Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Gerónimo Figueroa Figuera: A ver si se atreven a cerrar la embajada gringa

Gerónimo Figueroa Figuera: A ver si se atreven a cerrar la embajada gringa

 

He decidido romper relaciones diplomáticas con el gobierno de los Estados Unidos por apoyar un golpe de estado, y los diplomáticos gringos de la embajada y  consulados tienen 72 horas para abandonar el país”. Estas palabras fueron pronuncias por Nicolás Maduro la tarde del 23 de enero en el llamado balcón del pueblo, una especie de ventana del palacio de Miraflores que da hacia avenida Urdaneta de Caracas. Sin embargo, la respuesta del presidente Juan Guaidó no se hizo esperar pidiéndole a todas las embajadas acreditadas en Venezuela no hacer caso al “usurpador” y que no tenían que retirar a sus funcionarios diplomáticos en el país.

Pero, si la respuesta del presidente Juan Guaidó fue precisa, la del gobierno estadounidense fue contundente. El secretario de estado, Mike Pompeo, dijo que “el «expresidente Maduro» no puede cortar relaciones diplomáticas porque a partir de ahora la Casa Blanca únicamente negociará con el nuevo Gobierno de Venezuela que lidera Guaidó”. En ese sentido Pompeo lanzó esta perlita: «Hacemos un llamamiento a todas las partes para que se abstengan de medidas que sean inconsistentes con los privilegios e inmunidades de los que disfrutan los miembros de la comunidad diplomática. EE.UU. tomará las medidas apropiadas para que cualquiera que ponga en peligro la seguridad de nuestra misión y su personal, rinda cuentas».

Como es sabido, de acuerdo a la convención de Viena las sedes diplomáticas están consideradas como territorio de los estados que representan. En el caso de la embajada de EEUU cuenta con un destacamento de soldados del Marine Corps para cubrir la seguridad de la sede, el personal diplomático y el resto de los empleados administrativos. Sería interesante ver cuando los encapuchados del sebin acompañados por los colectivos que reprimen a los manifestantes pacíficos, se acerquen no solo hasta la embajada de EEUU a desalojarla, sino también a la de Brasil, Canadá, Colombia, Perú, Ecuador, Costa Rica y el resto de sedes diplomáticas de los países que han reconocido a Juan Guaidó como presidente.

En ese orden es bueno precisar que el 22 de enero cuando Almagro le daba la bienvenida al nuevo embajador de Venezuela en la OEA, Marcos Tarre Briceño, llegó otro cable de Washington elaborado con el texto de un twitter del senador republicano Marco Rubio, donde le advertía públicamente al sebin que se abstuviera de hacer lo que tenían planificado contra la marcha del 23 de enero porque tendría consecuencia. Aunque la marcha del 23 de enero no fue atacad directamente si hubo agresiones a agresiones a las protestas que produjeron antes y después con saldo que hasta los momentos suman 18 muertos.

Como es sabido el 10 de enero, el mismo dia que Nicolás Maduro juraba como presidente de Venezuela para un segundo periodo que iría de 2019 a 2025 ante el tribunal supremo de justicia que preside el abogado Maikel Moreno, en la OEA se producía una votación histórica donde 19 países desconocían a Maduro como presidente, cuatro lo aprobaban y 11 se abstuvieron, por considerar que las elecciones del 20 de mayo con las cuales Maduro se autoproclamaba presidente no habían sido creíbles. Posiblemente en ese momento muchos se preguntaban para que servía eso. Que eso era una declaración mas de las tantas aprobadas contra Maduro que no tendría ningún efecto.

Con designación del nuevo embajador queda claro que ya el guapetón de barrio, Samuel Moncada, que representaba a Maduro en la OEA, ya no podrá sentarse mas en ese sillón, y en su lugar lo hará el doctor en derecho constitucional, Marcos Tarre Briceño. Eso significa que según los estatutos para aplicar la Carta Democrática y autorizar ayuda humanitaria a un país determinado, ese país debe estar de acuerdo, y es allí cuando la actitud del representante venezolano ya no será el guapetón de barrio diciendo que los venezolanos comemos tres veces al dia y con merienda entre el almuerzo y la cena.

En ese mismo orden Juan Guaidó, como único poder legitimo reconocido por la OEA y otras instancias de la Comunidad Internacional como la Unión Europea y EEUU, así como solicitó la congelación de cuentas venezolanas en los bancos extranjeros donde hay depositado dinero de la nación, también pudiera pedir cualquier otra ayuda que considere conveniente a favor de la democracia y la libertad del país, incluyendo la militar de ser necesario, para terminar con esa especie de secuestro que sufre el pueblo venezolano por parte del alto mando militar que recibe órdenes del ejército invasor cubano.

En ese sentido, como dijimos al principio, ahora queremos ver a los guapos que se encapuchan para allanar viviendas y llevarse preso a los ciudadanos que piensan distinto, entrando a las sedes de las embajadas para cerrarlas y llevarse preso a los diplomáticos que dijeron que no acatarían la orden de irse del país en 72 horas. Igualmente queremos ver actuar contra las sedes diplomáticas a los guapetones enmascarados que se llevaron arrastrando por la fuerza al alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma en 2015.

@lodicetodo

geron2ff@yahoo.com

geron2ff@hotmail.com

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »