Inicio > Política > En marcha el terror rojo de Maduro y Cabello

En marcha el terror rojo de Maduro y Cabello

 

Estado de terror. Escenario de miedo. El general Vladimir Padrino López advierte del riesgo de guerra civil. Nicolás Maduro ratifica el rol de la milicia. Diosdado Cabello apunta que ya son 2.000.000 de milicianos. Jorge Arreaza declara que el país dará la madre de todas las batallas. ¿Qué es esto? ¿Disuasión chavista?

Juan Carlos Zapata/KonZapata

En los cuarteles del poder se señala que no entregarán el poder. En los cuarteles del poder se apunta que el costo será alto para el enemigo. En los cuarteles del poder ya actúan como el perdedor radical, que no tiene nada que perder en la vida, y está dispuesto a llevarse a lo que sea por delante. Economía, gente, instituciones, empresas, bancos, al país entero, al oro de la República, las reservas internacionales. Todo.

Sería el punto final del saqueo, ya que el botín de Hugo Chávez, el que se supone fue acumulando y que para defender a la revolución –como ha llegado el caso- quedó en manos de unos que no lo entregan, lo monopolizan, ya que también ellos, que se aislaron del poder madurista, tienen entre ceja y ceja su propio proyecto de poder, y su propio proyecto de control. Y este no es otro que comprar el país. Volver al país. Por interpuestos. Por compañías y personas. Y comprar lo que se supone no valdrá nada en el país, luego de que el usurpador del poder decida que es mejor la tierra arrasada. El polvo cósmico.

Ellos son los que quieren reescribir la historia apuntando que a los invasores, a los mercenarios, a la derecha, los esperarán en el Palacio de Miraflores tal como lo hicieron el 11 de abril, cuando en verdad corrían. Hoy tejen una nueva versión, y para que el país y el mundo les crean, asoman y actúan como el que está dispuesto a dar la pelea, hasta el punto de generar un conflicto de proporciones bíblicas, el Armagedón.

Los usurpadores del poder, dicen, optaron por un país en ruinas antes que la rendición. Y que la derecha cargue con los costos. En el medio están los otros. Los del botín. Los que quieren entrar comprando. Posicionándose. A precio de gallina flaca.

¿Y si no sale la jugada? Aquí lo hemos anotado. La mayoría del país quiere cambio. La mayoría del país sigue el plan de ruta de Juan Guaidó. ¿Será esto suficiente para evitar el derramamiento de sangre? ¿Para evitar la tierra arrasada?

Los que amenazan son los mismos que huyeron el 11 de abril de 2002. Es Nicolás Maduro -junto a Cilia Flores- que enfiló vía Colombia, rumiando y señalando que Chávez los había traicionado al no dar la pelea. Es Diosdado Cabello, que huyó hacia el litoral central, hacia Carayaca, que se escondió hasta que el retorno de Chávez era hecho consumado.

Ellos son los que quieren reescribir la historia apuntando que a los invasores, a los mercenarios, a la derecha, los esperarán en el Palacio de Miraflores tal como lo hicieron el 11 de abril, cuando en verdad corrían. Hoy tejen una nueva versión, y para que el país y el mundo les crean, asoman y actúan como el que está dispuesto a dar la pelea, hasta el punto de generar un conflicto de proporciones bíblicas, el Armagedón.

Se recordará que alguna vez Cabello dijo que ellos, los subalternos, eran más radicales que Chávez, y que era este quien los detenía a la hora de ejecutar algunas operaciones violentas. “Que no se te vaya la mano”, y que les decía Chávez cuando comenzaron con el terror de los círculos bolivarianos.

Pero en tanto y en cuanto la violencia, el insulto, la represión, la tortura, el asesinato, y la política de terror les funciona, el cóctel del miedo se convierte en vicio de ejecución. Freddy Bernal y el mismo Cabello –que antes eran muy amigos, hermanos- llegaban a decir que si los acontecimientos no los favorecían, se tiraban al monte, a la guerra de guerrillas.

Muerto Chávez, y con Maduro en el poder, son otras fuerzas las desatadas. Con el poder en la mano –usurpado-, con recursos en la mano –saqueados-, Maduro y Cabello –compiten por quién es el más radical- han pasado a operaciones en frío y en caliente que han dejado un saldo de cientos de muertos en todos estos años, de miles de detenidos, de perseguidos, de cientos de torturados, de cientos de presos políticos y de exiliados, y de millones, que son millones, de un éxodo que no termina. Ha pasado todo esto, y nunca se han lamentado. Nunca se les ha arrugado la cara. Ahora dicen los que tienen acceso a esa pavorosa trama del poder usurpado, que los usurpadores estarían dispuestos a escalar hacia el territorio desconocido del terrorismo. El que ha jugado con el hambre de los más pobres puede llegar a cualquier extremo.

Ya el cuadro de por sí es terrible con las amenazas de mantenerse en el poder sin que les importe el costo que Venezuela puede pagar. Ya hay un plan violento que llevan a cabo. Hoy en el País de Madrid, Juan Guaidó dice lo siguiente: “Maduro tiene secuestradas las armas de la República, 27 sargentos torturados en el sótano de la DGCIM (Dirección General de la Contrainteligencia Militar) para generar miedo y persecución. Se habla de que los autores de estas torturas son de la inteligencia cubana. Vemos cómo secuestran a niños en Venezuela, vemos cómo asesina el FAES (Fuerzas Especiales de la Policía Bolivariana). Es un tema de control social, de generación de miedo y terror. La única relación, por cierto, que ha tenido el venezolano con el Estado es de terror y subsidios”. Y el mismo Guaidó se pregunta: “¿Hay riesgo de violencia? Hoy la hay. Han asesinado a decenas de jóvenes en una semana. Más de 140 en 2017”.

Guerrilla colombiana. Paramilitares. Grupos violentos o colectivos. Milicias. Fuerza Armada. La Guardia Nacional. Comandos cubanos. Todo está apuntado en el libreto de los usurpadores. Dicen que no les temblará el pulso. Y a veces lo dicen con sonrisa de guasón. En tanto, Maduro dice que Cabello es un duro de la revolución, y Cabello qué dice de Maduro. No tiene que decirlo, Maduro ha demostrado lo que es. Lo dijo el presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez: un tirano. Un tirano que responde con fuego y balas.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »