Inicio > Política > ¿Han llegado los días finales de Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores?

¿Han llegado los días finales de Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores?

 

Murió la oposición. Se fue escindida y agotada por sucesivas derrotas desde 2016. Revivió la oposición. Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, logró unificar a la disidencia. Recuperó la calle y logró respaldo de la comunidad internacional. Unos suben y otros bajan. Es el mejor momento de la oposición y el peor de Nicolás Maduro, pues a lo interno, nada más cuenta con el respaldo aparente de tanques, fusiles y aviones. Y a lo externo, al menos hasta hace poco, tenía el respaldo de los rusos. Despojado, como parece estar, de la ayuda de Vladimir Putin -algo que anticipamos en 2018 en El Cooperante-, con paupérrimos niveles de popularidad, con una crisis sideral que hundió al país en la pobreza extrema, y entendiendo que Venezuela es una pieza más del tablero geopolítico: ¿Son los días finales de Maduro en el poder? Veamos:

Danny Leguízamo/ElCooperante

Todas las desgracias de Nicolás Maduro arrancaron desde el mismo momento en el que fue escogido como sucesor de Hugo Chávez con el respaldo de los cubanos. De allí en adelante, no ha tenido paz en el Palacio de Miraflores. En 2013 enfrentó las acusaciones por fraude. En 2014, La Salida. En 2015, la victoria de la oposición en las elecciones parlamentarias, un golpe que también superó pero que cuatro años más tarde le iba a enredar el libreto hasta el punto de verse en serios aprietos.

Luego enfrentó 2017, con un centenar de muertos y miles de presos. Incluso, llegó al 2018 con todo y simulacro electoral ejecutado el 20 de mayo. Hasta aquí lo acompañó la suerte. En 2019, la oposición se volvió a agrupar y recuperó la calle. El artífice es Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, a quien todavía no han podido reducir a las mazmorras del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional.

Después del 23 de enero todo se enredó más de la cuenta. Sanciones. Presiones. Jugadas geopolíticas de Estados Unidos y Rusia. Más apoyos para Guaidó y menos apoyo para el régimen. Hasta Pedro Sánchez, jefe del Gobierno de España, le ha dado la espalda a Maduro, por lo que en las alforjas de la comunidad internacional, solamente quedaban China y Rusia, porque Cuba carece de peso a lo externo.

En una nota que publicamos el 06 de noviembre de 2018 (que puede leer haciendo click aquí) anticipé que tanto chinos como rusos le habían dado un portazo desde el punto de vista del financiamiento a Maduro. Las últimas señales que llegan del Kremlin, aunado al levantamiento de sanciones por parte de Estados Unidos  al gigante ruso del aluminio Rusal y a otras compañías rusas que habían sido penalizadas por sus lazos con Oleg Deripaska, dan cuenta que ahora sí, de verdad, Nicolás Maduro ya lleva prácticamente todas las de perder con Juan Guaidó.

Lo que resta en el cuadro es el apoyo de las Fuerzas Armadas. Pero el generalato no es la expresión más diáfana de lo que ocurre a lo interno de los cuarteles. Allá también pegan el hambre y la crisis. Y desde hace rato, Maduro suplica que los militares le demuestren su respaldo públicamente. Ahora la cosa se puso peor. Ya se le hace imposible disimular que lo suyo es un absoluto desespero. Con Guaidó todavía en libertad, la calle caliente y Estados Unidos apretando la soga a nivel de asfixia -esto último es una jugada que puede salir muy bien o muy mal-, al “primer presidente chavista de la historia” solamente le queda ponerse a rezar para que las bayonetas no se le vuelvan en su contra, algo que ya hizo este miércoles con una misa cristiana, implorándole al cielo que aquellos que acostumbran a ser leales hasta la víspera, sigan siendo leales con su régimen más allá de esta víspera en la que pareciera, habla de los días finales de una horrenda dictadura que ya se siente tan acorralada, que es capaz de cometer hasta lo inimaginable. Que Dios bendiga a Venezuela.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »