha ganado tanto terreno que casi da vértigo.

Y una victoria inconmensurable puede ser el ingreso de la ayuda humanitaria, lo que terminará de producir quiebres a lo interno del chavismo, y sobre todo, en la base de apoyo popular que aún usufructúa.

Mañana hay un acto de Guaidó con los jóvenes en el Aula Magna de la UCV, un acto que promete mucho… Maduro, en tanto, solo en Miraflores, solo con militares.

La batalla de la imagen la ganó hace tiempo el aspirante.

Pedro García Otero

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »