Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Humberto  Marcano  Rodríguez: Ley de Amnistía

Humberto  Marcano  Rodríguez: Ley de Amnistía

 

El solo anuncio de esta ley, ha  sido  motivos  de  discusiones entre los  que están de acuerdo  con ella, los  que no están  de acuerdo en su totalidad y los  que  sostienen  que la misma   es  demasiado vaga en su contenido, en realidad  yo puedo contarme entre los que no están de acuerdo  con ella, esa  es  y ha  sido mi posición desde  el 19 de abril  del 2002, día  que comenzó a salir  este boletín, como sobre viviente  de la matanza del 11 de abril, posición  que he endurecido  con el transcurrir  de los años  ante los  robos, violaciones  de los derechos humanos, actos de traición a la patria, corrupción, tráfico  de  divisas, narco tráfico, las matanzas a opositores persecución desmedida  contra los opositores, torturas, condenas de inocentes  por  fiscales y jueces del terror, actos  de genocidio, llevados  a cabo por  este régimen castro-comunista, en muchos  de mis escritos siempre  he planteado un no rotundo  contra  cualquier  acto de borrón y cuenta  nueva a favor de   estos malhechores en función de gobierno  que  han asolado  el país, lo han destruido  casi en sus  cimientos, que han separado a las familias y son culpables  de la gigantesca diáspora venezolana.

Sin embargo  creo  que  si  se puede aplicar esta ley  en algunos casos, pero  no en la ambigüedad de la misma, porque  es un contra sentido  que  si estos delincuentes que durante veinte  años  que han estado  cometiendo  todos  estos  delitos  señalados  anteriormente en forma constante y repetitiva puedan  ser  perdonados  por  el solo hecho  que  cuando se han visto  con el agua  que les llega a la boca y casi se ahogan decidan decir  “perdón, yo deseo colaborar con ustedes”, y no se trata  de persecución a priori, ni de revanchismo, se trata  solamente de hacer justicia, justicia verdadera, llevarlos  a los tribunales  y que prueben  su inocencia y se les  dé la oportunidad  que  ellos en ningún momento le han dado  a opositor  alguno, que prueben  su inocencia ante   las  acusaciones  de crímenes  de lesa humanidad, de  corrupción, de torturas, de desfalcos, de las  expropiaciones  sin pagarles  el justo precio a los expropiados, de traición a la patria, cuando han entregado  nuestra soberanía a los invasores  cubanos, cuando han regalado los bienes patrimoniales  del pueblo mientras este  pasa  hambre, tiene  que mendingar  para comer, y  se desespera  en busca  de unas medicinas vitales, todos  estos y muchos más  son los crímenes  por los cuales han de rendir  cuentas ante verdaderos tribunales y jueces idóneos.

Sin embargo hay  que ir al punto de la legalidad, desde  el año 2000 existe El Estatuto De Roma  De La Corte Penal Internacional, y Venezuela  con fecha 13 de  diciembre  del año 2000, se adhirió  a este Estatuto al publicar en la Gaceta  Oficial  extraordinaria No, 5.507 La, Ley Aprobatoria Del Estatuto De Roma De La Corte Penal Internacional, lo  que convierte  este Estatuto en Ley Supranacional, por lo que ninguna Ley de amnistía podrá  perdonar los crímenes   de violaciones  de  derechos humanos (crímenes  de lesa humanidad), crímenes  que no tienen caducidad y su aplicación es  de ámbito internacional, (recuerden caso de Pinochet, apresado en Londres por instrucciones  de un Fiscal de la Audiencia española), de igual manera la responsabilidad  es personal y queda abolido  la defensa de  que  se estaban cumpliendo órdenes  superiores, los  delitos  cometidos  son personales, en cuanto a los  jefes militares y policiales el Estatuto determina  que  son culpables  directos  por los delitos  cometidos por  sus  subordinados, lo  que   determina  que también Maduro y  sus  ministros son culpables  de  crímenes  de lesa  humanidad entre otros  delitos tipificados  en el mencionado Estatuto de Roma  de la Corte Penal Internacional.

Entiendo perfectamente  al Presidente Juan Guaido  Márquez al pretender atraerse tanto  a los militares  como a los miembros  de los llamados  cuerpos  de  seguridad para  que colaboren  con el verdadero gobierno y así  evitar más  derramamiento de sangre y terminar de salir  de  esta cruel pesadilla a los fines  de regresar a la verdadera democracia y libertad de nuestra  Venezuela, pero  también  muchas de  esas personas están demasiados  corrompidos y se saben culpables  de  atroces crímenes imputados  a ellos, de todas maneras  el tiempo irá marcando las pautas y sobre la marcha  se irán resolviendo muchas cosas, y ese  será el gran trabajo de los equipos de gobierno.

De todo un poco

El Papa  Francisco en Panamá en su estadía  allí con motivo de La Asamblea Mundial de Juventudes, declaró  a los medios de comunicación que  él no reconocía a Juan Guaido como Presidente, porque tenía  miedo a  que eso desatara un baño de sangre, es  que ignora  la cantidad de países  que lo han reconocido, pero además  se le olvido  algo muy importante, durante los cinco  años  del papado de Francisco, se han cometido  en Venezuela 146.000 homicidios, lo  que hace  una  suma de 29.000 homicidios  anuales y jamás  el Papa  Francisco ha elevado  su voz  de protesta  ante el régimen castro-comunista, ¿Acaso no es  esto un constante baño de sangre a  que ha  sido sometido este país?.

En los  canales  de televisión, Venevisión, Televen y Globo visión,  en los  informativos los presentadores de noticias, cuando nombran a Juan Guaido se abstienen   de decir  el Presidente de la República, solo  lo mencionan como el Presidente de La Asamblea Nacional y en algunas ocasiones lo han llamado el auto proclamado, pero cuando se trata de Maduro o de Delcy  Rodríguez, si le  dicen el señor presidente de la República o la  vice- presidenta, se les olvida  que Nicolás Maduro  fue decretado usurpador  por La Asamblea Nacional al ser  declarada fraudulentas las  elecciones  de mayo del 2018 y así ha  sido reconocido por casi todos los países  democráticos  del mundo, en cuanto a la palabra  auto proclamado, el Ingeniero Juan Germán Guaido Márquez , fue juramentado como Presidente  de la República de Venezuela ante  el pueblo  soberano el 23  de  enero del 2019 y que  de acuerdo al artículo cinco(5) de nuestra  Carta Magna la  soberanía  reside intransferiblemente en el pueblo. Por lo tanto  que les  quede claro  que nuestro Presidente no es un auto proclamado, sino todo lo contrario UN Presidente Juramentado por  su propio pueblo, ceremonia  que vio  el mundo y  que  fue por  eso  que de inmediato empezó a  ser reconocido mundialmente. Sirva también la explicación para  algunos  periodistas que  se empeñan en decir  que tenemos dos Presidentes y dos Asambleas Nacionales, falso, sólo existe  un solo Presidente y es Juan Guaido Márquez, una  sola Asamblea Nacional, la mal llamada asamblea  constituyente es totalmente ilegal y no reconocida  por las naciones  democráticas.

Cuando la dictadura  y la represión se hacen ley, la rebelión es un sagrado derecho…Simón Bolívar

hjmrodriguez@gmail.com

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »