Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Clodovaldo Hernández: Expectante y cómplice, dirigencia opositora aguarda por el desenlace del golpe

Clodovaldo Hernández: Expectante y cómplice, dirigencia opositora aguarda por el desenlace del golpe

 

En la medida en que pasan los días queda más claro que los aliados internos de Estados Unidos en el golpe de Estado que se puso en marcha a comienzos de enero son los sectores extremos de la derecha, y principalmente el partido Voluntad Popular. La mayoría de los demás actores del antichavismo son espectadores forzosamente pasivos, mientras un segmento pequeño está en contra de lo que se pretende ejecutar.

Da la impresión de que el comando de la operación, obviamente ubicado en EEUU, ha fijado la estrategia de que solo el autoproclamado Juan Guaidó aparezca como figura nacional. Los otros dirigentes opositores tienen instrucciones expresas de dejar el campo libre a este liderazgo en proceso acelerado de fragua.

Como suele ocurrir, cada vez que el ala extremista de la oposición logra hacerse con el timón de la nave, los del sector moderado asumen una actitud taimada: guardan silencio o se hacen los locos ante las acciones obviamente anticonstitucionales. El cálculo es simple: si la jugada violenta sale bien, ello serán llamados a formar parte del nuevo gobierno, en su condición de opositores. Si sale mal, podrán alegar que nunca respaldaron abiertamente las iniciativas fallidas.

Esta es la actitud habitual de la dirigencia más veterana, cuyo emblema es Henry Ramos Allup, el secretario general de Acción Democrática. Lo imita el resto de la dirección de ese partido y líderes de otras organizaciones que vienen de la misma raíz, como los que actualmente están en UNT.

De esa conducta permisiva y sibilina participan también muchos dirigentes de los partidos de izquierda antichavista, como La Causa R y Bandera Roja. También algunos que pertenecieron en el pasado a la dirección del MAS.

Capriles deja dudas

Mientras tanto, el dos veces candidato presidencial opositor Henrique Capriles Radonski se ha mostrado cuestionador de la jugada encabezada internamente por Guaidó, aunque no porque la considere antidemocrática o entreguista de la soberanía nacional, sino porque no cree que se cuente con la fuerza necesaria para imponer al nuevo gobierno, en particular en lo que respecta al ámbito militar.

Desde este lugar del tablero, Capriles se suma (con la parte de Primero Justicia que aún controla) a la postura de la espera taimada del resto de la oposición moderada, pero sin haber permanecido en silencio absoluto. En caso de que la tentativa fracase, podría aparecer como una de las voces que advirtió sobre su inviabilidad.

Posiciones fuera de órbita

No todo el sector opositor ha asumido la postura de cohonestar desde cierta distancia el golpe de Estado que se desarrolla con el concurso fundamental de las fuerzas hegemónicas del capitalismo internacional. Una pequeña porción ha dejado clara su negativa a respaldar ese tipo de acciones.

El dirigente de mayor jerarquía que se ha atrevido a expresar un punto de vista crítico es Claudio Fermín, quien viene de ser el jefe de campaña del candidato presidencial Henri Falcón, para las elecciones de mayo pasado.

Fermín ha dejado claro que las elecciones se realizaron y que Nicolás Maduro las ganó. Una actitud similar ha asumido el exsecretario general de Copei y dirigente histórico socialcristiano Eduardo Fernández. Ambos han sido repudiados por el resto de la dirigencia y sus opiniones silenciadas por quienes dominan el flujo de las redes sociales opositoras.

Otro dirigente que ha fijado posición en contra de un cambio de gobierno mediante una maniobra injerencista es Enrique Ochoa Antich, del movimiento Juntos, que forma parte de la coalición que respaldó a Falcón.

Es significativo que el propio excandidato presidencial se las ha arreglado para no pronunciarse con la misma contundencia que estos integrantes de su alianza. Todo parece indicar que se le ha presionado fuertemente para que se mantenga al margen.

Tarre Briceño, a quien la Asamblea Nacional designó representante de Venezuela en la Organización de Estados Americanos, en una conversación por WhatsApp, calificó a Falcón como “la única rueda que se le salió a la carreta”, refiriéndose a la estrategia de deslegitimar las elecciones presidenciales de 2018, para luego desconocer el mandato de Maduro.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »