Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José María Aristimuño: Petróleo y proteína en Venezuela

José María Aristimuño: Petróleo y proteína en Venezuela

 

La energía siempre será  la base de la producción y el crecimiento de cualquier país. Nos podemos ufanar que Venezuela está encima del caldero de los dioses, de que es un territorio hirviente de hidrocarburos.

Conceptualmente, en las actuales circunstancias, depender de la renta petrolera en términos de crisis no es para nada malo. Nos permite hacer los ajustes que sean necesarios para lograr los objetivos planteados y lograr en poco tiempo el crecimiento social y económico indispensable para llegar al equilibrio y convertirnos en la nación próspera que una vez fuimos, cúspide de América Latina, con la diferencia de que ahora cada venezolano entiende qué significa la penuria, pues la ha vivido en carne propia.

¿Qué debemos hacer?

Borrarnos de una vez por todas el nuevorriquismo de la cabeza, estar claros sobre los dogmas  educativos distorsionados de que tenemos todo; ejemplos sobran: el desierto de los médanos de Coro, o la nieve del pico Bolívar… parece que no supiésemos lo que es arena o nieve en cantidad.

Maravillas existen: la exuberante belleza del parque Canaima, sus tepuyes en uno de los lugares más antiguos de la Tierra, y el salto  Ángel, el más alto del mundo.

Populismos como que el petróleo nos pertenece… como si cada uno de nosotros tuviese un balancín sacando oro negro del patio de su casa. Todo esto es verdad, pero bajo otro contexto.

En  EE. UU. es cierto que el subsuelo es parte del propietario de la tierra; en Arabia Saudita el petróleo es manejado por la familia real y las dádivas se reparten a un pueblo sometido religiosamente.

En Venezuela, el petróleo, constitucionalmente, es de todos. Por lo tanto, ahora con más fuerza debemos vigilar el buen uso de ese recurso, la gota negra que calma nuestra sed. Pero de allí a ir por el mundo como si fuéramos jeques, qué distante de la realidad. Otras condiciones aplican.

Podemos ser el país más seguro y próspero de la Tierra, pero con conciencia, desechando la viveza criolla que solo nos ha dividido, y el exceso de individualismo exacerbado que no lleva a nada.

Pan para hoy y hambre para mañana, si continuamos pensando igual.

Lo tenemos todo y no tenemos nada, a fin de cuentas.

Condiciones que aplican:

1000000 Km2/ 32 millones de habitantes.

Extraer hidrocarburos. Los costos de producción son relativamente bajos  con el uso de tecnología avanzada. Sacar petróleo no es un enigma, no se trata de orgullo y menos de nacionalismo. Apliquemos un refrán de la cultura popular: divide y vencerás. Esto nos permitirá tener distintos tipos de acuerdos, tanto en la venta como en la producción. Como consecuencia, la incorporación de diversa mano de obra foránea que se alíe a la nacional.

Democratizar el petróleo: nos interesa cantidad y rapidez. Actualmente carecemos de los fondos necesarios para financiar las enormes inversiones para el desarrollo de la industria.

 Sembrar el petróleo. Arturo Uslar Pietri.

Aguas Abajo: Fertilizante (úrea y fosfato de amonio), gasolina, asfalto, lubricantes, parafinas, PVC (cloruro de polivinilo).

Actualmente, producto de la distorsión del aparato productivo, el sector agropecuario está contraído. Convertirnos de la noche a la mañana en un país autosustentable no va a ser difícil. Tenemos que abocarnos a producir rápidamente fertilizantes, arreglar el asunto jurídico de la tierra para que la línea financiera no decaiga (que el financiamiento no sea engorroso).

¿Dónde está la proteína?

Las naciones que producen su proteína desde siempre son sociedades florecientes. El fertilizante es indispensable para sembrar leguminosas y producir carne. Potenciar las petroquímicas tiene como resultado el autoabastecimiento.

Nos han hecho creer que, por el fotoperíodo del paralelo donde nos encontramos, no somos aptos para el cultivo de la soya. Totalmente incierto. En cuanto a la producción de carne, no cumplimos con los registros sanitarios por no ser libres de fiebre  aftosa. Con disciplina y organización, todas esas trabas las podemos cambiar.

Rememos en la misma dirección.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »