Inicio > El pizarrón Opinión > Alfredo Michelena: Maduro Vs Guaidó en las relaciones internacionales

Alfredo Michelena: Maduro Vs Guaidó en las relaciones internacionales

 

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) venezolano de nuevo fue el detonante de una acción internacional que cerca más al régimen  de Nicolás Maduro. Primero fue en 2017 con las sentencias 157 y 158, de 2017,  que al quitarle competencias a la Asamblea Nacional (AN)  provocaron que la OEA señalara que Venezuela era una dictadura. Ahora ha sido la sentencia 03-2019 de la Sala Constitucional del TSJ en la que se acusa a la AN de usurpar funciones del Ejecutivo. Y se pide al Fiscal General del régimen que “de manera inmediata proceda a tomar medidas” en contra de los diputados de la AN.  Esto más la masiva demostración de fuerza en las calles el 23 de enero pasado en todo el país, que no debe haber bajado de un millón de personas, por cierto logrado sin el uso de los medios masivos de comunicación sino por redes sociales, provocó la juramentación de Juan Guaidó.

Inmediatamente la comunidad internacional democrática reaccionó. Ya un creciente número de países, de varios continentes, han reconocido al Presidente de la AN como Presidente interino de Venezuela. 13 de los 20  gobiernos latinoamericanos reconocieron a Guaidó. Como era de esperarse faltaron Cuba, México, Nicaragua, El Salvador, Uruguay y Bolivia. Pero a pesar de eso, Maduro ha guardado silencio y no ha roto relaciones diplomáticas y consulares con ninguno de ellos, aunque con la acostumbrada invectiva verbal rompió relaciones “políticas y diplomáticas” (sic)  con los EE.UU.  y les dio 72 horas para que agarren sus cachivaches y se larguen.

Lo que seguramente Maduro no esperaba fue la respuesta del secretario de Estado Mike Pompeo. Respuesta que tiene una lógica contundente: el régimen de Maduro no puede romper relaciones con los EE.UU. porque justamente la administración Trump solo reconoce como presidente de Venezuela  a Guaidó. Y  éste comunicó a todas las embajadas  que “desea firmemente que mantengan su presencia diplomática” en el país. Así que los estadounidenses se quedan en Venezuela y como dijo senador norteamericano Marco Rubio, “si Maduro es tan estúpido como para poner a prueba a Trump y  meterse con cualquier diplomático de los EE.UU. las consecuencias serían rápidas y severas”.

Así que veremos que hace quien ha sido considerado como un usurpador de la presidencia. Si se atreve podríamos tener una situación como la de Irán en 1979, solo que esta vez los helicópteros de rescate estarán más cerca. Para no hablar de lo que pasó en Irak y Kuwait en 1990.

Maduro acaba de anunciar que cerrará  todos los consulados y la embajada en los EE.UU. Pero hasta allí podrá avanzar. No parece que se atreverá a sacar a la fuerza a los diplomáticos estadounidenses de Venezuela.

Como tampoco se ha atrevido a apresar a la directiva de la AN.  En este sentido recientemente  se convocó una reunión de Consejo Permanente de la OEA para tratar el tema de Venezuela.  En él se presentó una declaración por 16 países (13 Latinoamericanos más Canadá, EE.UU y Bahamas)  que demanda ” que se garantice la seguridad y la protección del presidente encargado, Juan Guaidó, y de los miembros de la AN”.   Pompeo quien estuvo presente reiteró sus “ amenazas sobre cualquier decisión del régimen de Maduro sobre el uso de la violencia para reprimir una transición política”.

La declaración no pasó, entre otras cosas, pues los gobiernos del Caricom se cobraron que el punto 9 de la última declaración del Grupo de Lima en donde se afirmaba que  “la interceptación realizada el día 22 de diciembre de 2018 de una nave de investigación sísmica, por parte de la marina venezolana” se había dado  dentro de la zona económica exclusiva de la República Cooperativa de Guyana” fue posteriormente reconsiderado por los latinoamericanos, pues esta es una zona en reclamación por Venezuela. Guyana, Jamaica y Santa Lucia  que regularmente votan con el Grupo de Lima esta vez no lo hicieron.

Putin no ha declarado pero si lo ha hecho su portavoz y su cancillería. Esta última  ha destacado que el reconocimiento de Guaidó por EE.UU. y otros países crearía “un centro alternativo de poder que es un camino directo al caos y la destrucción de los cimientos del Estado venezolano”- a ellos por cierto se les olvidó lo de Osetia del Sur y Abjasia, dos tajos que le quitaron a  Georgia y por supuesto lo de Crimea y Ucrania. Pero eso es en su área de influencia, como Venezuela esta en la de los EE.UU. Los chinos aunque más prudentes también se alienaron con Maduro, así como Turquía e Irán y su brazo terrorista Hezbolá  además de otros países que no son conocidos por su defensa de los derechos humanos y la democracia.

Pero hay más consecuencias del reconocimiento de Guaidó como jefe interino  del ejecutivo. Y es que la representación del Estado venezolano frente a EE.UU. y a los otros países que lo han reconocido  ya no es más la de Maduro. Por lo que contratos, acuerdos, negocios, pagos e incluso la dirección del comercio internacional en lo que respecta a estos países no pasa por los actuales representantes gubernamentales. Así que, ningún acuerdo o convenio que firme Maduro con empresas o países tendrá validez frente a ellos  y en particular los EE.UU. es decir frente a la economía más poderosa del mundo. Poder que  Trump ha dicho usará para restaurar la democracia en Venezuela.

Extremando un poco más allá,  el gobierno de Guaidó  incluso podría rescatar el oro represado en Inglaterra, pues este gobierno lo reconoce como Presidente, o tomar control de   CITGO y de PDVSA y sus naves.  Que es en últimas tomar control del 90% de las divisas que entran por el petróleo y  que en su mayoría se consiguen en la relación con EE.UU.

Lo que está pasando en Venezuela es algo inédito. Todo está por verse.

 

Loading...

Compartir
Traducción »